miércoles, 20 marzo 2019
14:26
, última actualización
Deportes

El momento de Deulofeu ha llegado

La lesión de Vitolo le ha abierto las puertas del once. Unai ya no podrá cortar la progresión del extremo por el buen inicio de Aleix Vidal. Queda libre un hueco para el exazulgrana.

el 09 oct 2014 / 09:19 h.

deulo emery-efe_opt Emery da instrucciones a Deulofeu durante un partido. Foto: EFE. Vitolo es el primer jugador de campo lesionado –quitando a los que ya estaban en la enfermería durante la pretemporada, como Gameiro y Cristóforo– que cae en este curso. El canario sufre una rotura miofascial entre semitendinoso y bíceps femoral izquierdo, lo que le mantendrá alejado de los terrenos de juego entre tres y cuatro semanas. Serio contratiempo para Unai Emery. El entrenador cuenta con Vitolo casi siempre. Es uno de sus hombres fuertes y habitual en las alineaciones. Ha entrado en las rotaciones, como todos, pero en Liga ha participado en seis de los siete encuentros, mientras que aún no se ha calzado las botas en Europa. Esta ausencia tan significativa, más si cabe después del choque con el Deportivo, donde se pudo ver al canario en un mejor tono físico, con llegada, e incluso anotando un gol, puede suponer el arreón definitivo para un futbolista que puede cambiar el signo de la temporada en el equipo nervionense: Gerard Deulofeu. El gerundense, de sólo 20 años, ya ha demostrado de todo lo que es capaz. Su última actuación en casa no se veía por Nervión desde hace tiempo. Es de esos genios que dan un pellizco en el estómago al que le observa en la grada. Ahora sólo falta que el entrenador le dé su sitio en el campo, y ya parece que se le han agotado las excusas. Emery, cada vez que se le ha preguntado por Deulofeu, ha tratado de escurrir un poco el bulto. No le gusta personalizar dependiendo sobre quién sea la cuestión. No tuvo problema para echarle un cable a Kolo en la última rueda de prensa previa de Liga. Sin embargo, a la hora de desvelar si el extremo sería de la partida salió por la tangente con una respuesta ininteligible. Finalmente tuvo su oportunidad. Y bien que la aprovechó: tres asistencias y el Ramón Sánchez-Pizjuán de pie para despedirle. La ausencia de Vitolo, para aproximadamente un mes, la ha abierto las puertas de la titularidad de par en par. Cierto es que no es la banda por la que suele actuar, pero Deulofeu es un hombre que se mueve por todo el frente de ataque. Su juego no se ciñe simplemente a marcharse de su marcador y centrar al área. Su instinto es más asesino. Siempre trata de regatear buscando la portería, no sólo el pase. Tiene una prominente tendencia individualista, lo que no le resta visión de juego a la hora de ver los desmarques de los compañeros. Sus cinco asistencias en otros tantos partidos –sólo tres como titular– lo demuestran. Conociendo a Unai Emery, nada es seguro. El vasco está preocupado por todo lo que se mueve alrededor del joven futbolista. Piensa que no le hace bien tanto elogio. De hecho, éste es uno de los motivos por los que trata de llevarlo al ritmo del grupo y no darle un trato distinto, llegando incluso a ser más duro que con otros compañeros, ya que gente como Bacca, por poner un ejemplo, no necesitan estar al cien por cien centrados, anímica y físicamente, para conservar su sitio dentro del equipo. Aun así, el preparador nervionense tiene varios planes para el tiempo en el que Vitolo esté alejado de los terrenos de juego. Uno de ellos, y como no podía ser de otro modo, está en colocar a José Antonio Reyes por la izquierda. El utrerano es el relevo natural del exjugador de Las Palmas. Otra cosa es que Emery confíe en él para darle la titularidad durante tres o cuatro partidos, que es lo que en principio se perdería Vitolo. Entre el 28 de octubre y el 4 de noviembre debería estar recuperado. En ese periodo se disputan tres partidos de Liga (Elche, Villarreal y Athletic) y uno de Europa League (Standard de Lieja). Todos ellos encuentros relevantes para el devenir del equipo nervionense. La tercera opción que baraja el entrenador es la de no situar a un jugador de banda por la izquierda. Ya lo hizo durante el transcurso de un partido este año, con Denis escorado a la izquierda._Precisamente podría ser el gallego el que ocupase esa posición en alguno de los choques. Colocar ahí a Denis dejaría a Banega por detrás del delantero o Unai ya podría ir apostando por un ataque con dos delanteros. Gameiro ya ha dicho que espera estar en Elche, Bacca es fijo y Iago Aspas espera su oportunidad como agua de mayo. Con todo esto, el que más beneficio puede sacar del perjuicio de un compañero es Deulofeu. El canterano azulgrana, cedido por un año en el Sevilla, tiene la posibilidad de demostrarle a su entrenador que ya está en disposición de serle muy útil al equipo. Su implicación defensiva, el principal temor que tiene Unai a la hora de darle un voto de confianza, deberá ser ejemplar desde el primer partido en el que confíe en él. Nadie sabe el tiempo que estará Deulofeu en el Sevilla. Por ahora sólo un año. Tiempo más que suficiente para sacarle provecho a una de las promesas más relucientes del fútbol nacional.

  • 1