martes, 19 febrero 2019
15:12
, última actualización
Local

El PP exige sacar a los políticos de las cajas para cerrar un pacto

Arenas sólo concreta un acuerdo y oferta pactar el Presupuesto.

el 09 jun 2010 / 20:25 h.

TAGS:

El presidente del PP-A, Javier Arenas, se enfada durante una réplica del presidente Griñán.
El hipotético pacto para sacar a las cajas de ahorro del fango político sobrevoló el Debate del Estado de la Comunidad pero no llegó a buen puerto. Ese pacto y una oferta para acordar el Presupuesto fueron de las pocas propuestas concretas en las que entró el PP . El líder de la oposición, Javier Arenas, mantuvo un tono muy moderado que no se correspondía con la "dureza" que había anunciado su partido días atrás. "No quiero perder el tono", insistió en varias ocasiones.

Arenas supeditó el acuerdo en las cajas a que desaparezca la cuota política de los consejos de administración de las entidades y propuso sustituir esos sillones por una representación de otras instituciones, como los rectores de las universidades. "Lo que no puede ser es que una presidenta de Diputación sea también la vicepresidenta de una caja de ahorro", criticó. "Ese no es mi modelo", añadió. Con esas premisas -dijo- "apoyaré con todas las consecuencias el pacto de Zapatero y Rajoy".

El presidente de la Junta defendió que los cargos públicos que eligen los ciudadanos en las urnas son los "más responsables".

La situación del sector financiero andaluz y el fracaso de la fusión entre Unicaja y CajaSur centró el rifirrafe entre los dos líderes. Arenas lamentó que el Gobierno andaluz no le haya llamado para tratar el asunto, aseguró que no tiene una hoja de ruta clara y defendió su polémica visita a la sede de la caja cordobesa, de la que dijo sentirse "orgulloso" y que el PSOE ha llamado la "foto de la cartilla" porque Arenas fue allí a abrirse dos cuentas. Griñán le replicó que mientras el dirigente popular se reunía con los interventores del Banco de España, él hablaba con el presidente del supervisor, con quien admitió que tuvo "serias diferencias".

El PP dibujó un panorama muy negro que, según Arenas, no cambiará hasta que su partido llegue a la Casa Rosa. "La economía hace aguas, y somos los andaluces los que nos ahogamos", afirmó el dirigente popular, que reprochó a Griñán que "lleve muchos años sin hacer los deberes".
Arenas no sacó nuevos argumentos. Culpó del hoyo económico a un Gobierno que "ha tirado la casa por la ventana en los peores años" -recurrió a San Telmo como ejemplo del "despilfarro"-. El Ejecutivo andaluz "lleva dos años de tiempo muerto" por la "crisis interna del PSOE", que ha motivado tres gobiernos en dos años. Frente a unas "recetas fracasadas" para salir de la crisis, Arenas ofreció un pacto sobre 30 medidas, las mismas que ha presentado en la Cámara hasta la saciedad: adelgazar la administración, bajar los impuestos o que la deuda histórica se cobre en metálico. Pero no aprovechó su turno para entrar en el fondo de sus propuestas. Lo único nuevo: un acuerdo para consensuar el próximo Presupuesto y que expertos hagan balance de la autonomía. El líder popular quiso desmontar la imagen del "doctor no" que le atribuye el PSOE por no querer pactar nada, pero Griñán le recriminó que no concrete sus reformas y que vote en contra de sus propias medidas.

"Empanada mental". Arenas censuró el paquete económico que avanzó el presidente y se preguntó por qué no ha llevado a cabo antes el ahorro en coches oficiales y dietas. Pese al anuncio de reestructuración del sector público, el PP opina que la administración es "un monstruo". Más duro fue con la subida fiscal que, según Arenas, "ahuyenta a los inversores" y responde a una "empanada mental". "¿Cómo pueden subir los impuestos a los que ganan más de 80.000 euros y quitar el Impuesto de Patrimonio?". Cuestionó el compromiso de Griñán con las políticas sociales y disparó donde más duele al PSOE: "Para usted ahora también es de izquierdas recortar los derechos sociales", apostilló.

El sueño de Arenas.-
Javier Arenas ha confesado muchas ve- ces que ha soñado con convertirse en presidente de la Junta. Lo ha intentado tres veces, siempre contra Manuel Chaves y siempre ha perdido. Si no gana en 2012, dice que no volverá a presentarse a las elecciones. Ayer quiso dejar claro que Andalucía no remontará de la crisis si no hay alternancia política. Con el PP en la Casa Rosa, "reformaremos lo caducado y los andaluces seremos líderes de España y de Europa", prometió.

"Así lo soñó Blas Infante", aseguró el líder popular, que ha incorporado desde hace tiempo el repertorio andalucista. Arenas, que confesó que le "apasiona" Andalucía, "sueña" con un Gobierno "que le hinque el diente a la realidad y escuche la voz de la calle".

He aquí su mayor baza. Arenas presume de que se ha pateado Andalucía y que sólo del contacto con la gente se pueden conocer los problemas reales de los ciudadanos. "Me he recorrido 203 pueblos en dos años", recordó ayer. Quiere vender una imagen de político cercano frente al "divorcio" que, según él, tiene Griñán con la comunidad. "Menos Andalucía sostenible y más atender al millón de parados", le recriminó.

Los diputados populares, que aplaudieron en pie a su jefe, lo vieron "soberbio" pero admitieron que Arenas "lo tenía fácil" por la impopularidad de las medidas socialistas. Desde las filas del PSOE percibieron lo contrario. "Sólo hay que fijarse en que no ha agotado ninguno de sus turnos", señalaba un diputado socialista, que añadía que Arenas trajo ayer "una coctelera" de todo su argumentario. Por ahora, la presidencia de la Junta sigue siendo un sueño para él, aunque ahora ya no parece imposible.

  • 1