jueves, 21 febrero 2019
08:37
, última actualización
Local

El nuevo jefe avisa de que la crisis obligará a hacer cambios en la Policía

La congelación de las oposiciones a policía comenzará a mermar la plantilla dentro de año y medio

el 31 may 2010 / 12:22 h.

TAGS:

Al anterior jefe de la Policía Nacional le tocó administrar una plantilla en continuo crecimiento, pero el comisario principal Antonio Jesús Figal, que ayer tomó posesión como nuevo jefe de la Jefatura Superior de Andalucía Occidental, llega en época de vacas flacas: ya sabe que la congelación de las oposiciones a policía hará que, dentro de año y medio, se empiece a notar el bocado que le darán a la plantilla las jubilaciones que no se cubran.

El propio director general de la Policía, Francisco Javier Velázquez, admitió ayer que Figal tendrá que desarrollar su labor "en un entorno de crisis" y dentro de una etapa "de austeridad".

Pero el nuevo jefe superior fue optimista y aseguró que "en año y medio da tiempo a trabajar para reestructurar las unidades" que se verán afectadas por los recortes. Aunque aún no hay nada decidido, consideró que será la brigada de Seguridad Ciudadana, la que cuenta con más efectivos, la más afectada por la reestructuración. Eso sí, pidió un periodo de gracia para ver cómo funciona la Policía antes de los cambios y consideró que, por ahora, se encuentra al mando de una plantilla "bien dimensionada", por lo que hasta finales de 2011 "no tendremos problemas de personal".

Figal, nacido en Zamora, cumplirá 54 años el 2 de octubre. Está casado y tiene dos hijos. Titulado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid y Técnico en Telecomunicación, ingresó en la Policía a principios de los años 80, por lo que está a punto de cumplir los 30 años de carrera. La mayor parte de su trayectoria se ha desarrollado en el área de las telecomunicaciones, hasta su nombramiento como comisario jefe de Salamanca en 2005. Su última responsabilidad ha sido la de agregado de Interior en la Embajada de España en Rabat, Marruecos, donde ha pasado los últimos cuatro años.

El director general de la Policía destacó ayer que durante esa etapa ha llevado a cabo un trabajo "brillante" en el país vecino que ha repercutido en la reducción de los flujos de inmigración ilegal, "que aunque no todo, algo habrá tenido que ver", y destacó además su perfil docente, ya que además de haber realizado numerosos cursos de formación, ha sido profesor en la Policía.

Velázquez añadió que en esta nueva etapa Figal seguirá dando prioridad a "la colaboración iniciada con otros cuerpos y fuerzas de seguridad", y en concreto a las operaciones conjuntas con Policía Local y Guardia Civil, y a la "lucha contra el crimen organizado y el narcotráfico".

Por su parte, Figal alabó a la plantilla que ahora dirigirá -"sé que cuento con excelentes profesionales"-, antes de tender una mano a las organizaciones sindicales de la Policía -"que encontrarán en mí a un interlocutor"- y al resto de cuerpos y fuerzas de seguridad, con quienes se mostró dispuesto a colaborar.
El delegado del Gobierno, Juan José López Garzón, aprovechó el acto para reconocer la labor realizada por el anterior jefe superior, Enrique Álvarez Riestra, una labor que se mostró convencido de que Figal "va a continuar, y si es posible, mejorar".

"Si la droga se destruye, no hacen falta depósitos".

Figal tocó de pasada las dos polémicas que han marcado a la Policía sevillana: el caso Marta y el robo de la droga de los calabozos. Al ser preguntado sobre si quedan flecos sueltos en el caso Marta, fue escueto: "Lógicamente llego con una herencia de trabajo bien hecho y también asuntos pendientes", se limitó a decir. Sobre el retraso en la construcción de un depósito para droga fue más concreto: "Nosotros hemos instado judicialmente a la destrucción lo antes posible de la droga. La opción no es construirlo o no, sino instar a la destrucción dejando muestras, con lo que el depósito sería innecesario", dijo, sin querer profundizar más.


  • 1