viernes, 15 febrero 2019
20:13
, última actualización
Deportes

Esta derrota no le debió de gustar nada a... Brasil

La primera, en la frente. España empieza el Mundial cuesta arriba y si logra el pase a octavos se las podría ver en el cruce con Brasil, a quien no debe hacer gracia alguna tal posibilidad.

el 16 jun 2010 / 17:34 h.

El suizo Fernandes celebra el 0-1 ante Capdevila e Iker Casillas. (Foto: Efe)
España se empachó de balón en su debut mundialista y la digestión resultó muy pesada. La primera nos la dio Suiza en la frente. Que no cundan las alarmas, pero que nos sirva la lección de cara a próximos y decisivos compromisos. El cupo de fallos lo hemos agotado a las primeras de cambio. Quizá sea mejor así: ahora sólo nos vale ganar los seis próximos partidos para ser campeones del mundo, un título para el que seguimos contando entre los principales favoritos pese a la derrota.

Decía Omar Hitzfeld, el seleccionador suizo que nos la clavó en Durban, que equipos como el de España sale uno cada siglo. Y digo yo que partidos como el de ayer (24 remates a favor por 8 de Suiza, 12 a 3 en corners) se pierden uno de cada cien, de hecho es el segundo que cede la Roja de los 27 que ha dirigido Del Bosque, que seguramente ayer se equivocó al dejar fuera del once a Torres y Cesc.

No me cabe la menor duda de que lo de ayer fue un accidente, que nos sirva de cura de humildad, pues a la postre hasta nos puede venir bien. Ante Honduras y Chile estoy seguro de que no habrá tantas contemplaciones. La que tiene que estar preocupada es Brasil: igual nos encuentra en octavos. Cuidado.

  • 1