martes, 18 diciembre 2018
03:33
, última actualización
Deportes

El Sevilla no tira la toalla con Lucho

Pese a los problemas surgidos a la hora de que el centrocampista se desvincule de su club, hay un compás de espera para agotar todas las opciones de que pueda jugar a las órdenes de Emery.

el 20 ene 2015 / 11:43 h.

Lucho González es la primera opción que maneja el Sevilla a la hora de reforzar su centro del campo y, aunque este fin de semana la llegada del argentino se antojaba imposible, hay un compás de espera silencioso para agotar todas, absolutamente todas las posilidades de que pueda incorporarse a la disciplina nervionense. El pasado domingo, Monchi descartó su fichaje. “Lucho era una opción que, hablándolo con el cuerpo técnico, nos parecía que podía aportar algo distinto a lo que tenemos en la plantilla, pero existía esa condición de que él rescindiera contrato con su club. Finalmente, no ha llegado a un acuerdo de rescisión y no podemos hacer nada. Era un tema entre jugador y club. Agradezco tanto al futbolista como a su agente el ser una opción para el Sevilla, pero Lucho está descartado. Nosotros no podemos hacer nada”, explicó en Canal Plus. El director deportivo zanjaba el asunto con esas palabras antes del partido frente al Málaga. Luego, a la conclusión del choque, quien habló fue José Castro. Preguntado por el futbolista, el presidente vino a decir lo mismo que Monchi, aunque, a diferencia del director deportivo, sí dejó un resquicio. “Mientras el mercado esté abierto, todo puede ocurrir, pero no hay nada cercano. No ha sido posible lo de Lucho González y estamos viendo otras opciones. ¿Descartado? Prácticamente sí”, comentaba. Lejos de ser una palabra más, ese “prácticamente” encerraba un hecho: el Sevilla no tira la toalla. Y es que el club de Nervión se resiste a dejar escapar al centrocampista argentino y apurará las horas mientras se estudian alternativas. Eso sí: el Sevilla tampoco va a esperarle mucho más tiempo. La pelota está en el tejado de Lucho González y así lo deja ver el club con su postura de valorar otras opciones en vista de la situación. La idea de los rectores nervionenses es incorporarle a coste cero, ya que el centrocampista acaba contrato el próximo mes de junio y, además, quiere jugar a las órdenes de Emery. El tiempo es oro Ése era el plan trazado hasta el pasado viernes. Las cosas se han complicado, pero en cualquier momento el asunto podría dar un vuelco... o quedar definitivamente olvidado. La presión del futbolista es de vital importancia en esta operación, y más aún sabiendo lo que le motiva jugar en un equipo como el Sevilla y en una Liga como la española. Lucho cumplió ayer 34 años a la espera de encontrar una solución que le permita dejar el Al-Ryyan qatarí antes de que la paciencia del Sevilla se agote por completo.

  • 1