sábado, 15 diciembre 2018
20:38
, última actualización
Jóvenes al día

«Es diabólico lo que hacen con el empleo encomendándose a la Virgen»

Rubén Sánchez / @RubenSanchezTW es la cara pública de la asociación de consumidores Facua, pero también uno de los tuiteros más acosados por ‘trolls’, las cuentas zombis y otros personajes lóbregos de las redes sociales.

el 15 nov 2014 / 08:00 h.

Imagen Retratos Rubén 2 copiaweb¿Qué hacer cuando los ‘trolls’ se pasan de la raya? Bloquearlos, convertirlos en tus mascotas, dejar que les dé una sobredosis... ¿Le has cogido cariño a alguno de ellos por constante? No, en absoluto. Hay un tipo obsesionado conmigo y con mi familia al que ya he puesto varias demandas judiciales. [Enlaza al post del blog Rubensanchez.tw donde anuncia la demanda a Luis Pineda]. ¿Qué son las cuentas zombis? Cuentas muertas que se compran al por mayor para simular que se tienen muchos seguidores. Y luego está la de Miguel Ángel Rodríguez [exportavoz de Aznar]. ¿Qué otros ‘gato por liebre’ se esconden en Twitter? Empresas que abren cuentas para darse autobombo y cuando los usuarios les planteamos problemas no se atreven a contestar. ¿Qué poder tiene Twitter? Más que Facebook y menos que la señora Botín. De momento. ¿Qué cambiarías de Twitter? Acabaría con los anuncios pagados por empresas que engañan y sustituiría el azul del logo [el pajarito] por un color más cálido. Y en el Gobierno también. ¿Qué te ha sorprendido de Twitter? Que usemos un negocio al servicio de los de arriba como un arma para los de abajo. Disparamos tuits para provocar la movilización. ¿Y qué te ha decepcionado? La prepotencia de los propietarios de Twitter, que no actúan como deben contra prácticas tan graves como la pedofilia y el ciberacoso. ¿Qué no debería decir jamás nadie en la red social Twitter? «Te sigo y me sigues». Debería estar penalizado. ¿Qué se puede decir en Twitter pero no se puede decir a la cara? Los cobardes, muchas cosas, sobre todo desde perfiles falsos. No tuiteo nada que no diría de frente. Sólo resumo en 140 caracteres. ¿Cuál ha sido tu mejor tuit? Hay uno de junio donde digo quién será el próximo alcalde de Sevilla. Si acierto no me ganaré la vida de vidente, pero me encantaría. [También incluye en el mensaje este: «El PSOE imita a la Coca-Cola en sus operaciones de marketing. Primero lanzaron el Socialismo Light y ahora el Socialismo Zero»]. ¿Y el que te dio dolor de cabeza? Un tuit que al final borré, pero no te lo puedo contar. ¿El que más RT logró? Inyectan 13.000 millones a un banco. Recortan el equivalente en Sanidad y Educación. Lo venden por 1.000 millones. ¿Crisis? Llámalo estafa [publicado el 22 de julio]. ¿Qué está pasando con el empleo? Los que manejan los hilos aprovechan la crisis para recortar salarios y derechos. Diabólico, pero se encomiendan a la Virgen del Rocío. ¿A qué te dedicas cuando no estás tuiteando? Disfruto de mi pareja, mis niñas, mi gente y mi trabajo. También veo pelis, series y monólogos, leo cómics de superhéroes... y tuits. ¿Y cuando tuiteas? Sobre todo a denunciar abusos. Pero también a comentar cosas que me divierten. Y me encanta bromear, provocar, desconcertar... ¿Qué no soportas de la vida? Que haya tanta gente que disfruta haciendo daño a los débiles o que se aprovecha de ellos. Un puñetazo sobre la mesa por... Tengo los puños apretados permanentemente. ¿Enganchan las redes sociales? Con decirte que estoy escribiendo las respuestas a esta entrevista usando la aplicación de Twitter en lugar de un procesador de textos... ¿Y cómo se dejan? Dejar las redes es muy fácil, yo lo he hecho cientos de veces. Un refrán, esos tuits medievales. Prefiero una frase de cómic: «Un gran poder conlleva una gran responsabilidad». ¿Qué hacemos con la Tierra? Plantar semillas de cambio. ¿Con España? Finiquitar el régimen del 78. Necesitamos una nueva Constitución que podamos votar con libertad, sin el miedo de hace cuatro décadas. ¿Con la economía? No dejarla en manos de quienes sólo buscan enriquecerse a costa de explotar a los trabajadores y defraudar a los consumidores. ¿Qué te hace libre? La verdad me hace libre (Juan, 8:32). También la risa. Y que ya no tengo hipoteca.

  • 1