martes, 26 marzo 2019
14:41
, última actualización
Local

El Salvador dice adiós a Colunga

Más de 300 personas tomaron ayer El Salvador desafiando el frío para rendir un sentido homenaje al presidente de honor de la Confederación de Empresarios de Andalucía, Rafael Álvarez Colunga.

el 15 sep 2009 / 20:51 h.

TAGS:

Más de 300 personas abarrotaron ayer El Salvador desafiando al frío para rendir un sentido homenaje al presidente de honor de la CEA, Rafael Álvarez Colunga. Políticos, empresarios, sindicalistas y personajes de la vida social asistieron al funeral presidido por el cardenal arzobispo de Sevilla.

Álvarez Colunga, que falleció el pasado 20 de diciembre en un accidente de barco en aguas de Mazagón, fue farmacéutico, empresario y promotor de cuanto acontecimiento social fuera necesario. Por eso la cita de ayer se convirtió en un homenaje social con mayúsculas.

El cardenal arzobispo de Sevilla, Carlos Amigo Vallejo, presidió el funeral por su alma. Entre los representantes de la vida política y empresarial local y regional, una coincidencia: Álvarez Colunga (Morón de la Frontera, 1937) era buen amigo, desprendido y muy emprendedor. El propio Amigo Vallejo lo describió como un hombre "dinámico, emprendedor, buscador de nuevos caminos y generoso". El cardenal abrió la misa citando a San Agustín para, después, aludir al santo Job al inicio de la homilía y al final del funeral.

El objetivo de su mensaje fue luchar contra la desesperación que puede causar la muerte. Para las grandes heridas, dijo, lo mejor es el hospital de la misericordia de Dios, donde su "enfermera jefe", la Virgen María, pone "bálsamos y aceites para que la herida de la muerte no se infecte con la desolación o la desesperación".

Los enemigos de la vida, comentó, son la indiferencia, el catastrofismo absoluto y el no tener criterio de conducta. "La Iglesia no puede dar otro pan que el de su despensa, es decir, la Palabra de Dios: 'el que haya muerto, vivirá', dijo Jesús". De esta forma, Amigo Vallejo quiso reconfortar a una familia rota. Muestra de ello era el rostro de Mercedes Díaz Zulategui, su esposa, y el de su hijo Jaime.

"Pese a ser mecenas de tantas cosas, al final parece que todo se lo lleva la muerte, incluido a él," lo que "nos enseña lo grande, lo admirable y lo hermoso que es vivir", subrayó el cardenal durante el funeral en la iglesia del Salvador, resplandeciente para la ocasión.

Al cardenal arzobispo de Sevilla lo acompañó el vicario general, Francisco Ortiz, y el sacerdote Miguel Castillejo, ex presidente de Cajasur y amigo de Álvarez Colunga La Academia de Ciencias Sociales y del Medioambiente de Andalucía los unía.

Al funeral asistieron más de 300 personas, entre las que estaban numerosos representantes de la vida política y económica, tanto sevillana como andaluza.

No faltó a la cita el delegado del Gobierno, Juan José López Garzón, y el subdelegado del Gobierno en Sevilla, Faustino Valdés, quien a la entrada al templo destacó que Rafael Álvarez Colunga era "un hombre bueno que vivió Sevilla con intensidad, que se implicó en los temas más importantes y que vivirá durante mucho tiempo en la memoria de la ciudad". En representación de la Junta, asistieron al funeral tres consejeros: el de Empleo, Antonio Fernández; el de Turismo, Luciano Alonso, y la titular de Salud, María Jesús Montero.

Entre los representantes del Ayuntamiento se encontraban el delegado de Presidencia y Urbanismo, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, el gerente de Urbanismo, Miguel Ángel Millán, y la delegada de Fiestas Mayores, Rosamar Prieto-Castro, quien aseguró que Álvarez Colunga fue una pieza importante para la Democracia, "y para acercar la vida empresarial y política en la ciudad". Recordó también su "increíble imaginación".

El presidente del PP andaluz, Javier Arenas, también calificó al empresario de "generoso y emprendedor". "Dejó muy alto el pabellón de Andalucía", apostilló. Además, Arenas subrayó que Álvarez Colunga -tío segundo del líder del PP-A- tenía una especial predilección por El Salvador. "El que más se volcó en su restauración fue Rafael, era muy especial para él", destacó.

Arenas estuvo acompañado en el funeral por otros miembros de su partido, como el portavoz del PP en el Ayuntamiento de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, y el alcalde de Tomares, José Luis Sanz.

Entre los compañeros empresarios, el presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), Santiago Herrero, quien leyó un pasaje de la Biblia durante la misa, su hermano Francisco Herrero, y el presidente de la Confederación Empresarial Sevillana, Antonio Galadí.

Además, participaron en el funeral Antonio Pulido, presidente de Cajasol; Miguel Rus, presidente del Grupo Rusvel y de la Asociación Empresarial Sevillana de Constructores y Promotores de Obras (Gaesco); José Luis Manzanares, presidente del Grupo Ayesa; Joaquín Galán, presidente de la Consejo Económico y Social de Andalucía; Antonio Pascual, director del Centro Andaluz de Prospectiva, y el decano del Colegio de Abogados de Sevilla, José Joaquín Gallardo. Así como el torero Curro Romero y su esposa, Carmen Tello, el rejoneador Ángel Peralta y Ricardo Serra, presidente de Asaja.

Los representantes sindicales fueron Manuel Pastrana, secretario general de la UGT-A; su homólogo en CCOO-A, Francisco Carbonero, y su antecesor, Julio Ruiz.

Entre los socialistas que acudieron al funeral se encontraban José Antonio Viera, secretario general del PSOE de Sevilla, la consejera del Consejo de Estado y ex diputada Amparo Rubiales, el presidente de Cartuja 93, Isaías Pérez Saldaña; el ex presidente de la Junta de Andalucía José Rodríguez de la Borbolla; el ex presidente del Parlamento andaluz Javier Torres Vela; los ex consejeros Jaime Montaner y Guillermo Gutiérrez, ahora vicepresidente de Tussam, así como el ex alcalde socialista Manuel del Valle y los ex concejales Paola Vivancos y Rafael Carmona.

  • 1