sábado, 15 diciembre 2018
07:12
, última actualización
Economía

El Puerto presentará el proyecto de las márgenes previo al dragado este mes

La presidenta de la Autoridad Portuaria, que se reunió ayer con regantes y alcaldes, asegura que «comprende que se quiera aprovechar el proyecto para arreglar problemas de otros sectores»

el 11 nov 2014 / 19:27 h.

TAGS:

Un mercante navega por el Guadalquivir. / El Correo Un mercante navega por el Guadalquivir. / El Correo El proyecto para la recuperación de las márgenes del Guadalquivir, requisito previo para poder dragar, estará oficialmente sobre la mesa de la consejera de Medio Ambiente este mes, según aseguró ayer a esta redacción la presidenta de la Autoridad Portuaria, Carmen Castreño, tras reunirse con el secretario general de COAG-A, Miguel López, comunidades de regantes, cooperativas y municipios afectados. Si la Junta de Andalucía le da el visto bueno, el Puerto podrá licitar la obra del dragado de profundización antes de que acabe el año, el optimista objetivo que se ha marcado para no perder los fondos europeos con los que cuenta el proyecto para que los barcos de mayor calado puedan entrar en el Puerto de Sevilla. El proyecto para la protección de la margen derecha del cauce en el Parque Nacional de Doñana ya contó con el rechazo del Ejecutivo autonómico y de la mayoría de los miembros del Consejo de Participación de Doñana, por lo que ahora está siendo consensuado entre el Puerto y los técnicos de la consejería, puesto que es un condicionante incluido en la Declaración de Impacto Ambiental del proyecto para mejorar el acceso al Puerto. Castreño apostó ayer por «aunar esfuerzos para sacar adelante el dragado del río que, en su opinión, afectará «mínimamente» a la salinidad del río, cuestión que preocupa en gran medida a los regantes del Bajo Guadalquivir. Además, la presidenta del Puerto dijo «comprender» que se esté «utilizando el proyecto del dragado para solucionar problemas de otros sectores», en alusión a la modernización del regadío y a la mejora medioambiental del estuario. Castreño recordó que propuso hacer el dragado, para agilizarlo y no perder los fondos europeos, en dos fases. Así, en 2015 se dragaría en los puntos más conflictivos –como las márgenes de Doñana– sólo a 85 centímetros de profundidad, para llegar en años posteriores hasta los 1,5 o 2 metros previstos inicialmente (pasando de 6 a 8 metros de profundidad). La presidenta de la Autoridad Portuaria de Sevilla subrayó ayer tras la reunión con los regantes la importancia de la agricultura y de la industria siderometalúrgica para Sevilla y toda la región y puso como ejemplo que el propio Puerto mueve al año cerca de "dos millones de toneladas tanto de la producción de nuestros campos como de entrada de abonos y piensos", entre otros. En el proyecto de dragado, según Castreño, lo que pretenden es «ofrecer a ambas industrias las mejores condiciones y la mejor competitividad para que sus productos lleguen a cualquier parte del mundo», para lo que garantizó que «todos los estudios hablan de que la influencia del dragado será insignificante». «La salinidad va a ser insignificante», sentenció. Por su parte, el secretario general de COAG-A, Miguel López, pidió que se sienten «todas las administraciones implicadas» para abordar el proyecto y garantizar así «una salida integral». Los alcaldes de Lebrija, Los Palacios y Villafranca, también mostraron su «preocupación» por el proyecto del dragado del río, al que no se oponen, si bien exigen «garantías» de que «esa salinidad que dicen que es imperceptible realmente no va a influir en las explotaciones agrarias».

  • 1