jueves, 18 abril 2019
23:56
, última actualización
Local

Hytasa se vuelve oriental

Tratamientos de fisioterapía oriental, caligrafía japonesa, aikido. Estas son algunas de las actividades que se realizan en el nuevo Centro de Artes Marciales de Hytasa

el 18 ene 2010 / 10:38 h.

TAGS:

Lo oriental está de moida

El nuevo Centro de Artes Marciales Kisei Dojo , situado en el Polideportivo Hytasa, da una nueva dimensión a la tradición oriental realizando un proyecto que no sólo se centra en las actividades deportivas sino que se trata de un centro integral donde la salud, la escritura y la filosofía oriental se transmiten como una forma de entender la vida.

Uno de los pilares básicos del centro son las Artes Marciales. El aikido es la via de unión entre los movimientos armónicos y el combate. Marcos Peña lleva dedicándose toda su vida a esta disciplina que es "una versión integradora del ser humano dentro del universo". 

La sala intermedia de la Escuela está dedicada a las clases de kinesis, que deja atrás las máquinas tradicionales de los gimnasios. Los movimientos que se consiguen con esta disciplina son globales y movilizan todas las partes del cuerpo, consiguiendo un movimiento mucho más natural. Esta gimnasia sin limitaciones está recomendada para todo tipo de personas y permite reducir considerablemente el riesgo de lesiones. Además de la kínesis,  también se ofrecen clases de pílates (movimientos már armónicos y sosegados), el yoga que trabaja con la respiración y la relajación o el karate.

La rutina y un acelerado estilo de vida pueden hacer perder el equilibrio en las personas. Sin embargo, la armonía se transmite desde el primer instante en este centro: "La iluminación es indirecta y está inspirada en los templos japoneses", explica Marcos Peña, director de la Escuela. Algunos motivos de caligrafía japonesa decoran las paredes de la Escuela, "es un arte supremo que desarrolla espiritualmente a las artes marciales". Además, la escritura japonesa se rige por la transmisión de sensaciones que ahonden en el espíritu; "Yo soy el universo", se podía leer en uno de los paneles.

La ceremonia del té (Cha-ji) es uno de los rituales más populares de Japón que también se desarrolla en el centro. Puede realizarse de manera individual o colectiva, e incluir algún tipo de fruta. El té tiene importantes propiedades depurativas y permite un mayor equilibrio entre cuerpo y mente. También se imparte un taller de arreglos florales, donde se consigue un acercamiento entre la naturaleza y el ser humano, dando importancia a detalles como el tallo o la forma de la planta.

Todos los sábados hay un taller de escritura japonesa, impartido por la profesora Keiko y su discípulo Miguel Ángel, donde se trasmite toda la energía y el saber oriental. Además se puede conocer el sumi-e, que es una técnica que consiste en la elaboración de dibujos monocromáticos de curioso diseño.

En definitiva, un centro integrador y global que dedica sus esfuerzos a ofrecer a todo tipo de públicos los aspectos más representativos e interesantes del mundo oriental.

 

 

 

 

  • 1