viernes, 16 noviembre 2018
08:24
, última actualización
Local

El Puerto prevé generar 4.000 empleos con su nuevo desarrollo

Tras la obra de la esclusa tiene cien hectáreas de uso industrial, pero pierde potencial sin el dragado.

el 12 dic 2011 / 22:24 h.

TAGS:

Távora, Creagh y Álvarez, Pérez Calero, Fernández, Raynaud y De Aspe, ayer, en los ‘Debates en el Ateneo’.

La vía navegable E.60.02 genera un tráfico de más de 4.000 camiones diarios de 220 empresas y su gestor, la Autoridad Portuaria, es la sociedad más importante que tiene Sevilla con 20.000 puestos de trabajo directos , indirectos e inducidos. El Guadalquivir es una fuente de riqueza que no hay que olvidar y empresarios y políticos están de acuerdo en ello, así como en la necesidad de dragar el río para que puedan entrar barcos más grandes y se complete el proyecto de la esclusa. Así quedó reflejado ayer en el ciclo los Debates en el Ateneo que versó ayer sobre El Puerto de sevilla y la esclusa como elementos de avance social, turístico y económico de la ciudad.

Eso sí, para que el futuro sea tan prometedor como se anuncia hay que superar obstáculos o, en este caso, hay que mejorar un río enfermo del que viven sectores con intereses contrapuestos.

El presidente de la Autoridad Portuaria, Manuel Fernández, aseguró que la esclusa está diseñada para completarse con el dragado de profundización y que ya sólo con la nueva esclusa - "obra de ingeniería de referencia mundial"- se pasaron de cuatro a 28 trenes semanales con mercancías en cuatro años. Eso sí, el Puerto dispone tras la obra de la esclusa de cien hectáreas de suelo de uso industrial para su desarrollo. Lo que generaría entre 4.000 y 5.000 empleos. "Existe esa posibilidad y es real. Es una oferta incomparable y tiene que tener su efecto en la economía. ¿Cuánto? No lo sé exactamente, pero las estimaciones son esas", explicó Fernández, quien también destacó que Sevilla puede crecer mucho turísticamente.

Jaime Raynaud, diputado autonómico del PP, subrayó la necesidad de sellar un pacto entre partidos, instituciones, sindicatos y empresarios para que el Puerto siga creciendo. "La obra está coja sin el dragado. Hay que respetar escrupulosamente la ley, pero la voluntad política a veces hace milagros y el Puerto y Sevilla se lo merecen", concluyó el diputado del PP, quien antes criticó que el PSOE perdiera "un tiempo precioso", ocho años, cuando gobernaba en las cuatro administraciones.

"Hay que dejar al margen el color político, el dictamen de la comisión de expertos es claro, hay que hacer correcciones, pero el dragado es posible", matizó Raynaud, que no avanzó si el nuevo Gobierno de Rajoy dará luz verde al proyecto. A su juicio, el Puerto debe ser la muleta de Sevilla y la tabla de salvación de Astilleros, "santo y seña que pronto firmará su certificado de defunción", lamentó.

Filomeno de Aspe, presidente de la comisión de asuntos marítimos de la Cámara de Comercio de Sevilla, denunció que el Puerto haya dejado de ser un "puertecito" pero sigan entrando los mismos barcos. "Es difícil competir con una flota mundial que cada vez construye barcos más grandes", apuntó tras aplaudir que el Puerto mantenga un tráfico de mercancías de 4,7 millones de toneladas al año, por encima de puertos abiertos al mar. "Leí el proyecto de impacto ambiental del dragado y no encuentro razones de peso mediombiental para no hacerlo. Creo que se va a realizar porque una obra de tanta envergadura no puede estar paralizada", dijo.

Antonio Távora, presidente de la Asociación Sevillana de Empresas Turísticas, defendió que Sevilla tiene que ser origen de los cruceros porque el río es "una gran solución" ante la pésima situación económica. En su opinión, el Guadalquivir es "importantísimo" para el futuro turístico de la ciudad, por eso admitió que no dejará de "pelearse" con las administraciones para que le den la importancia "que debe tener".

  • 1