sábado, 23 marzo 2019
23:03
, última actualización
Local

IU urge al PSOE a convocar este mes un pleno sobre financiación autonómica

La coalición quiere que el Parlamento traslade a Rajoy la posición única de Andalucía sobre el reparto de riqueza. El debate monográfico coincidiría con el balance del primer semestre de Susana Díaz, la segunda quincena

el 03 ene 2014 / 21:46 h.

TAGS:

José Antonio Castro y Dolores Quintana en la sede de IU en MálagaEl socio de Gobierno IU planteó ayer la celebración, a final de mes, de un pleno monográfico en el Parlamento andaluz que aborde el diseño del nuevo modelo de financiación autonómica que vendrá a sustituir al actual (el sistema expiró el pasado 31 de diciembre). La federación de izquierdas quiere que Andalucía se adelante en el debate territorial y deje clara su posición sobre el nuevo reparto de la riqueza del país entre regiones, un asunto que el Gobierno central negociará con todas las comunidades autónomas a partir de este mes. El portavoz de IU en la Cámara, José Antonio Castro, adelantó ayer que ya existe un compromiso con el PSOE para que se celebre un debate sobre la realidad tributaria y fiscal en Andalucía y el modelo de financiación autonómica. Castro ha propuesto la segunda quincena de enero para que los grupos debatan y traten de consensuar la mejor fórmula de financiación para los intereses andaluces, y para que “salga del Parlamento una propuesta fuerte, a ser posible con el apoyo unánime de todos los partidos políticos”. La actividad parlamentaria se suspendió el pasado diciembre y no se reanuda hasta el mes que viene. Pero a finales de enero ya hay previsto un pleno extraordinario en el que la presidenta de la Junta, Susana Díaz, comparecerá a petición propia para hacer balance de los primeros seis meses de mandato (fue un compromiso de Díaz en su discurso de investidura). La próxima semana se reunirá la diputación permanente para poner fecha a ese pleno, y la coalición de izquierdas aprovechará para cerrar con el PSOE un debate monográfico sobre la financiación, que incluya propuestas de resolución para que cada grupo defina cuál es el modelo que defiende para Andalucía. El PSOE no aclaró ayer si apoya la solicitud de sus socios. Tanto los socialistas como IU han dado máxima prioridad política al asunto de la financiación autonómica, tras seis años de crisis y recortes impuestos por el Gobierno central y autogestionados por la Junta. Las aspiraciones de Andalucía no difieren mucho de las de otras comunidades: la mayoría ha manifestado su malestar con el actual sistema de reparto, un debate que además se verá azuzado con la publicación, por parte del Ministerio de Hacienda, de las balanzas fiscales, esto es, el cálculo de lo que cada región aporta y recibe a la riqueza del país. La Junta reclama un nuevo modelo de financiación autonómica que mejore los ingresos que percibe Andalucía por tributos, que sea solidario, preserve la igualdad entre territorios y compense el desequilibrio económico entre las regiones del norte y del sur, y que tenga en cuenta como criterio fundamental la población de cada región. Además, Díaz cree que el debate debe ir más allá y definir con exactitud cuáles son las competencias del Estado y de las comunidades en la gestión de las políticas públicas fundamentales, y que la distribución de fondos se haga en función de ese reparto de competencias. “Andalucía se la juega en este debate y debe luchar por un modelo basado en la población y no tanto en los territorios”, dijo ayer Castro en rueda de prensa en Málaga, informa Europa Press. “De las reivindicaciones nacionalistas se pasa directamente a la cartera”, añadió. La coalición pide “un reparto del déficit equilibrado entre el Estado y las comunidades, ya que el Estado se está comiendo la mayor parte del margen dado por la Unión Europea (UE) y es el responsable del mayor porcentaje de déficit”. La reclamación soberanista de Cataluña y el órdado de la consulta por la autodeterminación va a condicionar el debate sobre la financiación autonómica. Díaz ya ha advertido de que Andalucía no aceptará que el Gobierno tenga un trato singular con ninguna región, y a principios de febrero prevé visitar Cataluña para limar asperezas tanto con la Generalitat como con el PSC.

  • 1