El papa Francisco concede un Año Santo Jubilar a Écija por el Centenario Inmaculista

La ciudad, defensora del dogma inmaculista desde el 21 de agosto de 1615, celebrará numerosos actos religiosos para conmemorar la efeméride.

el 23 nov 2014 / 12:00 h.

La iglesia de Santa María de Écija, con la bandera de la Inmaculada. / M. R. La iglesia de Santa María de Écija, con la bandera de la Inmaculada. / M. R. El papa Francisco ha concedido a la ciudad de Écija un Año Santo Jubilar con motivo del IV Centenario del Voto Concepcionista de la localidad, que se conmemora entre este año y el que viene, y que recuerda la defensa del dogma inmaculista por parte de la ciudad. La concesión de ese Año Santo Jubilar implica la aprobación de indulgencias plenarias para los fieles ecijanos y quienes visiten la ciudad durante el mismo, además de otras prerrogativas, según la comisión encargada de este cuarto centenario. En este sentido, el primer beneficio para la comunidad católica es que la indulgencia concedida supone el perdón de los pecados a los fieles que cumplan ciertas condiciones, entre ellas, previsiblemente, la visita a la ciudad durante los actos de conmemoración del aniversario del Voto Concepcionista. Las mismas fuentes señalan que solamente Écija y Alba de Tormes (Salamanca) –por los quinientos años del nacimiento de Santa Teresa de Ávila– han sido distinguidas con esta bendición papal, solicitada por los sacerdotes de la ciudad a través del Arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, «que con paternal afecto acogió dicha solicitud, llevándola a la ciudad eterna y alcanzando del Romano Pontífice esta Gracia Jubilar para los fieles ecijanos, para la Archidiócesis y cristianos que participen en este Año Santo Mariano». Aunque la Comisión del IV Centenario Inmaculista avanza que «en los próximos días se ofrecerán más detalles y pormenores acerca de tan magno acontecimiento», ya adelanta que se espera que Écija reciba un gran número de visitantes y, por tanto, de divisas. Como actos religiosos con motivo de esta efeméride, está previsto celebrar en diciembre una misa presidida por el Arzobispo de Sevilla, inaugurando el año concepcionista. Además, durante el puente de la Inmaculada y de la Constitución, estarán expuestas en besamanos todas las imágenes Marianas titulares de las hermandades de la ciudad, mientras que en octubre está prevista una magna procesión con todas las imágenes de la Virgen de las cofradías ecijanas. Y es que el papel histórico del municipio en defensa del dogma inmaculista en Andalucía está documentado. La ciudad se opuso a la prohibición de actos en honor de la Inmaculada e hizo voto y juramento concepcionista el 21 de agosto de 1615, después de una serie de disputas con quienes rechazaban el dogma de la Limpia Concepción de María. En concreto, en Córdoba, en 1614, Fray Cristóbal de Torres, fraile dominico, manifestó su opinión contraria el mismo día 8 de diciembre. También el obispo Fray Diego de Mardones, mediante un edicto, prohibió los actos en honor de la Inmaculada y las disputas sobre la cuestión concepcionista, provocando la reacción del cabildo eclesiástico, que recusó el decreto y celebró una fiesta a la que los vecinos acudieron de forma masiva. Asimismo, el Ayuntamiento rechazó el documento episcopal y apoyó a los inmaculistas.

  • 1