lunes, 21 enero 2019
11:24
, última actualización
Deportes

El Sevilla se proclama campeón de la Copa del Rey de juveniles

Los de Agustín López vencieron (4-2) al Real Madrid en la tanda de penaltis. Suman su sexto entorchado del torneo del KO.

el 29 jun 2014 / 22:46 h.

COPA DEL REY JUVENIL 13-14 Juan Muñoz celebra el 0-1. Foto: Juan Aguado. Zipi y Zape eran de Utrera y Benacazón. Dos zagales inquietos que sonreían por inercia y crecían con un balón en las manos. Juan Soriano, internacional, ex de la fábrica de Heliópolis y juvenil de primer año, y Juan Muñoz, un cazador insaciable, recordaron ayer las mágicas viñetas de José Escobar con un papel memorable. El Sevilla FC se proclamó campeón de la Copa del Rey, la sexta de su historia, después de ajusticiar al favorito, el Real Madrid de Luis Miguel Ramis, en una tanda de penaltis en la que se congeló la imagen y el corazón durante el lanzamiento del jerezano Zelu, el encargado de descorchar la botella de cava a ras de césped. Los discípulos de Agustín López interpretaron de forma magistral su papel de víctimas. Resistieron de forma espartana durante 120 minutos, desconectaron las vías de respiración de su oponente en la medular y creyeron en un guardameta de futuro. De inicio, el preparador del conjunto de la Carretera de Utrera apostó por un 4-2-3-1 con Cera y Antonio en el doble pivote y Juan Muñoz en la definición. Los anfitriones, incapaces de reinar en su territorio, no articularon el fútbol necesario para desarmar a la zaga blanquirroja, sólida con Sedeño y Matos en los flancos. José León y Agoney retaron a Juan Muñoz antes de que el crono señalara el ecuador. El arquero, felino, se lanzó a la cepa del poste para atrapar con la yema de los dedos dos mensajes traicioneros. El madridista Legaz, incómodo, retrocedía su posición para conectar con la realidad, aunque Luis y Mesa fueron dos rocas irreductibles. El reloj caminaba sin remedio hacia el descanso y los eventuales locales consumían su calidad en las inmediaciones del portal hispalense. Hasta que, antes de alcanzar el tiempo de consignas y refrescos carbonatados, Antonio botó una falta en el vértice izquierdo del área para que Juan Muñoz, camuflado entre la maleza, fusilara al gallego Caba. 0-1 y delirio blanquirrojo. Ramis reordenó su pizarra en los primeros compases del segundo período. Un 4-2-3-1 para asfixiar la salida de balón de un Sevilla que escapó del gol gracias a que Álvaro calibró erróneamente su lanzamiento en el interior del área. Cristian Cedrés y Enzo Zidane revolucionaron el ataque blanco y Aleix Febas equilibró el combate tras recibir una pared de jugador top de Legaz, un '9' que cotiza al precio del oro. El gol confundió al SFC, que por momentos perdió su identidad. Los hombres de Agustín López no asumieron la posesión y recurrieron en exceso a los envíos en largo, aunque no recibieron excesivas visitas de los atacantes locales hasta que el colegiado señaló el final del plazo reglamentario. El cansancio y la fatiga emocional condicionaron el desarrollo del tiempo de propina, en el que los de la Ciudad Deportiva José Ramón Cisneros huyeron del cuero en un gesto inequívoco de temor a la derrota. Juan Muñoz caminaba con el depósito en la reserva cuando Zelu perdonó el 1-2 con una vaselina que desvió el aliento de Caba, errático en la salida. Y así expiró el último hálito de vida de una final que se encomendó a los penaltis para elegir ganador. Y fue entonces cuando Juan Soriano, un chico corpulento, tímido y de Benacazón, sonrió ante Legaz y Álvaro, que ayer no conciliaron el sueño. El sueño de un Sevilla FC que continúa escribiendo su nombre con letras de oro en la historia del fútbol formativo nacional. Una fuente inagotable de talentos. Otra camada para el recuerdo. Una tropa para la inmortalidad. Ficha técnica: Real Madrid: Caba; Fran, Jaime, José León, Mario; Llorente, Javi Muñoz (Enzo Zidane, m. 60), Aleix Febas (Miki, m. 84); Álvaro, Agoney González (Cristian Cedrés, m. 60); y Marcos Legaz. Sevilla FC: Juan Soriano; Sedeño, Luis, Mesa (D´Andrea, m. 72), Matos; Antonio, Cera (Carrascal, m. 109); Carmona (Zelu, m. 66), Giráldez (Hong, m. 115), Nané; y Juan Muñoz. Árbitro: Sánchez Martínez, de Murcia. Amarilla al local Cristian Cedrés. Goles: 0-1, Juan Muñoz (m. 33). 1-1, Aleix Febas (m. 61). Penaltis: 0-0, Marcos Legaz (detuvo Juan Soriano). 0-1, Sedeño (gol). 1-1, Miki (gol). 1-2, Juan Muñoz (gol). 2-2, Cristian Cedrés (gol). 2-3, Antonio (gol). 2-3, Álvaro (detuvo Juan Soriano). 2-4, Zelu (gol). Incidencias: 1.800 espectadores en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas. Unos 400 hinchas nervionenses. El subdirector general deportivo del Sevilla, Ramón Rodríguez Verdejo, Monchi, el técnico de la primera plantilla, Unai Emery, y el director deportivo de la cantera blanquirroja, Pablo Blanco, presenciaron en directo el envite.

  • 1