martes, 11 diciembre 2018
08:23
, última actualización
Cultura

Espectacularidad y virtuosismo

Crítica de Los Miserables. El musical estará en Sevilla hasta el 12 de diciembre.

el 06 dic 2014 / 21:45 h.

TAGS:

**** Auditorio Fibes. 5 de diciembre. Texto francés original: Alan Boubil y Jean-Marc Natel. Música: Claude-Michel Shonberg. Letra: Herbert Kretzmer. Traducción: Albert Mas Griera. Coreografía: Michael Ashcroft. Dirección: Laurence Connor y James Powell. Intérpretes: Daniel Diges, Ignasi Vidal, Armando Pita, Guido Balzaretti, Lydia Fairén, Elena Medina, Eva Diego, Carlos Solano, Talia del Val, Víctor Díaz, David Velardo, Martina Vidal, Ariadna Gil... bin_33461369_con_16525409 Por encima de su contenido temático, un musical debe tener una puesta en escena espectacular, una música impactante y unos intérpretes virtuosos. Desde luego este musical cumple con creces con todos esos cánones, aunque no haga demasiada justicia a la novela de Víctor Hugo. Los Miserables se define como una novela romántica, pero contiene muchos elementos de la literatura realista que acabará desbancando al Romanticismo. Sus verdaderos protagonistas son los pobres, que se muestran depravados, corruptos y miserables, aunque en ningún caso son simples. Hugo justifica su vileza en función de la degradación y la situación de desamparo a la que se han visto condenados. Partiendo de esa premisa, la novela elabora una profunda reflexión sobre la justicia, el honor y la maldad como fruto de la desigualdad social. Pero en este musical la crítica se pierde. A fuerza de renunciar a los diálogos para contar la historia sólo con las letras de las canciones, la dramaturgia deja a un lado la crítica humanista para centrarse en destacar los aspectos más románticos de la obra, como la bondad del obispo, la redención de Valjean, la tragedia de Fantine o el heroísmo de Eponine y Marius. No obstante, al igual que en la novela, el personaje de Javert y su enfrentamiento con Valjean refleja el peligro de convertir el ejercicio de la ley en una religión. La puesta en escena reproduce el revestimiento espectacular que todo musical debe alcanzar. Para ello se sirve de una majestuosa escenografía, basada en los dibujos del propio Víctor Hugo, una enfática iluminación, rica en matices, y un adecuado uso de los recursos humanos que sube a escena a más de veinte actores secundarios. Aunque parecen muchos más, gracias a la magnífica composición escénica de Laurence Connor y James Powell, quienes logran imprimir al musical un ritmo fluido, a pesar de su excesiva duración. Cabe destacar la actuación de Daniel Diges en el papel de Valjean e Ignasi Vidal como Javert. Ambos protagonizan un duelo interpretativo que alcanza momentos geniales, sobre todo en la primera parte. También Armando Pita como Thénadier y Eva Diego como su esposa nos brindan una interpretación magistral, colmando de humanidad y comicidad a sus personajes, aunque quién más nos emocionó, por su frescura y dominio técnico, fue la pequeña Marina Vidal, que representó a la pequeña Cosette.

  • 1