viernes, 22 febrero 2019
22:05
, última actualización
Local

Israel deportará a todos los activistas arrestados en 48 horas

La presión internacional y las exigencias de la Alianza Atlántica dan sus frutos y el Gobierno de Netanyahu envía a casa a los 700 integrantes de la flotilla atacada.

el 01 jun 2010 / 20:47 h.

TAGS:

Palestinos muestran sus documentos de identidad para cruzar a Egipto por el recién reabierto paso fronterizo de Rafah.

Continúa la ola internacional de condenas por el asalto del Ejército israelí a una flotilla de ayuda humanitaria que se dirigía a Gaza en la madrugada del lunes, como resultado del cual murieron al menos nueve personas. Ayer, la presión de la UE y la OTAN dio sus frutos y, después de que su secretario general, Anders Fogh Rasmussen, exigiera a Israel la “liberación inmediata” de los ocupantes y buques de la comitiva humanitaria, el Gobierno de Benjamin Netanyahu accedió.

Rasmussen, en un comunicado de terminología muy medida, condenó “los hechos que han conducido a esta tragedia” y lamentó la pérdida de vidas y otras víctimas causadas “por el uso de la fuerza durante el incidente en el convoy que se dirigía a Gaza”. El responsable de la OTAN se sumó a las peticiones de Naciones Unidas y la Unión Europea (UE) en favor de una investigación “rápida, imparcial, creíble y transparente del incidente”.Israel acordó anoche la liberación de los 700 de activistas extranjeros procesados en las próximas 48 horas, incluyendo aquellos a los que las autoridades hebreas habían amenazado con llevar a juicio. Entre ellos figuran los españoles Manuel Tapial y David Segarra, que estaban pendientes de decidir si firmaban o no el acta de deportación voluntaria.

La activista Laura Arau ya lo había hecho a media tarde. La mayoría de los detenidos son turcos, pero también figuran entre ellos israelíes, palestinos, estadounidenses y numerosos europeos –políticos, intelectuales, como el escritor Henning Mankell, e incluso un superviviente judío del Holocausto–. En estas circunstancias, mientras que la comunidad internacional empieza a hablar de crímenes de lesa humanidad, el Ejército israelí reconoció “algunos errores” cometidos en el abordaje de la flotilla solidaria: “No esperábamos un ataque así por parte de los activistas”.

Mientras tanto, el Rachel Corrie, el buque irlandés que formaba parte de la flotilla y que se vio demorado en su navegación, mantiene su intención de llegar a Gaza pese al violento asalto al resto de los buques. Y, por si la actitud de Israel no estaba clara, un alto responsable de la Marina advirtió de que sus fuerzas serán más agresivas en futuras ocasiones ante los barcos que intenten romper el bloqueo. “Abordamos el barco y fuimos atacados como si fuera una guerra”, subrayó, aclarando que “tendremos que ir preparados en el futuro como si fuera una guerra”.

Pese a la presión internacional, el líder israelí, Benjamin Netanyahu, dejó ayer claro que no tiene ninguna intención de romper ese bloqueo, y que lo mantendrá “por aire, mar y tierra”. Para paliar las consecuencias de ese cierre de fronteras, el presidente egipcio, Hosni Mubarak, ordenó ayer la apertura del paso fronterizo de Rafah, que une Egipto con Gaza, a la ayuda humanitaria.

Naciones Unidas. Así las cosas, la reacción al ataque israelí de los principales actores internacionales sigue siendo tibia. Mientras que EEUU ni siquiera ha llegado a condenar la violencia del Ejército israelí, el Consejo de Seguridad de la ONU tuvo que reunirse dos veces y discutir durante horas para adoptar una resolución de condena que, además, terminó siendo poco contundente.

Así, Naciones Unidas condenó “los actos que han resultado en la pérdida de al menos diez vidas y muchos heridos” y pidió una investigación creíble. Después de que el Gobierno israelí saliera indemne de la guerra que el año pasado dejó 1.400 muertos y del asesinato de un líder de Hamás en Dubai, este nuevo acto de violencia corre el riesgo de quedar también impune. En el otro extremo, la reacción más firme llegó desde Turquía, que habló de Israel como un Estado “terrorista” y “canalla”.

Por su parte, tras una larga reunión de la Liga Árabe –que continuará hoy–, Siria solicitó que se suspendan las conversaciones indirectas entre israelíes y palestinos, aunque la última palabra la tendrán los ministros de Exteriores de los países miembros de la organización. El secretario general de la Liga, Amro Musa, advirtió de que en la nueva cita se podrían “adoptar medidas judiciales”, que no explicó. “Superamos ya la etapa de las condenas –agregó Musa–. Lo que sucedió afectó al ambiente general para celebrar negociaciones beneficiosas y productivas”. Israel deportará a partir de esta noche y en las próximas 48 horas a los cientos de activistas de la "Flotilla de la Libertad" que mantiene arrestados, informó en un comunicado la oficina del primer ministro Benjamín Netanyahu.

La decisión fue tomada tras la reunión de esta tarde del gabinete político-militar en consultas con los ministros de Interior, Eli Yishai, y Defensa, Ehud Barak, precisa la nota.

  • 1