sábado, 20 abril 2019
12:08
, última actualización
Local

El rey Melchor va en Harley

Una treintena de motoristas entregan regalos en el Hospital Infantil.

el 08 ene 2010 / 20:27 h.

TAGS:

Un rey mago, que llegó tarde pero lo hizo a lo grande, llevó ayer decenas de regalos a los niños hospitalizados en el Virgen del Rocío. Además no llegó sólo, porque le acompañaba una comitiva de lo más original: una veintena de motos Harley Davidson con presentes para 90 pequeños.

Más de 30 moteros del Club Oficial de Harley Davidson de Sevilla llegaron en su tercer año consecutivo a repartir ilusión a los niños. Con unos días de retraso, ya que la visita tuvo que suspenderse el día 28 por la lluvia, los más pequeños acogieron con alegría a este rey y a sus especiales acompañantes, todos ataviados con la tradicional chupa de cuero del club Harley.

"Ya no me lo esperaba", contó Pastora del Carmen, una niña de 5 añitos a la que le ha encantado que el rey Melchor fuera visitarla para entregarle los regalos.

"Esta iniciativa nació hace tres años de manos de los socios del club Hog Sevilla Chapter", explicaba ayer Manuel Pagador, su director. "Vemos esta visita como una labor social para los niños que lo necesitan, para ofrecerles, aunque sea por un día, un poco de ilusión en estas fechas".

Pensados para que los niños puedan distraerse durante sus horas en el hospital, los cientos de juguetes con los que llegaron cargados eran unisex: una mochila, un estuche con colores, una pelota, una gorra o una hucha.

Durante las más de dos horas que duró la visita, el rey y su séquito recorrieron todas las plantas para que ningún niño se quedara sin sus regalos y sin la visita de su majestad. Francisco García, profesor de la escuela del hospital, agradecía este tipo de iniciativas porque para ellos "lo más importante es que supone una ruptura con la rutina".

Hasta el rey Melchor estuvo encantado con el recibimiento del que hicieron gala todo los miembros del hospital. "Es mi segundo año consecutivo y pretendo seguir", explicó el monarca, encarnado en esta ocasión por Antonio Sánchez, responsable de ventas de BMW y Harley.

"Es una experiencia muy gratificante, te anima mucho ver las caras de los niños cuando te ven entrar en las habitaciones".

Todo el cortejo estuvo encantado con la visita. "Me emociona ver las caritas de ilusión y las de sus padres", explicaba Mercedes, miembro de la comitiva. Carlos Telmo, socio del club, quedó también impresionado en su tarea como paje real: "Es una experiencia tremenda, ves a niños de todas las edades y te das cuenta de la suerte que tienes. Nuestra intención es alegrarles un poco". 

  • 1