sábado, 17 noviembre 2018
01:04
, última actualización
Local

Ganó la evidencia de que la torre no se puede parar

el 27 jun 2012 / 19:31 h.

TAGS:

Casi dos horas de debate, un receso para almorzar porque no había consenso, una presidenta que confundía Sevilla con México y que arrancaba risas unánimes en medio de un denso y tenso debate, una pantalla con imágenes de la torre Pelli , 21 países, un representante de Icomos, el alcalde de Sevilla y, finalmente, una resolución modificada de cabo a rabo. Desde luego el debate -retransmitido por la web de la Unesco - sobre los efectos de la torre Pelli en el Alcázar, la Catedral y el Archivo de Indias en el Comité de Patrimonio Mundial no tuvo desperdicio.

Si ya era más que llamativo oir hablar a los representantes de países tan diversos como Argelia, India, Francia o Emiratos Árabes sobre Sevilla, más lo fue oir los duros ataques de Francia y Estonia al Gobierno español y al Ayuntamiento.

La representante alemana incluso llegó a decir que el problema está en que se empezó el proyecto sin consultar y que era muy cuestionable que ahora fueran los políticos (en alusión al alcalde) al comité para después no aceptar las críticas. Estonia se mostró a favor de incluir a Sevilla en la lista negra y llegó a tildar de "arrogante" la actuación del Gobierno español.

Por contra, los representantes de Francia, Colombia e Iraq defendieron que ya era muy difícil derrumbar la torre, mientras que otros como Estonia y Suiza se sumaron a las quejas de Alemania.

Argelia, cuya moción posibilitó la intervención de Zoido, alegó que la torre se construye lejos de la zona histórica y que, ya que la torre está construida, "deberíamos preguntar a España si estarían dispuestos a parar la construcción por un periodo mínimo y estudiar el impacto". Lo que pidieron Senegal, Mali, México y Qatar: como ya está construida, sólo queda exigir a España que no se repita el error. Y eso fue lo que se aprobó. Eso sí, antes la presidenta del Comité tuvo que poner orden y recalcar que la torre "ya está construida", así que, para qué discutir sobre si parar o no las obras, lo que sería "inasumible".

Con todo, la mayoría de los países que participaron, y fueron muchos, apostaron por dar "una oportunidad a España".

  • 1