sábado, 20 abril 2019
16:04
, última actualización
Local

El PSOE avala sin fisuras el liderazgo de Zapatero y la subida de impuestos

El Comité Federal del PSOE fue ayer un cierre de filas en torno a la figura de Zapatero. Los barones socialistas avalaron su gestión de la crisisy escenificaron la unidad del partido

el 19 sep 2009 / 19:37 h.

TAGS:

Rafael Correa, presidente de Ecuador.

El Comité Federal del PSOE respaldó ayer sin ningún tipo de fisura la política económica del Gobierno, la prevista subida de impuestos y el liderazgo de José Luis Rodríguez Zapatero, quien defendió su hoja de ruta por considerar que el proyecto que defiende tiene un "rumbo claro".

En una de las reuniones más largas de los últimos tiempos -casi seis horas y media- del máximo órgano de dirección socialista, las críticas a la forma en que se está afrontando la política económica fueron casi inexistentes, y, por el contrario, fue un cierre de filas en torno a lo que está haciendo el Ejecutivo.

El propio Zapatero aprovechó su última intervención para referirse irónicamente al debate existente en algunos medios los últimos días sobre las supuestas críticas internas a su gestión. "Dos editoriales y tres tertulias lo cambian todo y hacen que hoy -por ayer- suban aquí varios compañeros y digan algo que no hubieran dicho hace nueve días, que me apoyan", señaló. Según él, el PSOE tiene un "rumbo claro" frente a los "enredos" del PP, y cuenta con un proyecto "ambicioso, exigente y solidario" que va a mantener frente a cualquier intento de quebrarlo porque considera que es el más adecuado para esta crisis.

Gobernar es improvisar. Zapatero garantizó que el proyecto socialista es coherente "más allá de que, a veces, la tarea de gobernar incluye improvisar", hizo un llamamiento para asentar con valentía el compromiso de lealtad de los valores del proyecto político del PSOE y del Gobierno, y reclamó una labor pedagógica constante para explicar a la ciudadanía las decisiones que se toman.

Aunque en su intervención inicial obvió hablar de la subida de impuestos, en el debate a puerta cerrada con sus compañeros, aunque sin concreciones, prometió que van a contribuir más los que tienen más capacidad para hacerlo.
Una reflexión que va en línea con la política de "saber elegir" en defensa del interés general y que ha llevado al Gobierno a "decir no a los poderosos".

En clave de futuro, confió en que la economía española vuelva a crecer "en el umbral entre 2009 y 2010", aunque reconoció que no se puede vaticinar cuándo volverá a crearse empleo. También anunció que el Gobierno aplazará un año el pago de la deuda de los ayuntamientos con el Estado, que representa más de 1.500 millones de euros.

Zapatero aprovechó su intervención para elogiar la gestión que está haciendo el lehendakari, Patxi López, para calificar de "oportuna y proporcionada" la reforma de la ley del aborto y para asegurar que "no pasará nada" con la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut.

Todos a una. Antes del inicio de la reunión ya había seguridad en miembros del Gabinete de Zapatero, como José Blanco, Carme Chacón, Celestino Corbacho o Trinidad Jiménez, de que la unidad en torno a la figura del presidente iba a ser total. Así lo explicaron a las puertas de Ferraz, donde también auguraron lo que sucedió después otros dirigentes como Patxi López, José María Barreda o Marcelino Iglesias. Esos tres presidentes autonómicos formaron parte de la lista de 35 integrantes del Comité que pidieron la palabra para exponer su visión sobre el pulso del partido.

De este modo, el lehendakari negó la imagen de debilidad del Gobierno y subrayó su fortaleza frente a la "oposición destructiva del PP como estrategia ante sus problemas de corrupción", y el presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, instó a sus compañeros a no caer en la trampa "de las cortinas de humo" porque se pretende "pervertir" la realidad. Griñán advirtió: "no podemos dejar que nos escriban el guión" y apeló al "rearme ideológico" del PSOE.

El presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, fue muy gráfico en su intervención: "ya le gustaría a algunos estar tan solos como dicen que estás tú (por Zapatero)". Tampoco fue crítico con él Juan Carlos Rodríguez Ibarra, quien sí alertó de la "cobardía" de los dirigentes que sólo exponen sus quejas a los periodistas.

Una de las voces de las que se esperaba algún reproche, la del dirigente de Izquierda Socialista Juan Antonio Barrio, se limitó a considerar que sería ejemplarizante aumentar la presión fiscal sobre las grandes fortunas y a pedir que se abra un debate sobre la subida impositiva.

  • 1