miércoles, 12 diciembre 2018
22:48
, última actualización
Local

Go: el ajedrez de los kamikazes se juega en La Carbonería

Es un entretenimiento japonés, pero no se juega con la play. El milenario go se hace un hueco entre 110 jugadores en Sevilla. Uno de ellos ha conseguido llegar a las Olimpiadas Mentales. Y el día 17 de este mes celebran un campeonato en La Carbonería. 

el 07 abr 2010 / 18:46 h.

TAGS:

¿Campeonato de qué? ¿Con qué consola se juega? Uno de los torneos más importantes de go en España se celebra el día 17 en el bar La Carbonería , porque Sevilla despunta 15 años después de la introducción de este milenario ‘ajedrez japonés' como una de las capitales españolas con más jugadores (110, frente a los 140 de ciudades mucho mayores como Madrid y Barcelona, según datos de la Asociación Andaluza de Go).

Se trata del XIII Campeonato Provincial, pero como no hay federación nacional en realidad es un torneo para España entera y la participación está limitada a 64 jugadores.

La historia del juego se remonta a la China de hace 2.500 años, vinculado a la aristocracia y a la corte imperial. Se extendió por Extremo Oriente, donde goza de gran popularidad y de un prestigio semejante al que tenían los ajedrecistas en la vieja URSS. A España no llega hasta la década de los 70, mientras que en Sevilla los primeros pasos de la asociación son de mediados de los 90. Se trata de un juego en el que el azar no interviene para nada. Al igual que el ajedrez representa una batalla -o tal vez una guerra completa, más exactamente, o la consolidación de un imperio, puntualiza la web de la Asociación Andaluza de Go-.

Las reglas básicas se aprenden con gran facilidad y a partir de ahí le queda al jugador toda una vida para perfeccionarse: hay 25 niveles de aprendiz, seis de amateur y nueve de profesional: personajes como el coreano Cho Chikun o el maestro retirado (tiene unos 90 años) Go Seigen pueden tener una cuenta corriente como Fernando Alonso, explica el presidente de la asociación andaluza, José Manuel Vega. En Sevilla ya hay quien ya ha superado los 25 niveles de aprendiz y también promesas como Santiago Navarro, un chaval de 14 años de Mairena del Alcor que conoció el go en uno de los cursillos itinerantes que financia la Diputación.

En España sólo el barcelonés Óscar Anguila tiene el nivel de 4 dan (cuarto aficionado), aunque la sevillana Sabina Rodríguez logró colarse en las Olimpiadas Mentales de Pekín 2008 para ser machacada por un contrincante japonés, a años luz de distancia. Por cierto, que ese torneo lo ganó Corea del Sur.

La brecha con Oriente se amplía con el go como carrera universitaria en Corea y canales de televisión dedicados al go en Japón, mientras que en España lo más parecido son los programas de póker nocturno y ni se televisa el ajedrez, explica Vega mientras se mesa el cabello. Al menos, su asociación, que tiene 40 miembros con las cuotas al día, ha conseguido que la Facultad de Arquitectura incluya un curso de go como asignatura de libre configuración con númerus clausus de 50 plazas y 600 solicitantes el último año.

Entre las curiosidades de la historia de este juego se cuenta que durante la II Guerra Mundial el ejército norteamericano obligó a sus almirantes a aprenderlo porque, como juego de estrategia como el ajedrez, recuerda las concepciones bélicas orientales. Fenómenos como el de los kamikazes se reflejan en las jugadas. También los ancianos que le dedican tiempo tienen la mente más despejada porque obliga a ejercitarla mucho.

 Si quiere conocer a los jugadores, ver los peculiares tableros y las fichas, o animarse a aprender a moverlas, la asociación tiene su sede en La Carbonería, y se reúnen todos los sábados por la tarde, antes de que el bullicio del bar les dificulte concentrarse en un juego que, como todo lo japonés, tiene su etiqueta: "Se juega a ganar, pero no a humillar. Lo educado es que un gran maestro use su diferencia de nivel para ganarme por un punto. También se deja libre la esquina derecha del rival para que mueva el brazo con más soltura", explica el jugador Raúl Aguilera.

Además de los encuentros en La Carbonería, con ayuda del área de Juventud, Fomento de la Actividad Física y Deportes de la Diputación la asociación de go organiza tanto cursos con disminuidos como para superdotados, además de escuelas itinerantes en colegios, institutos y pueblos. El trofeo del día 17, con un primer premio de 500 euros, no sería posible sin patrocinio privado.

Además, por la dificultad de encontrar las piezas y el tablero salvo en establecimientos especializados, cada día tiene más adeptos en Andalucía la opción de jugar  y aprender por internet

Tal vez no sea aún un juego de masas, pero la pasión de los jugadores sevillanos de go ha llegado a Japón. No sólo cuentan con apoyo de la embajada, sino que incluso un profesional de nivel 7, el señor Enda, se ha dejado ya caer por La Carbonería durante su visita turística a Sevilla. "Al pobre lo exprimimos todo lo que pudimos para aprender", recuerda Vega.

 

  • 1