martes, 19 marzo 2019
22:14
, última actualización
Deportes

Enero, un mes duro y que se atraganta al Sevilla en los últimos años

El reencuentro con la Liga tras el parón navideño suele dar quebraderos de cabeza al conjunto nervionense. Ya el pasado año se vio con claridad.

el 28 dic 2009 / 21:39 h.

Romaric, Koné y Adriano, 'fichajes' para el mes de enero.

Enero está ya a la vuelta de la esquina y con él llega un calendario exigente donde los haya. En Liga, esperan Atlético de Madrid, Barcelona y Valencia, con Racing y Almería por medio; y en Copa del Rey, el esperado doble duelo contra el intratable equipo de Pep Guardiola. Pero la cosa no acaba ahí, ya que a esta larga lista de partidos podría sumarse una eliminatoria más del torneo del K.O. si los pupilos de Manolo Jiménez son capaces de dejar en la cuneta al defensor del título.

Mucho se ha hablado del mes de enero, y no sólo por estos enfrentamientos. La Copa de África, que priva al Sevilla de dos futbolistas como Kanouté y Zokora, y los numerosos jugadores que arrastran problemas físicos se convierten en un hándicap a superar. Sin embargo, no será el único, ya que enero tradicionalmente no siempre trae regalos.

Desde su último ascenso (2001/02), sólo en tres temporadas -de un total de ocho- el Sevilla logró sumar más del 50% de los puntos en juego en el primer mes del año. Hasta ahora siempre había jugado cuatro partidos en enero, pero este año, dado que la competición se reanuda el día 2 y que el 31 cae en domingo, serán cinco las jornadas que se disputen. Nunca logró ganar cuatro, y sólo en dos campañas ganó tres (2001/02 y 2005/06).

Para hacerse una idea de lo que se atraganta el mes de enero, la exitosa temporada 2006/07 es un buen botón de muestra. Por aquel entonces, el Sevilla despidió el año goleando al Deportivo y ocupando nada menos que el primer puesto de la clasificación. Pese a ello, su regreso a la Liga fue pésimo: dos derrotas consecutivas (Zaragoza y Mallorca), un empate (Villarreal) y una victoria (Levante). Es decir, cuatro puntos de doce posibles.

En las dos últimas temporadas, ya con Jiménez al frente, también se constata que el efecto polvorón -vacaciones, viajes, freno del ritmo de competición, etc- no es fácil de superar. Así, en la campaña 2007/08 el Sevilla sólo ganó dos de sus cuatro partidos de Liga (Betis y Osasuna), cayendo derrotado ante Athletic y Getafe.

LA PASADA LIGA COMO EJEMPLO. Por su parte, en la 2008/09, última referencia, el conjunto nervionense ganó dos partidos (Deportivo y Numancia), empató uno (Osasuna) y perdió otro (Racing). Sus dos victorias las consiguió por un escueto 1-0 y su derrota tuvo lugar en el Sánchez Pizjuán. El balance del último precedente sólo pudo calificarse de negativo, ya que el Sevilla pasó de despedir el año como segundo clasificado -a diez puntos del Barcelona y uno por encima de Atlético y Valencia- a despedir enero ocupando el tercer puesto -a quince del Barça y a tres del Real Madrid-.

  • 1