sábado, 16 febrero 2019
21:22
, última actualización
Local

El Virgen del Rocío completa tres trasplantes hepáticos en sólo 24horas

Tres donaciones, una de ellas de un donante vivo, permitieron realizar una contrarreloj al equipo de trasplantes de hígado qeu dirige el doctor Miguel Ángel Gómez Bravo.

el 20 jul 2010 / 19:23 h.

TAGS:

Un equipo de cirujanos del Hospital Universitario Virgen del Rocío ha realizado con éxito tres trasplantes hepáticos en una intensa jornada contrarreloj que ha durado apenas 24 horas, y que comenzó alrededor de las 4.00 horas de la madrugada del sábado al domingo pasado, para finalizar en torno a las 7.30 horas de este lunes.

El equipo de trasplante hepático de este hospital, que dirige el doctor Miguel Ángel Gómez Bravo, realizó uno tras otro estos tres trasplantes de hígado, para los que se trabajó "de forma ininterrumpida y contrarreloj", según informó ayer el citado complejo hospitalario. Estas tres operaciones fueron posible gracias a tres donaciones de órganos registradas en Andalucía, una de ellas de donante vivo.

En concreto, la actividad de estos profesionales, que tuvieron que desplazarse fuera de la provincia de Sevilla para llevar a cabo la cirugía de extracción en el primer donante fallecido, comenzó sobre las 4.45 horas de la madrugada del domingo 19.

Una vez de regreso, el equipo de trasplantes inició la primera de las intervenciones en un paciente con polineuropatía amiloidótica familiar, una patología rara conocida también como enfermedad de Corino Andrade, la cual se caracteriza por provocar un déficit en el hígado de la persona que la padece, generalmente joven. Esta enfermedad puede ser mortal, y de que sea detectada y subsanada a tiempo depende el deterioro que sufrirá el paciente el resto de su vida.
La única alternativa terapéutica es la sustitución de dicho órgano, que a su vez es funcionalmente normal y compatible para su donación a otro paciente. De ahí que este tipo de operaciones se conozcan como trasplante dominó o secuencial, en cuanto que una primera donación de cadáver obliga a concatenar dos trasplantes seguidos.

Mientras se desarrollaban dichas cirugías, que se prolongaron durante doce horas en los quirófanos del Hospital Virgen del Rocío, la Coordinación de Trasplantes del centro recibió la notificación de que se había producido una tercera donación.

De esta forma, el equipo que dirige el doctor Gómez Bravo permaneció activado, procediendo a la extracción y al posterior implante quirúrgico en el tercero de los pacientes que han podido beneficiarse de esta maratoniana sesión de trabajo de cirujanos, a los que se sumaron también los profesionales de los equipos de Anestesia, Enfermería, Cuidados Intensivos, Hematología y Coordinación de Trasplantes.

El hospital aprovechó para agradecer a través de un comunicado el apoyo logístico de los pilotos aéreos y de los conductores de los vehículos de trasplantes, que hacen posible acortar las distancias y cumplir con los tiempos óptimos de preservación de los órganos.

En lo que va de año, la Unidad de Trasplante Hepático, que depende de la Unidad de Cirugía General, ha podido hacer 38 intervenciones con unos excelentes resultados de supervivencia del receptor, exactamente un 95%, según la información facilitada por el centro sanitario. Desde que en 1990 se realizara el primer trasplante hepático en este hospital sevillano, se ha alcanzado la cifra histórica de 816 trasplantes de este órgano vital.

De hecho, no hace más que tres meses que el mismo equipo de trasplantes del doctor Gómez Bravo realizó otra maratoniana jornada para culminar cuatro operaciones en 34 horas, que fueron posibles gracias a la solidaridad de cuatro familias de Granada, Málaga, Huelva y Sevilla.
Fue a mediados del pasado mes de julio, en la misma semana en la que se conmemoraron los 20 años del primer trasplante de hígado en este hospital, que el centro aprovechó para solicitar a los andaluces que siguieran implicándose en la donación.

En aquella ocasión, los médicos y los equipos que los acompañaban tuvieron que recorrer alrededor de 1.000 kilómetros para poder llevar a cabo las extracciones de los órganos de los donantes, y luego estuvieron trabajando desde las nueve y media de la noche de un martes hasta las siete y media de la mañana del jueves siguiente. En las operaciones se vieron implicados un centenar de profesionales.

  • 1