jueves, 17 enero 2019
23:02
, última actualización
Feria de Abril

El Real a pie de casa

La asociación de vecinos El Zodiaco monta desde hace diez años una caseta de Feria en una explanada de la Carretera de Carmona. Durante toda la semana recrea el ambiente festivo para quienes no pueden desplazarse a Los Remedios.

el 09 may 2014 / 20:31 h.

Caseta de Feria montada por los vecinos de la barriada El Zodiaco, en la Carretera de Carmona, en la que no falta ni un detalle y en la que todos disfrutan de buen ambiente feriante. / J.M. Paisano Caseta de Feria montada por los vecinos de la barriada El Zodiaco, en la Carretera de Carmona, en la que no falta ni un detalle y en la que todos disfrutan de buen ambiente feriante. / J.M. Paisano Esta Feria de Abril (bueno de mayo) la conforman 1.049 casetas. Sin embargo, más allá del Real, en plena Carretera de Carmona, en el cruce de la Avenida de Illanes con Alcalde Manuel del Valle, se localiza la caseta 1.050. La única que no pisa el albero del barrio de Los Remedios, pero que reúne todos los ingredientes de la fiesta. Es la que montan los vecinos del Zodiaco desde hace una década en un solar colindante a la sede vecinal sobre unos terrenos por los que antaño pasaba el trazado ferroviario y que desde hace un tiempo es de propiedad pública para el esparcimiento y disfrute de este enclave del Distrito San Pablo-Santa Justa. No le falta detalle a «este trocito de la Feria sevillana» que va dirigida a todos aquellos vecinos del Zodiaco y de barriadas próximas que no pueden desplazarse hasta allí. La estructura reproduce la decoración típica de una caseta de Feria, con faroles, farolillos, coloridos mantoncillos, cuadros clásicos con cornucopias, macetas de geranios y gitanillas, enrejados y hasta mesas y sillas típicas de la fiesta que otorgan un esplendor singular a este esperado evento festivo en el barrio. El presidente vecinal, José Antonio Rodríguez, y su esposa. / J.M.Paisano El presidente vecinal, José Antonio Rodríguez, y su esposa. / J.M.Paisano Para su puesta a punto, todos han echado una mano. «Cada cual haciendo lo que mejor se le da», explica el presidente vecinal, José Antonio Rodríguez. La junta directiva que comanda con un amplio grupo de vecinos ha estado trabajando de manera altruista desde que pasó el Domingo de Resurrección para que «no falte de ná» en esta caseta, «orgullo del barrio». «Vivimos unas semanas frenéticas y de auténtico esfuerzo para dar forma a esta ilusión de abril», añaden desde la entidad vecinal, mientras que enumeran algunos de los protagonistas de este sueño: «Manuel, Luis, José Antonio, Antonio, Pepe, Juan José, Luis y otros tantos que dan lo mejor de sus profesiones artesanas (electricistas, cocineros...) en la consecución de esta actividad», resaltan. La caseta tiene unas dimensiones incluso mayores que las casetas del Real de los Remedios. Este año ha incorporado algunas mejoras, como la apertura de tres ventanas laterales «que le proporcionan al entorno un frescor que se agradece», sobre todo en esta semana de calor que se avecina. Todo se hace gracias al esfuerzo de los vecinos y a la colaboración del distrito municipal. De hecho, sus representantes y los líderes de los distintos grupos políticos, así como los presidentes de las comunidades de la zona y los de las Intercomunidades colindantes son atendidos bajo las lonas rayadas del Zodiaco en un ambiente distendido en el que no faltan sevillanas y buenas viandas. Y es que se trata de una caseta «de puertas abiertas» de acceso libre para todo aquel que quiera disfrutar de un momento de esparcimiento a pie de bloque, sin tener que coger el coche ni aguantar grandes aglomeraciones. Al menos es la intención que motivó este proyecto en 2005, año en el que se levantó por primera vez este recinto de ocio. «Montamos una caseta porque hay mucha gente mayor que no puede desplazarse a la Feria de Sevilla y que aquí bajan de sus casas con sus carritos y muletas y se sientan aquí como si fuera la misma Feria», subraya el presidente de la asociación de vecinos El Pueblo del Zodiaco. De hecho, en sus orígenes siempre estuvo atender a los mayores del barrio mediante la celebración de un almuerzo gratuito el fin de semana próximo a la celebración. Fue el germen de una tradición que ha ido calando en El Zodiaco y que ya han hecho suya muchas familias del entorno, que, al tener niños pequeños les resultaba «lejano y casi imposible» el traslado hasta la ciudad efímera de Los Remedios. De esta forma, con la cercanía de la caseta de su barrio pueden acceder a diario a unas horas de alegría junto a sus viviendas. «Son todos beneficios, la verdad. Para los mayores, para los matrimonios con niños pequeños e incluso para los jóvenes que pueden beber sin que ello suponga un problema para luego volver a casa. No hay que conducir, pues viven al lado», resaltan desde la entidad vecinal. La caseta cuenta además con un magnífico ambigú «con precios populares y anticrisis» para que se puedan acercar todos los vecinos y amigos que lo deseen. En el menú encontramos, por ejemplo, tapas típicas de esta semana de farolillos, entre las que no faltan el demandado pescaíto frito y el rebujito. Disponen también de una programación especial, así como de una serie de ritos que guardan relación con lo que ocurre desde antiguo en el recinto ferial, primero del Prado de San Sebastián, y ahora en Los Remedios. Es el caso, por ejemplo, del esperado encendido del alumbrado, que suele abrir oficialmente los siete días de diversión y su correspondiente cena del Lunes del Pescaíto. Ambas cosas también están en esta mini Feria. Así el lunes arrancó la celebración con la tradicional cena a base de pescaíto frito y regada por manzanilla. La convocatoria comenzó a las 22.30 horas y contó con numerosos vecinos del Zodiaco y barriadas colindantes que disfrutaron de una espléndida velada hasta la media noche. Fue entonces cuando, mientras el alcalde activaba el botón que daba luz a la monumental portada de la Feria 2014 que reproduce los antiguos quioscos del agua y que cuenta con una clara referencia al Cincuentenario de la Coronación Canónica de la Macarena, aquí, en la Carretera de Carmona, se encendía también el alumbrado que forman las guirnaldas de bombillas que decoran la entrada de esta singular caseta.

  • 1