miércoles, 12 diciembre 2018
13:09
, última actualización
Deportes

Este Baloncesto Sevilla sí tiene alma y ambición

El equipo de Luis Casimiro vence en la cancha del CAI Zaragoza (97-99) tras dos prórrogas y amplía su racha victoriosa después de un partido espectacular.

el 08 feb 2015 / 14:46 h.

CAI-ZARAGOZA--BALONCESTO-SEEl Baloncesto Sevilla firmó su cuarto triunfo consecutivo desde la llegada de Luis Casimiro. El CAI Zaragoza, en puestos de playoffs, no pudo con la imparable reacción de este nuevo Baloncesto Sevilla, que dejó claro a todos que pasar más tiempo en la zona de descenso no va con él. Y lo hizo, además, en un gran encuentro, donde trabajó y trabajó hasta ponerse por delante en el último cuarto, forzar dos prórrogas y llevarse la victoria gracias a su seriedad y ambición. No queda otra que dejarse la piel, y esto fue justo lo que hizo en un domingo donde todos sus integrantes rindieron a un gran nivel. La victoria, unida a la derrota del Fuenlabrada ante el Real Madrid (86-69), permite al equipo de Casimiro dejar el último puesto de la clasificación. Ahora es penúltimo y tiene a tiro salir de la zona de descenso, pues iguala en su bagaje (5 victorias y 15 derrotas) a La Bruixa d’Or Manresa y al Andorra, que cayeron ante el Bilbao Basket (86-77) y el Gipuzkoa Basket  (77-88), respectivamente. Y eso que no comenzaron bien las cosas para el conjunto de San Pablo. Su puesta en escena fue más propia de la etapa Roth que de la actual. El CAI le endosó un 11-0 y el fantasma del pasado asomó por el pabellón Príncipe Felipe. Fue un espejismo. Byars frenó la sangría -hasta cuatro minutos sin anotar- con un lanzamiento de tres. Su canasta fue una liberación para el conjunto sevillano, que, con la entrada de Willy y Radicevic se metió en el partido. Al cierre del primer cuarto, el marcador era 19-11 para los locales. La paciencia en ataque, con mejores decisiones y un mayor acierto, y la tensión defensiva dieron paso a un nuevo panorama. Tan sólo Penney figuraba en el quinteto inicial al inicio del segundo cuarto respecto al primero. Radicevic (7 puntos, 2 rebotes y 2 asistencias al descanso), Willy (7 puntos y 4 rebotes) y Porzingis (6+1) tiraron del carro y empataron (23-23, m.14) un partido que había comenzado con malas sensaciones. La decoración cambió por completo, aunque en el intercambio de canastas el CAI se marchó a vestuarios con una renta que le daba aire (38-31) gracias a la aparición del serbio Jelovac, autor de 8 puntos en este segundo periodo, bien secundado por Joan Sastre, viejo conocido de la afición de San Pablo. Pero si hay algo claro es que este Baloncesto Sevilla es otro Baloncesto Sevilla. En los escasos días que Luis Casimiro lleva a frente del equipo, se ve hambre, orgullo y, sobre todo, una clara optimización de las virtudes de este equipo. No lo tiene fácil porque el lastre que arrastra por su mal inicio de campaña es pesado, pero su línea es ascedente y eso debe ser un motivo de optimismo. NOMBRES PROPIOS. Jugadores como Radicevic o Porzingis se están quitando la presión por momentos y van a más. Y si no, que le pregunten al letón, espectacular en su salida a la pista en el tercer cuarto. Elevó su anotación hasta los 12 puntos y demostró la calidad que tiene. También los pecados de juventud, que le hicieron tomar algunas decisiones equivocadas. Pero Krystaps había aparecido y su momento estaba por llegar. No obstante, el serbio Katic (12 puntos y 3 rebotes por entonces) pidió paso bajo los tableros y permitió que el CAI siguiera jugando con el marcador a su favor en el tercer cuarto (49-48). Apretaba y de qué manera el equipo de Luis Casimiro y fue al inicio del último cuarto cuando Willy puso por delante (49-50) al Baloncesto Sevilla. Era la primera vez que mandaba sobre la pista. El pívot madrileño lideró la remontada con sus 13 puntos y 7 rebotes, pero lo suyo fue flor de un día. La quinta falta personal le dejó fuera de combate justo cuando mejor estaba y cuando el equipo estaba lanzado. Pese a ello, sus compañeros siguieron apretando los dientes. Balvin (10 puntos y 3 rebotes) tomó el testigo y Oriola (10+3) elevó la ventaja hasta los cinco puntos (60-65). Espectacular la reacción del conjunto de Casimiro, con todos sus jugadores arrimando el hombro y demostrando su ambición. Berni (9 puntos, 2 rebotes, 6 asistencias, 2 recuperaciones en ese momento) tiró de galones; Woodside se desesperezó (7 tantos y 4 capturas)... y Porzingis reivindicó su condición de jugador llamado a llegar lejos. Su sola presencia en pista a medio gas ayuda. Los últimos compases del encuentro fueron tremendos. El Baloncesto Sevilla erró desde la línea de tiros libres y dejó escapar la ocasión de sentenciar el choque. Llompart lo empató y dejó el marcador en 75-75 con 6.3 segundos por jugarse y posesión para los de Casimiro. Berni penetró pero el balón... quedó retenido. El CAI tenía 2.3 segundos para ganar...y estuvo a punto. Prórroga. Sastre sí acertó desde la línea de tiros libres y puso por delante a los locales. Landry, otro viejo conocido, también pidió paso y complicó las cosas a su exequipo. Porzingis devolvió la igualada (79-79)... pero Goulding apareció para anotar de tres y poner un peligroso 82-79 en el marcador. Y fue entonces cuando Radicevic, de nuevo, asumió la responsabilidad: dos tiros libres anotados y un triple demoledor para poner a los sevillanos con 82-84 a favor a falta de 34 segundos. Tocaba defender a muerte y Porzingis eclipsó a Goulding en la que parecía última intentona del CAI. Radicevic volvió a lanzar desde la línea de tiros libres. Sólo anotó uno esta vez y los locales forzaron tres lanzamientos libres a 4,4 segundos para el final. Jelovac no perdonó: 85-85. Radicevic no acertó en la última jugada... y ¡segunda prórroga! MÁS EMOCIÓN TODAVÍA. Oriola cometió su quinta falta. Otro revés que se unía al de Willy, que lo veía todo desde el banquillo. Pero nada frenó a este equipo. Radicevic anotó (18 puntos en ese momento) y forzó un tiro y Byars puso el marcador en 86-93 con un triplazo a 2'57" para el final. Landry apagó el fuego, Porzingis cometió pasos...y Sastre anotó de tres (91-93). Woodside le echó valor y encestó de dos. Como Landry. Más emoción, imposible. Porzingis cometió su quinta falta. No tenía pívots el Baloncesto Sevilla excepto a Balvin. Sastre palmeó un balón increíble y empató, pero Woodside retomó la ventaja con un tiro libre. Fue entonces cuando Berni robó un balón de oro. Quedaban 14.8 segundos y tiros libres para Byars, que no falló: 95-98. Goulding puso a uno al CAI desde la línea de personal. Balón para el Baloncesto Sevilla con 97-98 y 10 segundos por jugar. Berni anotó un tiro libre. Balón para los locales con 97-99... y error de Jelovac, que no pudo con la defensa visitante. Extraordinaria la victoria de los sevillanos. Ficha técnica:  97 - CAI Zaragoza (19+19+11+26+10+12): Lisch (15), Sastre (15), Pére Tomàs (4), Landry  (13), Norel (5) -cinco inicial- Llompart (4), Katic (12), Robinson (2), Goulding (10), Fontet (-) y Jelovac (17).  99 - C.B. Sevilla (11+20+17+27+10+14): Woodside (11), Penney (-), Berni Rodríguez (10), Oriola (10), Balvin (10) -cinco inicial- Byars (10), Radicevic (18), Porzingis (17) y Hernángómez (13). Arbitros: Peruga, Redondo y Planells. Excluyeron por personales a Hernangómez (min.34), Lisch (min.40), Oriola (min.47), Porzingis (min.49) y Llompart (min.50). Incidencias: partido correspondiente a la vigésima jornada de la Liga Endesa disputado en el pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza ante 7.659 espectadores.

  • 1