domingo, 17 febrero 2019
23:03
, última actualización
Local

Empresarios y banca invertirán 2.676 millones en obra pública

Se crearán unos 40.000 empleos y serán 2.676 millones de euros los que los empresarios, con recursos propios o acudiendo al crédito de bancos y cajas, adelantarán para construir carreteras y puertos.

el 18 jun 2010 / 20:00 h.

TAGS:

El presidente Griñán con sindicatos, empresarios y las consejeras de Hacienda y Obras Públicas.

La apuesta por la colaboración público-privada para financiar infraestructuras dejó de ser desde ayer un anuncio en el Presupuesto. La Junta de Andalucía ha materializado su plan para paliar el parón inversor de sus cuentas públicas, agravado por los últimos ajustes contra el déficit. Se crearán unos 40.000 empleos y serán 2.676 millones de euros los que los empresarios, con recursos propios o acudiendo al crédito de bancos y cajas, adelantarán para construir carreteras y puertos.

Ese es el único escollo por salvar: que fluya el crédito. Como muestra de la voluntad de las entidades financieras de participar en estos proyectos ayer se sentaron en el gran acto organizado por el Gobierno andaluz hasta nueve representantes de bancos y cajas (La Caixa, Unicaja, Sabadell-Atlántico, Santander, Caja Granada, BBVA, Banesto, Cajasol y Caja Madrid). Los sindicatos, que también han participado en el diseño de estas fórmulas de cofinanciación, pusieron el acento en este punto. Desde UGT-A su secretario general, Manuel Pastrana, avisó de que el "riesgo" está en la implicación de las entidades financieras. Recordó que en otros proyectos, en clara alusión al gran Pacto por la Vivienda, estaban y han fallado.

Las obras se licitarán durante un año y la Junta podrá devolver el dinero pagando a plazos a 20 e incluso 30 años. Las fórmulas se concretarán en cada proyecto, aunque los sindicatos -explicó el responsable de UGT-A- descartan que esta fórmula tenga un "sobrecoste" para el ciudadano y vigilarán que no se apliquen los peajes. En el caso de los puertos, los empresarios podrán explotar las infraestructuras, cobrando los atraques y usos lucrativos durante un tiempo. En el caso de las carreteras, la Junta pagará un canon, como si se tratara de un alquiler o una hipoteca.

Los empresarios hasta ahora habían sido escépticos. Ayer el presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), Santiago Herrero, celebró esta "nueva fórmula" ya vigente en Europa y que será fundamental, avisó, no sólo ante las restricciones presupuestarias por culpa de la crisis sino también ante la futura extinción de las ayudas europeas. La cofinanciación, apuntó Herrero, ha levantado "un alto interés" entre empresarios y entidades financieras. Sin embargo el responsable de la patronal advirtió de que la Junta tiene que poner bajo este paraguas "obras rentables", porque sino difícilmente se podrán financiar. Herrero no ocultó la "preocupación" de los empresarios andaluces por el freno inversor o la reprogramación de obra pública y reclamó que esas decisiones se adopten "de manera consensuada para buscar el menor daño posible". Es más, pidió que las obras ya iniciadas y adjudicadas no sufran el recorte inversor. Los ajustes han llevado al Gobierno a reprogramar 846 millones de inversiones, el 12% de lo previsto.

El presidente de la Junta, José Antonio Griñán, defendió que la cofinanciación puede erigirse en "una de las mejores y más eficaces herramientas en el actual escenario económico". Ya se ha utilizado con éxito, remarcó, en los metros de Sevilla y Málaga. Las obras elegidas para este paquete son carreteras que conectan Andalucía con el exterior, proyectos metropolitanos y del litoral. La Junta ha incluido también obras de menor envergadura -de reparación de carreteras, por ejemplo- para que empresas andaluzas de menor tamaño puedan agruparse y optar a los proyectos.

  • 1