Local

El Museo de Carruajes renuncia a trasladarse a Artillería

Los recientes defectos de conservación encontrados en el edificio y la falta de respuesta municipal llevan a sus promotores a aparcar la idea

el 28 may 2014 / 22:40 h.

TAGS:

Vista interior de una de las naves de la antigua Fábrica de Artillería. / Paco Cazalla Vista interior de una de las naves de la antigua Fábrica de Artillería. / Paco Cazalla El Museo de Carruajes no se trasladará finalmente a una de las naves de la antigua Fábrica de Artillería. Las negociaciones entre el Ayuntamiento de Sevilla y el Real Club de Enganches han quedado en punto muerto debido a la falta de respuesta por parte del gobierno municipal a la propuesta de esta entidad. Pero lo que ha terminado por descartar este proyecto ha sido el reciente informe de la Gerencia de Urbanismo que alerta de que el estado de conservación de la que fuera factoría militar de Nervión es peor de lo que inicialmente se preveía. El presidente del Real Club de Enganches de Sevilla, entidad responsable delMuseo de Carruajes, Jesús Contreras, explicó ayer a este periódico que la iniciativa se encontraba paralizada cuando las noticias sobre los nuevos defectos constructivos del complejo monumental saltaron a los medios de comunicación. «Nuestra propuesta era trasladar íntegramente el museo allí. ElConsistorio iba a restaurar el conjunto y nosotros nos haríamos cargo de una de las naves, pero parece que no hay dinero para afrontar esta rehabilitación», comenta. Esta fórmula permitía por una parte al museo reducir el alquiler que actualmente paga por su sede, y al Ayuntamiento garantizar un uso cultural para este enorme espacio, uno de los compromisos adquiridos por el alcalde, Juan Ignacio Zoido, para Artillería. «El edificio es espectacular y nos hubiera permitido ampliar nuestra exposición permanente, desde los 18 carruajes actuales hasta los 70.Pero entendemos que la situación económica es la que es», señala el presidente del Club, que contemplaba la fórmula de la cesión administrativa del uso de la nave por un periodo de varias décadas, antes de aparcar su idea de mudarse a Artillería, algo que lamenta, ya que las negociaciones con Urbanismo habían sido fluidas, llegando incluso a visitar el edificio para buscar el lugar más idóneo. Ahora, sólo espera en que en algún momento se apueste por devolver a la vida aquel rincón del patrimonio de Sevilla y que entonces se piense en su museo. El Museo de Carruajes se encuentra instalado en la actualidad, en régimen de alquiler, en el antiguo Convento de Los Remedios en Plaza de Cuba, una ubicación que repercute negativamente en la afluencia de púbico. «A la gente y al turismo le cuesta mucho todavía cruzar el río, y eso que nuestro producto es muy turístico y sevillano», lamenta Contreras, que admite que la crisis se está sintiendo con crudeza en este centro, al que compara con otros similares como el museo de Lisboa dedicado a las carrozas antiguas. El alcalde había anunciado que Artillería, edificio de 1782, declarado Bien de Interés Cultural, abriría al público y sería visitable antes de que concluya el mandato municipal, dentro de un año, apostando por una operación público-privada para su rehabilitación. Por ello, ha encargado nuevos estudios sobre las patologías que sufren ciertas zonas del recinto, que revelan una posible contaminación del suelo y un estado «mucho peor» del esperado en diversas estructuras de madera de la antigua fábrica. La Gerencia de Urbanismo está estudiando en concreto las patologías arquitectónicas de la zona denominada «catedral» y de la máquina de sangre de la antigua fábrica, ya que en ambos lugares ha detectado problemas estructurales. Este complejo de naves, talleres y almacenes de 20.372 metros cuadrados de superficie y de titularidad municipal ha sido recientemente sometido a obras urgentes de conservación pero sigue esperando un proyecto destinado a su restauración integral. Fue el pasado marzo cuando concluyeron esos trabajos de conservación que la Gerencia de Urbanismo encomendó a la empresa Auxiliar de Obras Andaluzas S.A. Aquellos trabajos consistieron, básicamente, en la consolidación y resanado de las cubiertas y las fachadas del conjunto arquitectónico, que como reflejan diversos informes sufre no pocas deficiencias.

  • 1