domingo, 09 diciembre 2018
23:59
, última actualización

"El voto de un ciudadano es muy importante para malgastar su dinero"

ENTREVISTA. Dolores Escalona, alcaldesa de Aznalcázar, ha demostrado durante siete años de gobierno su fortaleza.

el 08 jun 2014 / 23:56 h.

Dolores Escalona, alcaldesa de Aznalcázar, en el despacho del Ayuntamiento. Dolores Escalona, alcaldesa de Aznalcázar, en el despacho del Ayuntamiento. Dolores Escalona se define como una mujer fuerte y reivindicativa. Mujer, madre, agricultora, empresaria y, sobre todo, alcaldesa de Aznalcázar, ha volcado todos sus conocimientos como trabajadora autónoma en su Ayuntamiento. No hace falta que haga gala de su fortaleza: su preocupación son sus vecinos y así lo ha demostrado trabajando para sacar su pueblo adelante mientras estaba en tratamiento a causa de un cáncer.   Se califica como una personas reivindicativa, ¿qué le ha supuesto en su forma de gobernar?   Soy un garbanzo negro para mi partido y para las administraciones. Cada vez que voy a pedir algo a una administración superior dicen: «Ya está aquí Lola». No entiendo la lentitud de las administraciones, que se desplacen los documentos que tanto afectan a los vecinos. Cuando llegué al Ayuntamiento me encontré con nueve convenios urbanísticos sin aprobar que habían dejado un agujero de 6 millones de euros, los proveedores no nos atendían, no había dinero para pagar a la Seguridad Social y las necesidades del pueblo no estaban atendidas. Pero antes de llegar al Ayuntamiento fui empresaria y empecé a aplicar la misma lógica: cuando compraba una cosa no me endeudaba con otra hasta que no estaba casi pagada; en el ayuntamiento igual. Un voto de un ciudadano tiene mucha importancia para malgastar su dinero.   Pero con la Ley de Sostenibilidad y Racionalización de la Administración Local, el trabajo de los alcaldes se puede considerar que queda en un segundo plano...   Lo único que tengo claro es que los políticos tenemos que ser honrados para velar por los servicios públicos. Hay que tener en cuenta que el voto del vecino es importante, tanto que tenemos que atender lo que nos demandan. Cuando venga uno de mis vecinos y me diga que necesita algo y yo le conteste que vaya a la Junta de Andalucía o al ministerio me van a decir que soy tonta y que para qué estoy sentada en el sillón del Ayuntamiento. Un alcalde tiene que trabajar para encontrar las necesidades de sus vecinos. Yo he tenido que dejar mis obligaciones de la agricultura. Mis vecinos saben que no me hacía falta la política para vivir. He tenido un cáncer que no he notado. Me ha cogido en una etapa de crisis y como mis vecinos tenían tantos problemas superaban a los míos.   En relación a la medida estatal, Aznalcázar ha perdido dos proyectos del Plan Supera a causa de la normativa. ¿Qué opina sobre que no puedan determinar los proyectos necesarios?   Lo primero que no entiendo es que si el superávit es provincial, los municipios de la provincia no podamos elegir en qué lo gastamos. Si somos la administración más cercana, ¿por qué no podemos decidir nosotros y sí un ministerio? Ningún alcalde va a elegir un proyecto malo para su pueblo. Hay que estar al lado de la gente para saber qué necesita.   ¿En qué situación está respecto al Plan de Pago a Proveedores?   Cuando Montoro nos ha dicho donde teníamos que ahorrar ya lo teníamos ahorrado. Este ayuntamiento está pagando a los proveedores entre 30 y 60 días. Hemos pasado de que no nos querían dar nada a ofrecernos.   ¿Qué fue de aquellas informaciones que salieron sobre los altos impuestos de su pueblo?   Aznalcázar no tiene los impuestos más altos. El problema es que tiene mucho término municipal y muchas fincas inhabitadas pero solo 4.300 habitantes, por eso al hacer la media los impuestos salen por la nubes. Cuando salió la noticia pedí información y en 2011 bajamos el IBI del 0,8 al 0,6%, lo que nos sitúa en la media.   Aznalcázar es el segundo municipio con más término municipal en Doñana, ¿cómo está valorado?   Doñana es una herida abierta que tiene este pueblo. Aznalcázar cuenta con 14.000 hectáreas en el Parque Natural, pero no se reconoce su valor y lo curioso es que fue precisamente por nuestro humedales por los que se declaró esta figura. En los últimos años he conseguido que se señalice por la carretera y ahora he pedido al ministerio que realice un folleto con los caminos sevillanos. Además a nivel de empleo solo había un trabajador del pueblo en el entorno, pero ahora han salido plazas por jubilaciones.   Y las conexiones...   A día de hoy solo se puede acceder en coche particular. Tenemos una estación de trenes y he pedido al Gobierno que traigan el cercanías, pero con tanto recorte dudo que atiendan mi petición. Mientras tanto hemos realizado varios carriles bici y uno de ellos conecta con la estación de Benacazón.   Defiende a capa y espada la ordenanza municipal que aprobó y regula los aprovechamientos forestales. ¿Qué opina de la reacción de los rocieros cuando anunció esta medida?   He hecho una ordenanza que regula todos los montes de Aznalcázar. Pero en el caso de los rocieros, hay 1.300 hectáreas de montes municipales por los que pasan y ensucian. Es verdad que hay hermandades que son muy limpiar, pero otras hacen y deshacen a su antojo. Por eso, nosotros, de cara al turismo tenemos que velar por unos montes limpios y que los turistas se asombren por la limpieza de nuestros pinares. Además, yo siempre digo que 25 euros –tasa impuesta por vehículo que pernocte con las hermandades– son solo dos botellas de whisky menos. Pero la ordenanza también regula la recogida de piñas y setas. No puede ser que la gente coja las piñas y no se le saque provecho económica a este recurso.   Entonces, pese a la moratoria, el próximo Rocío aplica la tasa...   Sí. Lo que se aprueba en un pleno no lo puedes pasar por alto.   Dejando el presente... ¿Se presentará a las próximas elecciones?   Personalmente, no sé si me voy a presentar. La gente me anima y yo me encuentro capacitada para volver, pero no lo sé. De todas formas, creo que no podemos ser eternos en los sillones; hay que darle paso a la gente que viene por detrás.  

  • 1