Deportes

En busca de un plan de futuro para escapar de las miserias

Tras doblegar al Vive Menorca en San Pablo y oxigenar su corazón, el Cajasol de Pedro Martínez tratará de sumar en el Telefónica Arena (18.30) un balsámico triunfo ante el Estudiantes, uno de sus rivales directos en la pelea por eludir el descenso a la devaluada LEB Oro.

el 15 sep 2009 / 20:42 h.

Tras doblegar al Vive Menorca en San Pablo y oxigenar su corazón, el Cajasol de Pedro Martínez tratará de sumar en el Telefónica Arena (18.30) un balsámico triunfo ante el Estudiantes, uno de sus rivales directos en la pelea por eludir el descenso a la devaluada LEB Oro.

30 de marzo de 2007. El Cajasol, entonces dirigido por el catalán Manel Comas, era caricaturizado por el Estudiantes, un rival que, tras secar a Betts en la zona interior, se alzó con una concluyente victoria. El 103-91 desnudó las carencias de un cinco que anhelaba evitar, roto y sin un creador definido, que la renta colegial anulase el favorable basketaverage de San Pablo.

280 días después, el conjunto que ahora adiestra Pedro Martínez revivirá su pesadilla instalado en el fondo de la Liga ACB y con el único aval de la progresión experimentada gracias al fichaje del ex técnico colegial. El triunfo ante el Vive Menorca (74-69), en el ocaso de 2008, ha sido la válvula de oxígeno para un escuadrón que se desplazará con su arsenal completo y con el reto de profanar un fortín que no asalta desde el 26 de septiembre de 1998 -entonces se impuso por 69-82-.

Una renta de un triunfo de diferencia es el botín que ofrecerá Estudiantes a su fiel afición ante el Cajasol en la inauguración de 2009, un ejercicio en el que el cinco de San Pablo buscará un billete para la salvación en la máxima categoría y un digno epílogo a su periplo en la Eurochallenge. Con el fin de iniciar la escalada definitiva, los discípulos de Martínez, con sólo dos victorias en su casillero global, deberán imponerse a un oponente en claro declive clasificatorio y con un ex cajista, el experto base norteamericano Cory Brewer, en sus necesitadas y hostigadas filas.

  • 1