lunes, 10 diciembre 2018
20:03
, última actualización
Local

El sindicato de policías denuncia "presiones" para precintar bares

Señala un "perjuicio" en materia de economía y empleo y recuerda que "en otras circunstancias el precinto es el último extremo".

el 22 dic 2014 / 15:23 h.

TAGS:

bar-precintadoLa sección del Sindicato Profesional de Policías Municipales de España (Sppme) en el Ayuntamiento de Sevilla ha denunciado este lunes "presiones" a los agentes, para que "precinten directamente" bares de copas que no cumplen las normativas, defendiendo que en esta materia debe imperar "un trabajo persuasivo" con el recurso de la clausura en "el último extremo". En un comunicado, el sindicato señala la reciente clausura de una docena de bares de copas, en la mayoría de los casos por permitir el consumo de sus bebidas en la vía pública, en los aledaños de los negocios en cuestión. En ese sentido, el sindicato expone que "las normas están para cumplirlas y se tiene que sancionar a los establecimientos que no la cumplen, pero llama mucho la atención que durante el resto del año, se haya hecho un control discreto y que ahora, con la llegada de las Navidades, se haya emprendido una campaña de inspección que está derivando en el precinto de muchos bares que en esta época del año aumentan sus ventas, motivo por el que también contratan a más personal, con el perjuicio que se está ocasionando". "Los controles a los establecimientos hay que hacerlos durante todo el año y con la misma intensidad y no moverse por impulsos, como actualmente se está trabajando en la Policía Local por falta de jefe y de organización", opina esta fuerza sindical, según la cual "muchos agentes se han quejado al sindicato por las presiones recibidas para que directamente precinten los locales que incumplan la normativa, sin darles la oportunidad de solucionar las posibles infracciones que estén cometiendo", avisa el Sppme. PRECINTAR "DIRECTAMENTE" "Estos mismos agentes nos han contado que en otras circunstancias, el precinto es el último extremo, cuando la actividad ha incumplido sistemáticamente las indicaciones de los agentes, pero en esta ocasión, en vez de avisar o denunciar administrativamente, se ha pasado al precinto", denuncia el sindicato, que reclama al alcalde, Juan Ignacio Zoido, "que rápidamente tome cartas en el asunto y de las órdenes oportunas para que el trabajo de la Policía Local sea un trabajo persuasivo para que se cumplan las normas y en último extremo coercitivo". El comunicado del sindicato reproduce además el supuesto correo electrónico de la propietaria de uno de los bares precintados, quien se manifestaría en estos términos: "Me siento desamparada. Mi marido tiene un bar en la Alameda que anoche la Policía Local precintó a las doce menos cuarto de la noche por estar bebiendo en la terraza sin estar sentados en ella. A tres días de Navidad, nos han condenado a más de diez familias a la falta de ingresos absoluta. A esa hora en cualquier bar de Sevilla se daba esa circunstancia pero llevan ustedes incidiendo en la Alameda años, mientras que en otras zonas ni aparecen. Hay órdenes que deberían ser cuestionadas y también su intencionalidad. El sentido de vuestro servicio es la protección de los ciudadanos y la democracia pero os estáis convirtiendo justo en lo contrario cuándos convertís en instrumento de los intereses económicos del que gobierne. Hay una independencia moral que no deberíais perder, porque os necesitamos y no nos ayudáis. Espero que esto llegue a alguien a quien le importe. Gracias por la atención".

  • 1