sábado, 23 marzo 2019
17:51
, última actualización
Local

Feijóo augura una 'convulsión' si el PP logra mayoría absoluta

El presidente del PPdeG, Alberto Núñez Feijóo, expresó su deseo de que el voto de los emigrantes no sea decisivo en las próximas elecciones autonómicas del 1 de marzo ya que, en su opinión, Galicia vivirá "sin duda" una "convulsión" social si los populares logran la mayoría absoluta.

el 15 sep 2009 / 20:36 h.

TAGS:

El presidente del PPdeG, Alberto Núñez Feijóo, expresó su deseo de que el voto de los emigrantes no sea decisivo en las próximas elecciones autonómicas del 1 de marzo ya que, en su opinión, Galicia vivirá "sin duda" una "convulsión" social si los populares logran la mayoría absoluta el domingo electoral y la pierden posteriormente "con las sacas" de votos de los gallegos residentes en el exterior.

"Me gustaría muchísimo que no ocurriese ese escenario y que el que gane lo haga con el voto del interior", confesó Feijóo en una entrevista concedida a Europa Press. En base a esto, rechazó querer convertirse en presidente gracias al sufragio de la diáspora, que vota "sin garantías", y en el lado opuesto situó al actual titular de la Xunta, el socialista Emilio Pérez Touriño, a quien acusó de pretender revalidar su cargo "a cualquier precio".

En este sentido, culpó al PSOE de haber "imposibilitado" que los emigrantes --alrededor del 15 por ciento del censo electoral-- puedan votar en las mismas condiciones que los residentes en la comunidad autónoma. Por eso, otorgó un "suspenso" en transparencia a la actual Xunta, que ha incumplido "a sabiendas" y de forma "intencionada" dos de sus principales compromisos en esta materia, tanto implantar el voto en urna en la emigración como garantizar la pluralidad en la radio y televisión gallegas.

También denunció que el bipartito ha usado el aparato de la Xunta con fines partidistas y alertó de que en esta tarea ha empeñado "mucho dinero público". Entre otros ejemplos, citó el caso de la presunta agente electoral del PSdeG, la apertura de oficinas "suntuarias" en Argentina e Uruguay, o el incremento "brutal" del número de asesores de los altos cargos del Gobierno gallego.

LIDERAZGO EN EL PPdeG

"El plus de poder se está usando", resumió, pero confió en la "inteligencia" de los electores así como en que "se den cuenta" de que viven "peor que hace cuatro años". Según su pronóstico, "muy pocos gallegos" votarán "más de lo mismo" porque "cada vez son más" los que piden un "cambio" político. Así, Feijóo se mostró optimista de cara a las próximas elecciones gallegas dada su "convicción personal" de que conseguirá un buen resultado en estos comicios.

Con el "balance electoral", el actual líder del PP gallego convocará un congreso para "comparecer delante de todo el partido" , algo que rechazó hacer antes de las autonómicas porque "no sería razonable" que el resultado de los comicios no le "afectase nada". Así, reivindicó su filosofía de "dar la cara" y adelantó que volverá a aspirar a la Presidencia del PPdeG sólo si eso es "positivo" para el partido y si su liderazgo es revalidado "claramente" en las urnas.

Aunque se mostró convencido de que esto ocurrirá, admitió que "falta la concreción del escrutinio" y, por eso, rechazó dirigir el PPdeG si pierde las elecciones, algo que contrapuso al comportamiento de los otros dos líderes políticos, Emilio Pérez Touriño (PSdeG) y Anxo Quintana (BNG). En cualquier caso, aseguró que el futuro congreso del PP gallego no le ocupa "ni un minuto" y, por el contrario, centró sus prioridades en "ser presidente de Galicia".

Para lograrlo, Feijóo se ve "enriquecido" tras sus visitas por toda la geografía gallega para conocer los problemas de la sociedad gallega. "Para presidir a los gallegos, es fundamental conocerlos", razonó y, pese a que en sus visitas no ha "discriminado" a ningún municipio, apuntó a Pontevedra --donde el PP aspira a subir un escaño-- y a Lugo y Ourense --en donde espera mantener los resultados de 2005-- como provincias "clave" para obtener el diputado 38, el que da la mayoría absoluta.

De cara a este objetivo, apostó por promover hasta el 1 de marzo tanto las siglas del partido como su propia figura como candidato, convencido de que el electorado decisivo no sólo vota el proyecto sino también a "la persona que lo encarga".

SOLO DOS CANDIDATOS

Aunque redujo el número de candidatos a dos al dar por hecho que sólo él y Touriño tienen posibilidades reales de presidir la Xunta, Feijóo comparó algunas de sus características con las de los tres líderes gallegos. "El único cien por cien rural soy yo", sentenció y, a modo de justificación, enfatizó que mientras que Touriño y Quintana estudiaron en colegios "elitistas" de grandes ciudades, él lo hizo en una aldea de Pombeiro.

De este modo, rechazó su imagen de 'urbanita' y enfatizó que "la realidad" es que "acertar en el rural" es una de sus objetivos puesto que no interesarse por este ámbito es "no preocuparse por la despensa de Galicia". Por contra, acusó al bipartito de usar "todos los mecanismos legales y paralegales" para introducirse en el rural, en contra de lo que socialistas y nacionalistas defendían desde la oposición. "Han hecho todo lo que criticaban pero multiplicado por diez", reprochó.

Feijóo también reivindicó su galleguismo y rechazó que el PPdeG haya perdido este principio desde que él preside el partido. "En algunos sectores dicen que soy un nacionalista peligroso", alegó, y añadió que no necesita "airear" sus ideas "todo el día" porque "nadie necesita presumir de lo que ya tiene".

Por el contrario, acusó al BNG de intentar "disfrazarse" de galleguista al darse cuenta de que "Galicia no es nacionalista". "Como su ideología no vende, le interesa esconderla y apropiarse de la de otro partido", reflexionó y, frente a esto, erigió al PP en una fuerza "convencida" de sus ideas.

Además, definió a su partido como un "proyecto colectivo", por lo que rechazó que el PP sea conocido por "cuestiones que afectan a la intimidad de las personas". En este sentido, descartó tener "ningún interés" en "hacer bandera" de los "asuntos más privados" y apostó por respetar los derechos individuales de la sociedad, como las creencias religiosas.

Al margen de la renovación de ideas, Feijóo garantizó que el grupo parlamentario popular de la próxima legislatura tendrá caras nuevas, que decidirá de forma "responsable" con los presidentes provinciales. En todo caso, transmitió su "deuda de gratitud y lealtad" con los actuales diputados y desveló que aquellos que no repitan tendrán "responsabilidades en la Administración posterior".

También agradeció la "enorme generosidad" del partido para darle "espacio" desde que asumió la Presidencia del PPdeG y sucedió a Manuel Fraga, a quien se refirió como un "personaje patrimonio de Galicia" que participará en la campaña "lo que su salud le permita".

LIDERAZGO DE RAJOY

De cara al resultado electoral, Feijóo se erigió en responsable del éxito o del fracaso del PPdeG y, por eso, rechazó que el liderazgo del presidente del partido a nivel nacional, Mariano Rajoy, esté en juego en las elecciones gallegas. "El responsable de todo esto soy yo", sentenció y, no obstante, admitió que la victoria del PP "no es indiferente" para aumentar el peso de Galicia en España.

Respecto a este punto, opinó que es uno de los "grandes fracasos" del bipartito, que, a su entender, no ha conseguido que la comunidad gallega esté "en la agenda política" del país. Otra de las asignaturas pendientes de la actual Xunta es la reforma estatutaria, algo que, a pesar de ser "responsabilidad" de todos los partidos, es un "fracaso" de Touriño, que no supo "liderar" el proceso.

"Pero si es incapaz de hacer un reparto eólico con transparencia y seguridad, cómo vamos a pedirle que haga una reforma estatutaria", exclamó, y garantizó que si logra la mayoría absoluta intentará "incorporar" al PSOE a su propuesta y que le ayude a incorporar al BNG.

  • 1