lunes, 25 marzo 2019
16:09
, última actualización
Local

«Es difícil sellar un pacto en Oriente Próximo en un futuro inmediato»

El plan de paz auspiciado por un grupo de intelectuales y políticos palestinos e israelíes prevé la convivencia de los dos Estados con Jerusalén como capital de ambos.

el 09 mar 2010 / 20:32 h.

TAGS:

Yossi Beilin acudió ayer a unas jornadas en la Fundación Tres Culturas en Sevilla.
-¿Ustedes esperaban que la Iniciativa de Ginebra, un plan para alcanzar la paz entre Israel y Palestina fuese tan denostado?
-Hay que ser justo, el Gobierno palestino nunca criticó el acuerdo y por parte de Israel fue censurado por el Gobierno de Ariel Sharon, pero cuando llegó al poder Ehud Olmert fue mucho más positivo. La crítica principal de Sharon fue que los israelíes habían llegado demasiado lejos en temas como Jerusalén y los refugiados. Mientras que por parte del lado más extremista de los palestinos, es decir, Hamás, decían que los palestinos también se habían excedido en los mismos temas.


-¿Confía en que pueda haber una solución al conflicto entre israelíes y palestinos en un futuro próximo?
-Es difícil sellar un pacto en un futuro inmediato, pero eso no quiere decir que no haya posibilidad de que se llegue a una alianza. También existe la posibilidad de que se firme una resolución interina hasta que se alcance la definitiva. Esta solución siempre sería mejor que nada.


-¿Qué opinión le merece el inicio de las negociaciones indirectas?
-Si no empezamos algo no tendremos la posibilidad de comenzar nada. Pero es trágico que después de tantos años sólo podamos tener negociaciones de proximidad, que son más bien las que se suelen realizar entre enemigos.


-¿En estos encuentros se tiene que tener en cuenta la Iniciativa de Ginebra?
-Sin duda, un gobierno tiene que utilizar este acuerdo, no lo tiene que duplicar, aunque sí se puede modificar, es un documento que está ahí.


-¿La expansión de los asentamientos judíos puede ser un handicap para sellar una iniciativa de paz?
-No es un problema porque los campamentos en el lado palestino se van a desmantelar. La cuestión es la frontera, no los asentamientos. Es el mismo problema que la violencia, pero esto no va a impedir que se pueda llegar finalmente a un acuerdo.


-¿Cree que podrán llegar a buen puerto las negociaciones que acaban de comenzar?
-No excluyo esta posibilidad, es algo difícil, pero esto no quiere decir que sea imposible.


-Da la impresión de que la mayoría de la población, tanto israelí como palestina, quiere realmente un acuerdo de paz ¿Esto es así?
-La postura de los ciudadanos a favor de un acuerdo de paz se debe al trabajo que estamos haciendo para dar a conocer la Iniciativa de Ginebra.


-¿Cómo vivió usted el ataque a Gaza por parte de Israel en diciembre de 2008?
-Fue un reto importante para el Gobierno de Israel. Yo no estuve de acuerdo con el grado y nivel de reacción por parte de Israel, pero quizás tampoco pudo mantenerse indiferente al lanzamiento continuo de misiles desde la Franja de Gaza a suelo israelí.


-¿La radicalización de Hamás puede frenar un acuerdo de paz?
-Evidentemente. Con Hamás no se podrá llegar a un acuerdo, porque ellos no están dispuestos llegar a un pacto con Israel. Sólo se podrá cerrar una resolución con la OLP.


-Entonces el acuerdo está cojo...
-Desde el punto de vista israelí se ha abandonado Gaza. Entonces no se tienen que negociar las fronteras de Gaza, porque ya no está bajo ocupación israelí.

  • 1