domingo, 21 abril 2019
15:00
, última actualización
Economía

Fiebre inversora en Brasil

La oportunidad de los Juegos Olímpicos de 2016 y el Mundial de Fútbol en 2014 suscitan el interés de empresas foráneas

el 15 oct 2009 / 20:45 h.

Está de moda. Desde que Río de Janeiro se impusiera a Madrid hace tan sólo dos semanas como sede para albergar los Juegos Olímpicos de 2016, muchos ojos -sobre todo empresariales- siguen con atención el abanico de posibilidades que se abre en el país carioca. Y eso, sin contar con la celebración, dos años antes, del Mundial de Fútbol 2014, que también acogerá el país suramericano, necesitado de un boom inversor, sobre todo, en materia de infraestructuras.

Conscientes de ello, y aprovechando la inauguración ayer de una oficina de Consulado Honorario en Sevilla, a cuyo frente se sitúa Blas Ballesteros, el embajador de Brasil en España, Paulo César de Oliveira, intervino en una jornada organizada por Extenda para acercar un poco más la realidad de este país y las oportunidades que ofrece para las empresas andaluzas.

Brasil, inversiones, negocio... El reclamo, pues, era suficiente para atraer el interés de 103 firmas de la comunidad que, como consecuencia de la crisis, ven en la búsqueda de nuevos mercados la mejor manera de hacer frente al estancamiento de la actividad nacional. Así lo advierte el director general de la promotora y constructora Ingeconser, José Luis González, que aprovechando su experiencia de negocio en Brasil, donde está presente desde 2005, incide en que a los empresarios andaluces no les queda más remedio que embarcarse en la aventura exterior para mantener el empleo y la actividad. "No hay que esperar a que la situación la resuelvan las Administraciones", agregó.

Ingeconser, que construye mil viviendas de lujo cerca de Fortaleza, aconseja a las firmas novatas informarse bien, a través de despachos de abogados o de la mano de socios locales, para reducir los riesgos, por lo que incide en la importancia de conocer la legislación propia en ámbitos como el urbanístico o medioambiental. Y una clave: una mentalidad abierta para generar empatía con la idiosincrasia de ese país. "He visto a muchos negocios equivocarse por tomar actitudes de querer cambiar su mentalidad", advierte.

Un país que ha salido ya de la crisis, actualmente en crecimiento, y con necesidades ingentes de inversión extranjera. Muchas razones que movieron a las empresas a la cita, aunque una compartida por todos: escapar de la crisis.

Por ello, acudieron tanto firmas que atesoran cierta experiencia en la exportación de sus productos, como otras neófitas en la causa. Aralo, compañía sevillana especializada en la comercialización de piedra natural, tiene una actividad, muy vinculada a la construcción, lo que les obliga a abrir nuevos horizontes, y de hecho ya están presentes en el Norte de África y Europa del Este. Ahora quieren cruzar el Charco y tantean el mercado brasileño, explica José Ignacio González, responsable de Exportación.

Un interés compartido con la onubense Antonio España e Hijos, dedicada a la gestión de residuos, desguace de vehículos y venta de piezas y maquinaria, que está comenzando a dar sus primeros pasos en el ámbito exterior. No queda otra ante la paralización del mercado interno, ahonda Carmen Muñoz, responsable de Operaciones Externas.

  • 1