viernes, 26 abril 2019
13:38
, última actualización
Local

El ocaso de la calle Francos

"Sólo dos de ocho. Uno porque tiene mucho dinero y otro porque es Peyré". Así resume la situación del centro comercial Peyré de Francos uno de los comerciantes de la calle. Y es que este edificio se rehabilitó en 2001 y la Navidad de ese año abrió sus puertas con ocho tiendas y un zoco en el centro de patio. Hoy sólo quedan dos establecimientos. Foto: Paco Cazalla.

el 15 sep 2009 / 16:39 h.

TAGS:

"Sólo dos de ocho. Uno porque tiene mucho dinero y otro porque es Peyré". Así resume la situación del centro comercial Peyré de Francos uno de los comerciantes de la calle. Y es que este edificio se rehabilitó en 2001 y la Navidad de ese año abrió sus puertas con ocho tiendas y un zoco en el centro de patio. Hoy sólo quedan dos establecimientos: la textil Los Caminos (heredera de la antigua Peyré) y Armani Jeans (que resiste la crisis gracias a su clientela de alto standing). Mientras otras calles del Centro parecen revitalizadas tras la peatonalización, Francos agoniza.

Los carteles de Se alquila o Se vende no desaparecen de una calle con comercios con mucha historia (botón de muestra son la Cordonería Alba, fundada en 1904 o Iruzubieta, de 1927). Además de la antigua tienda de trajes de flamenca de Canela Pura, que se alquila, está en venta Corsetería Peque. "Está abierta desde 1962, si bien la familia la fundó en el 52", cuenta Lina tras el mostrador.

Después de más de doce años atendiendo a la clientela ya fija, esta mujer asegura que no tiene más remedio que vender. Pide 600.000 euros.

Además de una situación familiar complicada, Lina apunta que "no se vende casi nada". "La gente prefiere ir a los chinos o quedarse en su barrio y a nosotros nos sacan hasta los ojos con los impuestos", lamenta. El problema de Francos nació, dice, hace ya "dos o tres alcaldes".

Cuando la calle vivió su máximo esplendor, argumenta Lina, los autobuses de Tussam paraban, casi todos, en el Archivo de Indias. Sólo el de Los Remedios llegaba hasta la Plaza Nueva. Entonces los sevillanos callejeaban y pasaban por Francos para hacer las compras.

Una vez que los autobuses se congregaron en la Plaza Nueva, sus usuarios optaron por Tetuán y Sierpes. "La línea recta es lo más fácil", defiende Lina. Con la llegada del tranvía, además, "todo empeoró". "Las personas que antes venían -asegura- ya no lo hacen porque tienen que hacer transbordo, tardan más y hay más incomodidades". "Es una pena, pero están matando al pequeño negocio del Centro. La calle está sola. Hasta quitaron el microbús que iba por la Alfalfa y Mateos Gago", reitera.

Juan de los Reyes, dueño de la Joyería Reyes en Álvarez Quintero es tajante: "El Centro está muy bonito para pasear los domingos, pero no para ir de compras. Es imposible llegar hasta aquí".

Eso sí, "por lo menos ahora las casas no se caen". Tras un periodo de abandono total, la restauración está a la orden del día.

Antigüedades Breché está cerrado y un gran cartel anuncia su reforma y rehabilitación, mientras que el número 21 se convertirá en apartamentos de lujo con comercio, reza en el letrero de Gestión Integral S.L. Eso sí, está por ver si la crisis inmobiliaria no frena estos proyectos. En el edificio frente a Macarro y Loli Vera la obra ya está en marcha.

  • 1