viernes, 14 diciembre 2018
14:21
, última actualización
Local

El museo dedicado a Aníbal González empieza a ver la luz

Técnicos de Urbanismo y Patrimonio del Estado trabajan en un anteproyecto para la Puerta de Aragón. El Ayuntamiento convocará en breve al nieto del arquitecto a una reunión.

el 12 ene 2015 / 12:00 h.

TAGS:

La Puerta de Aragón será la sede del museo dedicado al arquitecto regionalista una vez que las administraciones lleguen a un acuerdo que permita financiarlo. / José Manuel Vidal La Puerta de Aragón será la sede del museo dedicado al arquitecto regionalista una vez que las administraciones lleguen a un acuerdo que permita financiarlo. / José Manuel Vidal Numerosos edificios diseminados por toda la capital hispalense, el Museo Arqueológico, el Pabellón Mudéjar, la Casa y Capilla de los Maestrantes, buena parte del legado arquitectónico de la muestra iberoamericana de 1929... La ciudad de Sevilla mantiene una deuda con la memoria de Aníbal González, uno de sus más importantes arquitectos del siglo XX. En 2009, el Ayuntamiento se dispuso a saldarla, comprometiéndose con su familia y herederos a pedirle al Estado un espacio dentro de su construcción más emblemática, la Plaza de España, para crear un museo dedicado a su figura y su obra. Sin embargo, un cambio de gobierno y una descomunal crisis económica dejaron aparcado aquel proyecto, para el que se barajaban varias ubicaciones. El nieto de González, del mismo nombre, se reunió en 2011 con Juan Ignacio Zoido, recién nombrado alcalde. Aunque se interesó por la idea, le remitió a su concejal de Cultura, María del Mar Sánchez Estrella, quien le manifestó que el gobierno municipal seguía dispuesto a sacar adelante este centro dedicado al diseñador regionalista, si bien no asumió ningún tipo de compromiso. Desde entonces, poco se había movido, hasta que el pasado mes de diciembre, Aníbal González recibió una llamada del consistorio, citándole para una reunión que tendría lugar después de las fiestas navideñas, en la que tratar de desbloquear este proyecto. El Ayuntamiento no acudirá al encuentro de vacío, pues en el último año ha estado trabajando en un anteproyecto arquitectónico para adecuar una zona de la plaza como museo. Plano del proyecto de la basílica de La Milagrosa . / El Correo Plano del proyecto de la basílica de La Milagrosa para la zona de la Huerta del Rey. / El Correo Aunque la familia propuso en un primer momento que se reutilizaran para albergarlo los almacenes que se encuentran bajo la galería de la plaza, que ofrecen tres amplias salas y que apenas tienen uso, los arquitectos de Urbanismo han preferido trabajar sobre una de las construcciones más bellas del conjunto, la Puerta de Aragón. Se trata de un edificio de dos plantas que ofrece numerosas posibilidades, ya que además de disponer de una gran cantidad de metros cuadrados libres repartidos en sus dos pisos, cuenta con una salida a la balconada de la plaza, lo que permitiría al visitante no sólo contemplar las vistas, sino adentrarse en una de las partes menos transitadas del monumento. Además, realzaría el impresionante artesonado de madera que cierra la escalinata de la Puerta de Aragón, y quizá incluso abriría el acceso al palomar, desde donde se puede recorrer la estructura interna de los tejados del monumento, a lo largo de un pasillo que atraviesa un enorme bosque de barras de metal que sostienen la techumbre. La pasada primavera los arquitectos de Urbanismo, responsables de este anteproyecto, visitaron el edificio acompañados de técnicos de Patrimonio del Estado, que es el titular del espacio, para comprobar las posibilidades que brinda esta zona, en la que se ha previsto instalar un ascensor. A aquel recorrido fue invitado incluso el nieto del arquitecto, que pudo comprobar in situ el avance de los diseños. El desarrollo de este anteproyecto dependería de un acuerdo político entre las administraciones, en el que ya se está trabajando, que permita sacar adelante el museo. No obstante, todavía no hay ni fecha prevista ni presupuesto consignado, si bien la próxima reunión entre Aníbal González y los responsables municipales de Cultura podría dejar encauzada la iniciativa, con vistas al próximo mandato, ya que las elecciones serán en mayo. El futuro museo mostraría documentos originales del autor, tales como fotografías o planos de proyectos que no llegaron a ejecutarse, como el de la basílica de La Milagrosa –prevista en los jardines de La Buhaira–, o parte de su mobiliario personal. En 2009, la idea que barajaba el consistorio era instalar la exposición en dos partes. Una, bajo la ya citada galería interior –en los almacenes–, donde se montaría la muestra dedicada a la trayectoria y la obra del arquitecto, y otra, que sería la propia plaza. El Ayuntamiento llegó a anunciar incluso que mediaría ante la fundación Fidas del Colegio de Arquitectos para que los 2.608 planos y fondos documentales del arquitecto pudieran exponerse de forma permanente. La familia de González pedía que una de las salas estuviera dedicada a la cerámica, mientras que quería que los planos y proyectos contaran con otra estancia. También sugería la puesta en marcha de un pequeño taller donde se pudiera contemplar cómo se fabricaban las lozas, con una tienda donde vender reproducciones del monumento, libros sobre el genio sevillano o sobre la muestra iberoamericana, planos y otros recuerdos. Reclamaban incluso el cierre de la plaza y el cobro de una entrada simbólica para mantener el espacio y el museo. Todo parecía estar previsto al detalle, salvo la irrupción de una crisis internacional parecida a la que en 1929 dificultó la labor del propio Aníbal González, con la que sería su última e inacabada obra, la Basílica de la Milagros

  • 1