sábado, 15 diciembre 2018
23:17
, última actualización
Economía

2014 rompe la tendencia al bajar el paro y crear empleo

La provincia de Sevilla se anotó un descenso de 30.400 parados y mejoró en 49.100 los ocupados. Cierra el año así con una tasa de desempleo del 31,41%.

el 22 ene 2015 / 10:36 h.

TAGS:

PARO-PORTADA Por primera vez desde que arrancó esta interminable crisis, allá por 2008, se ha dado la conjunción de factores más esperada en las estadísticas del mercado laboral al cierre de un año completo: descenso del paro y aumento de la ocupación. Se cumplió en la provincia de Sevilla, en Andalucía y en el país, aunque no cabe descorchar aún el champán porque las actuales cifras de desempleo continúan siendo muy elevadas y el empleo que se genera es más precario que el que se ha destruido en estos siete años. La provincia de Sevilla cerró 2014 con 30.400 parados menos, lo que supone un descenso del 9,2 por ciento respecto a 2013, y se convierte en el primer retroceso experimentado a lo largo del periodo de crisis a excepción del año 2010, que se saldó con una exigua caída de 5.100 parados. Lo más esperanzador llegó, no obstante, del lado de la ocupación –sin contar el leve oasis de 2010, con un alza de 11.700 personas–, que registró un incremento de 49.100 trabajadores, el 8,1 por ciento más. Industria (9.500), agricultura (3.000) y servicios (36.800) mejoraron sus cifras de ocupados, todos menos construcción (-400). Y ello, a pesar del aumento en 18.700 personas (un 2 por ciento) de los activos, esto es, población a partir de 16 años en disposición de trabajar. Con estos mimbres, la cifra total de desempleados se situó en 300.100, lo que deja la tasa de paro en la provincia en el 31,41 por ciento (casi cuatro puntos inferior al 35,27 por ciento alcanzado en 2013), según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) publicados ayer. La mejora de la ocupación respondió en buena medida al comportamiento del último trimestre del año (entre octubre y diciembre aumentó el empleo en 37.600 personas), lo que deja el total de trabajadores en 655.500, un periodo en el que, además, bajó el paro en 11.000 personas. En el conjunto del año, el retroceso del desempleo se explicó en su mayor parte por el colectivo de personas que buscaban su primer empleo o que habían perdido su trabajo hace más de un año, que se redujo en 17.800 personas (un 9,4 por ciento menos), hasta contabilizar 171.700 en Sevilla. Todos los sectores de actividad vieron cómo bajaba el paro, con mayor intensidad en la construcción (-19,13 por ciento, en 3.100 personas), seguido de la industria, con 1.800 parados menos (un descenso del 15,65 por ciento), y del sector servicios, donde se redujo un 7,5 por ciento (en 6.700 personas). La agricultura cerró también con tendencia positiva, al restar 700 desempleados, un 2,9 por ciento menos. El paro sigue cebándose con las mujeres. La falta de trabajo afecta en la provincia de Sevilla al 34,57 por ciento de la población activa femenina, mientras que en el caso de los hombres, la tasa se rebaja hasta el 28,66 por ciento, una brecha de género que roza los seis puntos. La falta de trabajo afecta en la provincia de Sevilla al 34,57 por ciento de la población activa femenina, mientras que en el caso de los hombres, la tasa se rebaja hasta el 28,66 por ciento, una brecha de género que roza los seis puntos. ANDALUCÍA. La comunidad andaluza cerró el último trimestre del año y el ejercicio con bajadas del paro, en 23.300 (-1,64 por ciento) y 66.800 personas (-4,57 por ciento), respectivamente, aunque aún hay 1.395.700 desempleados en Andalucía, lo que redujo la tasa de paro en dos puntos porcentuales pero la dejó en el 34,23 por ciento, la más alta de toda España. También fue capaz de crear empleo, en concreto lo hizo en 70.800 personas en el trimestre, muy apoyada en la campaña olivarera (64.000 trabajadores más que el trimestre anterior, el 40,5 por ciento más) y los servicios públicos (33.400 más), y a pesar de los 34.100 ocupados menos vinculados al comercio y reparaciones. En el cómputo de 2014, sumó 110.900 nuevos ocupados, un crecimiento del 4,3 por ciento, que se incorporaron al sector servicios (89.900), comercio y reparaciones (34.900), servicios a las empresas (28.000), servicios públicos (17.900) e industria (16.300), y donde el agro restó 4.800 trabajadores. La tasa de actividad se colocó, así, en el 59,35 por ciento. Además, la región vio aumentar su población activa en 44.100 personas en el conjunto del año pasado. Según se desprende de los datos de la EPA, el paro arreció para los más jóvenes, con tasas de desempleo disparadas. Entre los 16 y 19 años, afectaba al 68,66 por ciento de los que querían trabajar, mientras que en la horquilla de entre 20 y 24 años lo hacía al 57,1 por ciento. Con un 37,23 por ciento de paro, les siguen quienes tienen entre 25 y 29 años, y uno de cada tres de 30 a 34 años no tiene trabajo (33,63 por ciento).

  • 1