martes, 11 diciembre 2018
19:40
, última actualización
Cofradías

El paso de la Virgen del Rocío renovará todos sus varales cada cinco años

Un proceso de fatiga de los materiales causado por una grieta que no se detectó causó la rotura

el 19 may 2012 / 18:56 h.

El paso de la Virgen del Rocío será sometido a revisiones constantes.

Un proceso de fatiga de los materiales. Ésa es la causa que, además de otros condicionantes relacionados con la propia procesión, originó, según los técnicos, la rotura del varal del paso de la Virgen del Rocío el pasado Lunes de Pentecostés. "Durante la procesión, el palio tiene un movimiento de changorreo que somete a los materiales a un proceso de fatiga, dando como resultado el inicio de una grieta que no se detectó y que fue creciendo hasta que el varal se quedó sin sección suficiente para soportar los esfuerzos, de ahí que se produjera el colapso estructural y la rotura". La explicación técnica la aporta el ingeniero industrial Miguel Ángel Gallardo, a la sazón miembro de la junta de gobierno de la hermandad Matriz y el hombre que ha dirigido los trabajos de reparación del paso que, como ya informó El Correo, se han prolongado durante nueve meses y que, entre otras labores, han incluido la sustitución de los seis varales por otros nuevos, que han sido realizados en aluminio de alta resistencia en la empresa sevillana de ingeniería aeroespacial Inespasa.


Para evitar que incidentes como el del año pasado vuelvan a repertirse, la hermandad Matriz de Almonte ha acordado establecer a partir de ahora un "protocolo de actuación" que incluirá revisiones anuales de la estructura interna de los varales. Así, después de la Romería del próximo fin de semana, de nuevo se volverán a someter a pruebas y controles los seis varales del paso. "Si no encontramos nada, los controles pasarán a ser bienales", explicó ayer en rueda de prensa Miguel Ángel Gallardo, pero aún así la Matriz almonteña ha decidido "poner un tope de vida a los varales", por lo que "cada cino o seis años" serán sustituidos por otros nuevos aunque no se hayan detectado daños en su estructura.


Amén del estreno de los seis nuevos varales, el paso de la Virgen presentará este año otras pequeñas modificaciones que pueden ayudar a repartir mejor la carga de sus "730 o 740 kilos", que es el peso que ahora tienen las andas después de que los suplementos que se le han colocado hayan incrementado la carga en 28 kilos. De este modo, se han recrecido los bancos de madera delanteros y traseros en 7 centímetros, lo que permitirá "ganar un puesto" para un portador más, "algo fundamental porque es en ellos donde mejor se trabaja", explica Gallardo. Aunque el cálculo no siempre es certero, dependiendo incluso de la complexión física de los portadores, antes el paso era llevado por todo su perímetro entre 30 y 32 hombres y ahora, tras estas mejoras, serán entre 35 y 38 los hombres que lleven a la Virgen.

  • 1