Local

El PSOE cuestiona al Defensor del Ciudadano y culpa a Zoido

Pizarro y Romo, que ocuparon el puesto antes, subrayan que debe dirigirse “con diálogo y consenso”

el 10 sep 2011 / 18:38 h.

TAGS:

La figura del Defensor del Ciudadano designado por el PP ha quedado ya puesta en entredicho por los dos grupos de la oposición después de que se hiciera pública la carta en la que José Barranca López mostró su apoyo expreso al general José Mena en 2006, cuando éste amenazó con la intervención del Ejército en pleno debate del Estatuto de Cataluña. Mientras IU reclamó su cese por su "actitud predemocrática", el PSOE solicitó explicaciones al alcalde por esta designación y subrayó que el contenido de este escrito revela que no se ajusta al perfil necesario para este cargo.


"El alcalde debe dar explicaciones porque la designación de Barranca es una propuesta personal suya. Debe aclarar a los ciudadanos por qué le eligió y si conocía que había hecho este tipo de declaraciones", apuntó el portavoz socialista, Juan Espadas, quien incidió en que por el contenido del escrito remitido a los medios en 2006 Barranca no se ajusta al perfil de consenso necesario para este puesto. Además, los socialistas, solicitaron el currículum de Barranca y las razones por las que fue designado.


Las críticas del PSOE apuntan también al reparto de los cargos realizado en la comisión celebrada el pasado viernes. "Fue un bochorno", señalaron los socialistas en referencia a que un partido, el PP, ocupe por primera vez los puestos de presidente y vicepresidente de la comisión: "Es un órgano ciudadano que ha monopolizado el gobierno local".


El rechazo de PSOE e IU al nuevo Defensor del Ciudadano deja en una posición delicada a la institución que impulsó Luis Pizarro. Éste, que declinó valorar la figura de Barranca, sí destacó los planteamientos generales que deben cumplirse en este organismo: "Nosotros siempre hicimos los nombramientos por consenso. Yo era presidente y el PP se quedó con la vicepresidencia, pero estábamos completamente al margen de la pelea política, y buscábamos la máxima pluralidad. Si esta institución se instrumentaliza, está muerta".

Pizarro está ahora al margen de los pulsos internos. Sólo lanza dos reflexiones: la institución nace para estar al margen de los partidos y ser plural, y la figura de su presidente debe despertar el máximo consenso para que su papel tenga realmente utilidad.


El PP ha optado por designar para la presidencia de este organismo a José Barranca López, un comandante en la reserva cuyos planteamientos políticos se pusieron de manifiesto en enero de 2006 en una carta que envió a dos periódicos locales en apoyo del general José Mena después de que éste planteara que el Ejército podría intervenir en caso de que el Estatuto catalán, que entonces se debatía, rebasara los límites de la Constitución. Allí cargaba duramente contra "los progresistas" del Gobierno que había llevado a la "ruina moral" al país. Para IU, "los términos predemocráticos" de este escrito son suficientes para pedir su cese inmediato por su "falta de diálogo, equilibrio y pluralidad".


Barranco viene a sustituir a Francisco Romo, quien eludió criticar directamente al Defensor propuesto por Zoido aunque sí subrayó cuál debe ser el perfil de un puesto de estas características: "Vamos a ver cómo funciona, pero desde luego para ese puesto lo fundamental es tener capacidad de diálogo y de consenso para conectar con todos los partidos y sectores ciudadanos".


No es la primera vez que las figuras escogidas por una formación para el puesto de Defensor del Ciudadano son rechazadas por otros grupos. En el anterior mandato, fue el PP quien vetó al candidato propuesto por IU por su perfil y sus antecedentes: Ignacio Sánchez El Indio, el expresidente del comité de empresa de Astilleros de Sevilla que fue inhabilitado tras una condena por una supuesta agresión a un polícía en el marco de las protestas de los trabajadores. Su presencia como vicepresidente provocó incluso que el PP, como recuerda el propio Romo, renunciara a tener la vicepresidencia.


El nombramiento de Barranco fue aprobado en el Pleno julio sólo con la abstención de IU, aunque la comisión de quejas echó a andar el pasado viernes.

  • 1