martes, 13 noviembre 2018
20:31
, última actualización
Local

Esperas eternas para conseguir una ganga

Los comerciantes se muestran “optimistas” con las ventas

el 07 ene 2012 / 19:42 h.

TAGS:

Desigual organizó un evento para premiar a los 100 primeros que entraran en ropa interior.

Bolsas en las manos antes de entrar en cualquier comercio y a la salida. Los miles de sevillanos que se congregaron ayer en el centro en el primer día de rebajas no salían con paquetes de las tiendas sino que entraban con ellos. Y es que la mayoría aprovechó este primer día de ofertas para ajustar cuentas con los Reyes Magos y, de paso, picar con alguna ganga. “Yo no vengo a comprar nada. Es que ayer me regalaron un jersey y me queda pequeño”, afirmaba Ana Hidalgo, de 59 años, en el autobús que le llevaba hasta la zona comercial. ¿Cree que no comprará nada más? “No lo sé. No lo puedo asegurar pero yo voy a intentar que no porque tengo la cartera muy vacía después de las navidades”, explicaba con rotundidad.


Tal vez por eso, por tener nada en los bolsillos, cientos de personas hicieron cola en Desigual para ser uno de los 100 primeros en acceder a la tienda. La marca regalaba un conjunto de ropa a los más atrevidos, a quienes fuesen en ropa interior, y hubo muchos que no se cortaron un pelo. “La primera chica se vino a las tres de la tarde del viernes para esperar. Ha estado toda la noche aquí”, detallaba Estefanía García, segunda encargada de la tienda que la firma tiene abierta en la calle Sierpes desde hace 15 días.


Con una cola en caja que llegaba hasta los probadores, Estefanía hacía hincapié en la voluntad de estas 100 personas para conseguir el premio. “Nosotros hemos abierto antes, a las nueve de la mañana, pero es que la mayoría llevaba haciendo cola desde el viernes. ¡Incluso muchos han dormido aquí, en la calle!”, exclamaba con sorpresa. El premio era un conjunto de ropa a elegir entre todos los productos, excepto complementos y nueva temporada. Este evento no es la primera vez que se celebra en España y, según Estefanía, “siempre ha tenido mucho éxito”. Ciudades como Barcelona, San Sebastián, Marbella, Berlín, Londres, París, Amsterdam, Lisboa y Nueva York también han organizado esta cita.


Otras tiendas no recurrieron a desnudar a los clientes pero sí abrieron sus puertas una hora antes, a las 9.00. Fue el caso de El Corte Inglés, que invitó a los más madrugadores a evitar aglomeraciones. Sin embargo, fueron pocos en Sevilla los que sabían de este horario y optaron por ir a la hora habitual. “Yo no sabía nada. He venido sobre las once porque pensaba que no iba a haber tanta gente y mira ahora como está todo”, decía María Gadea, señalando a todo el mundo que se agolpaba a su alrededor en torno a una montaña de jerseys de caballeros.


Al margen de las acciones programadas, lo cierto es que el centro de Sevilla recordaba ayer a Semana Santa. “Por Dios, ¡qué marea de gente!”, gritaba un señor a la salida del Círculo Mercantil e Industrial, sito en la calle Sierpes. La bulla fue incrementándose a lo largo de la mañana y las colas se hacían eternas tanto dentro como fuera de las tiendas. “Uy, yo no entro ahí ni loca”, comentaba una señora ante la visión del interior de la tienda de Zara en Tetuán.


Otros sí optaron por hacerlo y aguantaron hasta 45 minutos por hacerse con productos a un precio más bajo. “Ya que estamos aquí, no nos vamos a llevar una prenda o dos. Al menos amortizamos la espera”, confesaba Mariola Barrios, que venía desde su pueblo, Mairena del Alcor, para cambiar “las cosas” de Reyes y, así, “rebuscar entre las gangas”.


Su vecina de cola, Marta Aguilera, de 30 años, se quejaba de la situación. “No puede ser que estemos aquí tanto tiempo. No me creo que sea por la gente. ¡Es que no hay personal! Deberían contratar a más dependientes”, añadía a la misma vez que denunciaba la situación en otras tiendas: “Había una persona cobrando y tres dependientes más en la tienda. ¿Tú crees que eso es normal?”.


DESCUENTOS NO TAN FIEROS. El vicepresidente de Aprocom, Tomás González, aseguró ayer que de momento podían estar “optimistas”. “Parece que las previsiones -confían en superar las ventas un 5% respecto a 2011- se van cumpliendo. Es el comienzo de las rebajas y hay mucha gente pero creemos que se está vendiendo lo esperado”, confirmó.

No obstante, recogió las quejas de algunos clientes en cuanto a los descuentos. “Hay muchos escaparates con rebajas del 50 o el 70% pero después entran en la tienda y casi todo se reduce al 10 o 15%. Es una táctica de los comercios para atraer al cliente pero claro este busca el ofertón y no lo hay. En realidad, los descuentos no son tan fieros”, matizó a la misma vez que recalcó: “Contra esa práctica no puedes denunciar nada porque en los carteles exteriores pone siempre la palabra desde”.

El vicepresidente de Aprocom también matizó que la “avalancha” de ayer no se dará más. “Normalmente, la gente tiene más margen para cambiar los regalos de reyes pero este año se reduce al sábado porque el domingo no abren los grandes comercios”, explicó a la misma vez que situó el repunte de las ventas en los primeros diez días. “Después, las ventas bajan y se pueden adquirir más productos de nueva temporada”, concluyó.

  • 1