sábado, 20 abril 2019
04:53
, última actualización

El veto ruso empeorará las condiciones laborales en el verdeo

El sindicato UGT hace un llamamiento a los empresarios para que respeten los derechos de los trabajadores en lo que a contratación.

el 27 ago 2014 / 19:08 h.

Recolección de aceituna. / Ana Quesada. Recolección de aceituna. / Ana Quesada. La campaña de la recogida de la aceituna de mesa, también conocida como verdeo, estará marcada este año por el veto ruso a los productos agrícolas de la UE. No en vano, y según informó ayer el secretario del sector agrícola de Fitag-UGT, Emilio Terrón, «habrá menos trabajo porque no será necesaria tanta producción, por lo que aumentará la dificultad para conseguir las peonadas mínimas». De esta forma, UGT considera que los 40.000 jornaleros que se prevé que participen en el verdeo 2014 «también deben recibir algo de los 125 millones que la UE dará a los empresarios para paliar los efectos del veto de Rusia». Pero este fenómeno a nivel europeo no es el único al que se tendrán que enfrentar los trabajadores de la aceituna este año. Y es que aunque esta campaña, que comenzará entre el 5 y el 8 de septiembre, se prevé mejor que la del año pasado dado que se recolectará casi el doble (150.000 toneladas en 2013 frente a las 300.000 que se esperan ahora), UGT denuncia que en 2014 «le va a salir más barato al empresario recoger aceitunas, pues los trabajadores van a trabajar 15 minutos más tras el convenio suscrito entre Asaja y los sindicatos, por el que se suprime el cuarto de hora del bocadillo que tanto trabajo costó conseguir». Asimismo, y según Terrón, los domingos y festivos se cobrará 11 euros menos de media que con el anterior convenio, mientras que se han congelado los pluses e incluso se ha bajado el valor del kilometraje a abonar. La jornada diaria se cifra en 46,11 euros. Por otro lado, el sindicato quiso hacer hincapié en el «fraude» que supone la economía sumergida en el campo, puesto que «en muchos casos el empresario da de alta al trabajador cuando empieza a trabajar, lo tiene un mes trabajando pero sólo declara una peonada o dos». En este sentido, Terrón apuntó que «las leyes ya son antiguas, por lo que los empresarios se están aprovechando» y no se declaran todas las peonadas. De esta manera, el secretario del sector agrícola de Fitag-UGT indicó que esa situación se ha denunciado en numerosas ocasiones ante la Delegación de Empleo, la Inspección de Trabajo o la Delegación del Gobierno y criticó que «las administraciones miran para otro lado y permiten situaciones de economía sumergida en el campo», y recordó que, en 2013, UGT llevó a cabo la campaña Desmontando mitos en el campo, con el objetivo de concienciar sobre los jornales no regulados. Igualmente, Terrón lamentó que incluso los trabajadores «deben pagar la parte de la Seguridad Social que le corresponde pagar al empresario si quieren que éste le apunte la peonada de trabajo». Hay que recordar que los trabajadores menores de 25 años necesitan 53 peonadas para cobrar el subsidio agrario, mientras que los mayores de 25 necesitan 35 para alcanzar el mínimo. Además, otro de los hándicaps a los que se tienen que enfrentar los jornaleros es la alta siniestralidad durante el verdeo. En la campaña anterior, se produjeron 1.600 accidentes leves, 27 graves y hubo un fallecido, «sin contar con los que no están declarados». Por eso, desde UGT insisten en la importancia de la prevención de riesgos laborales en el campo, y denuncian que esté «metida en un cajón». Así, recuerdan que los trabajadores deben protegerse con gafas para evitar golpes o pinchazos al coger las aceitunas de las ramas, además de usar guantes y rodilleras, elementos «imprescindibles todos para desarrollar las jornadas en el campo».  Unas jornadas que se concentrarán sobre todo en Sevilla, dado que el 80 por ciento de la aceituna de mesa andaluza se recoge en esta provincia.  

  • 1