martes, 19 marzo 2019
22:14
, última actualización
Cultura

Enrique Valdivieso: "Dos tercios de las 300 pinturas de Bellver deberían ir al Bellas Artes"

El catedrático de Historia del Arte de la Hispalense firma el catálogo de la colección del mecenas Mariano Bellver y acredita su gran valor pictórico.

el 25 feb 2011 / 20:25 h.

Mucho se ha escrito sobre la colección Bellver desde que en 1998 su propietario, Mariano Bellver, la ofreciera públicamente a la ciudad de Sevilla. Sin embargo, a pesar de que las administraciones habían reconocido su gran valor artístico, carecía de un elemento fundamental que ayudara a difundir y constatar la relevancia de estos más de 300 obras que este mecenas bilbaíno ha ido coleccionando a lo largo de su vida. Desde el pasado diciembre, este punto ya está resuelto.

El catedrático de Historia del Arte Enrique Valdivieso ha sido el responsable de realizar un primer y completo catálogo de la parte pictórica de esta colección -del resto de piezas se hará más adelante-, un ingente trabajo que le ha llevado nueve meses desde que el propietario se lo encargara el pasado abril, y que ha servido para revisar las 300 obras que Bellver atesora en su casa de la Plaza del Museo.

Una labor de inventariado e investigación que ha acabado arrojando interesantes novedades. "Son piezas muy valiosas. Al menos dos tercios de ellas deberían ir al Museo de Bellas Artes", opina este experto en declaraciones a El Correo.

"El señor Bellver llevaba tiempo pensando en elaborar un catálogo para dar a conocer al público y a las instituciones la valía de los cuadros que ha ido reuniendo. La pasada primavera se dirigió a mí y me pidió que me pusiera manos a la obra. Me exigió rapidez y exclusividad, porque quería tenerlo listo en la pasada Navidad, y así lo hice", cuenta.

"En el tiempo que dura la gestación de un bebé", Valdivieso inventarió, indagó e hizo una valoración los 300 lienzos, sacando a la luz interesantes novedades sobre la colección.

Por ejemplo, se corrigió la catalogación anterior de una docena de obras, cuya autoría no era correcta, aunque todas ellas son de un "valor secundario".

Asimismo, amplió la documentación de algunas pinturas, añadiendo comentarios sobre el contexto histórico y ambiental de las escenas que retratan.

"En cuadros sobre los episodios del Quijote he identificado el capítulo y el tema al que se refieren y he detallado qué zonas concretas se recogen en algunos paisajes de Venecia, por ejemplo", subraya.

Valdivieso asegura, tras haber concluido esta tarea, que la colección Bellver "está formada por pinturas que pertenecen fundamentalmente a la escuela romántica y realista sevillana, de la segunda mitad del siglo XIX, aunque también cuenta con lienzos de principios del siglo XX".

"Están representados además los principales artistas sevillanos románticos y realistas, con escenas costumbristas, paisajes y bodegones", agrega.

El catálogo revela "una pintura muy variada de artistas conocidos", entre los que destaca la amplia nómina de pintores sevillanos. Hay obras de Cabral Bejarano, Esquivel, Gutiérrez de la Vega, de la familia Bécquer o de José María Romero, entre otros.

La colección incluye también pinturas de la escuela malagueña, granadina, gaditana y madrileña.
En suma, según palabras de Valdivieso, "estamos ante una colección plural, variada, con algunas obras de muy buen nivel, y otras de menos, pero que en conjunto es muy interesante".

Y que es "la más importante en lo que al ámbito se sevillano se refiere", enfatiza.

A su juicio, la donación de estos lienzos a la ciudad "permitirá reforzar sin duda alguna el poco número de piezas de esta época que hay en el Bellas Artes, una pinacoteca que presume de una amplísima selección de pintura barroca, pero cuyo repertorio del siglo XIX es menos intenso".

En el capítulo de joyas de esta colección, Valdivieso cita una pintura de Andrés Cortés, Camino de la Feria, un lienzo de gran formato donde aparecen caballistas y ganado camino de la Feria de Santiponce, a la orilla del Guadalquivir.

También resalta dos pinturas "espléndidas" de José María Romero, de carácter costumbrista, y un magnífico repertorio de obras de José García Ramos, autor costumbrista de finales del XIX que "tiene un interés tremendo porque muestra los usos y costumbres de la vida sevillana de esta época", argumenta.

En su opinión, el número de cuadros que deben ir al Bellas Artes "dependerá del espacio y de los criterios de quienes hagan la selección", si bien él considera que hasta 200 podrían colgar por calidad de sus paredes. "Habría que prescindir quizá de un tercio de la colección, pero el resto es de muy buen nivel".

  • 1