viernes, 15 febrero 2019
00:58
, última actualización
Cultura

Irina Lévian, una nueva voz entre mucho talento

XII Certamen de Nuevas Voces Ciudad de Sevilla. Organizado por la Asociación Sevillana de Amigos de la Ópera. * * *

el 04 dic 2014 / 20:24 h.

TAGS:

NUEVAS VOCES * * * XII Certamen de Nuevas Voces Ciudad de Sevilla. Organizado por la Asociación Sevillana de Amigos de la Ópera. Salón de Actos Cajasol, miércoles 3 de diciembre de 2014.   Antes que el Teatro de la Maestranza devolviera a la ciudad su compromiso con la ópera ya existía la ASAO (Asociación Sevillana de Amigos de la Ópera); y sólo una década después materializaron su vocación de agitadores culturales con un certamen que corona cada año una voz joven y fresca. La idea empezó con humildad y pocos recursos, pero hoy es capaz de aglutinar una gran variedad de solventes candidaturas. De ellas nueve lograron subir el miércoles al escenario y, acompañadas por el pianista Juan Carlos Ortega, demostraron sus aptitudes en una primera parte dedicada a la lírica española y una segunda de carácter operístico. La soprano ucraniana Irina Lévian fue quien más convenció al público y al jurado, entre los que figuraban Lorenzo Ramos, director de la Orquesta de Córdoba, y Ana Esteban, jefa de producción del Maestranza, que la reconocieron como ganadora de esta edición. Con voz casi de mezzo se atrevió con el aria de Odabella de Attila de Verdi, exhibiendo potencia, proyección y poderosos agudos, aunque tendrá que trabajar más para corregir ciertos defectos de modulación. La valenciana Belén Roig destacó por su elegancia y exquisitez en el fraseo, tanto en la difícil La maja y el ruiseñor de Granados como con el aria de Micaela de Carmen, siendo reconocida como mejor intérprete de música española. El Premio de la Fundación Cajasol fue a manos de Esmeralda Espinosa, una voz sólida segura y centrada, completa en matices aunque de actitud demasiado melodramática. Las cuatro grandes orquestas de nuestra comunidad se han unido para materializar la merecida proyección de estas intérpretes. El nivel fue tan alto que todos merecían premio, el timbre sedoso y la autoridad heroica del barítono Sebastiá Peris i Marco, o el desparpajo de Virginia Blanco, por citar sólo un par de ejemplos. Al piano disfrutamos de Husan Park, sensible y delicada acompañando a Belén Roig, y Alberto Martín Díaz, de Vélez-Málaga, de marcado lirismo. La acústica de Chicarreros es seca y deficiente, así que esperemos recuperar la sala Joaquín Turina.  

  • 1