martes, 19 marzo 2019
22:14
, última actualización
Cultura

Emoción y transgresión flamenca

Toda una declaración de intenciones. El nombre de la colección que presentó ayer Vicky Martín Berrocal en la decimoquinta edición del Salón Internacional de la Moda Flamenca (SIMOF), Vivir, fue un emotivo homenaje a su difunto padre y un derroche de innovación sobre la pasarela. Foto: El Correo

el 15 sep 2009 / 21:55 h.

Toda una declaración de intenciones. El nombre de la colección que presentó ayer Vicky Martín Berrocal en la decimoquinta edición del Salón Internacional de la Moda Flamenca (SIMOF), Vivir, fue un emotivo homenaje a su difunto padre y un derroche de innovación sobre la pasarela.

Transgresora y extravagante. Vivir se mueve entre las formas de los años 70 y el Retro British para el Rocío, así como entre la sofisticación inspirada en las actrices americanas de los 70. Fiel a su línea, Vicky Martín Berrocal recurrió ayer a formas con cortes ceñidos, vestidos ajustados que marcan las formas femeninas y grandes escotes. En cuanto a los tejidos, partiendo del punto de seda como textura básica en toda su colección, ésta se amplía a las muselinas de seda, las gasas, los rasos, el georgette y los encajes. La paleta de colores destaca por la explosión colorista para el Rocío y la Feria, y dos apuestas para enmarcarla: el maquillaje, color complicado que enamora a la diseñadora y, por primera vez, el negro como protagonista.

Sorprendieron también los complementos, diseñados también por Vicky en tonos oro, azabache y piedras en color maquillaje. Los zapatos, de Pura López, están inspirados en la colección y, para la última salida, utiliza joyas exclusivas de los joyeros cordobeses Marcelino Barrena.

Al margen de la pasarela, el desfile de Vicky Martín Berrocal volvió a concitar a multitud de famosos y personalidades de la vida social sevillana, como Marta Sánchez, Boris Izaguirre, Nuria March, Ana García-Siñeriz o el empresario Rosauro Varo.

Además, la diseñadora sevillana protagonizó el momento más emocionante de la tarde. Al concluir el desfile, cuando salió a la pasarela junto a la modelo invitada -y amiga de Vicky-, Laura Sánchez, no pudo evitar emocionarse profundamente al recordar a su padre, fallecido las pasadas Navidades.

A este desfile le siguió el de toda una institución, Lina, con su colección El jardín de la alegría, inspirada en el esplendor de coloridos de las flores en primavera. Las líneas, suaves y elegantes, pero a la vez con mucha fuerza, buscan resaltar la figura de la mujer mancando su feminidad. Este año, la firma ha introducido formas novedosas, pero sin perder la esencia de lo que significa el traje de flamenca. Los tejidos, siempre naturales, son de lo más variados: gasas, sedas y algodón y texturas suaves. Los colores, alegres y clásicos: verde, rojo y amarillo, tonos idóneos al ir combinados con estampados y lunares.

También se presentaron las colecciones de Margarita Freire, Carmen Raimundo y Curro Durán, con propuestas originales con mucha presencia de los lunares.

  • 1