sábado, 15 diciembre 2018
00:19
, última actualización
Deportes

Juanma: "El míster lleva diez semanas muy difíciles y al final todos estallamos"

El extremeño analiza todo lo ocurrido en el Betis, incluida su decisiva actuación en la victoria contra el Valencia.

el 15 dic 2011 / 20:34 h.

Juanma posa tras el entrenamiento del miércoles.
-¿Qué le ocurre al Betis con los descuentos?
-Es un problema que no hay que achacar a la mala suerte. Hemos perdido dos puntos de dos empates en el último minuto y en Córdoba perdimos un buen resultado. Hay que estar más concentrados.

-¿El partido de Córdoba fue una oportunidad perdida de los suplentes, como dijo el míster?

-Era una oportunidad para los que no jugamos mucho para demostrar que podemos estar ahí y sobre todo para coger ese ritmo que no tenemos. El míster tiene su opinión y hablará con la gente que tenga que hablar de lo que no le gustó, pero eso se queda de puertas para dentro.

-¿Le extraña esa crítica, después de tres meses sin ganar en los que sólo hubo elogios entre él y la plantilla?

-Hay que tener en cuenta también la situación del míster. Lleva diez semanas muy difíciles en las que se ha puesto en duda su trabajo y al final todos somos personas y todos estallamos.

-¿Los fichajes mejoran lo que ya había en la plantilla?

-Los fichajes nos van a ayudar mucho porque son jugadores jóvenes y también con experiencia y han sido importantes en sus clubes. Hasta el momento no están teniendo todas las oportunidades que a lo mejor esperaban, pero tienen que saber que han llegado a un club importante de España. Los que estamos aquí de otros años debemos intentar hacerles ver eso. Pero estoy convencido de que nos van a ayudar mucho durante la temporada.

-Hablemos de usted. El sábado decidió el partido con dos asistencias a Rubén Castro. Una gran noche, ¿no?

-Fue bonito, porque además no venía contando mucho para el míster. Este año no he tenido lesiones, sólo una sobrecarga, y lo importante es estar preparado para cuando te llegue la oportunidad. El otro día salió bien, el equipo ganó, que es lo más importante, y fueron tres puntos fundamentales por cómo se desarrolló la jornada, porque los de abajo ganaron casi todos.

-¿Echaba de menos ser determinante en el equipo?

-Lo que echo de menos es jugar. El año pasado, la primera vuelta fue muy dura para mí porque empecé lesionado y cuando cogí ritmo tuve un problema de rodilla. En la segunda, sobre todo en los 15 últimos partidos, sí tuve más presencia y más aportación. Este año de momento las lesiones me respetan, pero somos 25 más los chavales y el míster está contando con otros jugadores. Los demás tenemos que trabajar más duro y aprovechar las oportunidades que nos den. Pero siempre que las lesiones me han respetado, las cosas me han salido bien desde que estoy aquí.

-El segundo pase, además, fue a lo Laudrup...

-Cuando el balón sale de banda, ya veo la situación del equipo, dónde está Rubén y que no tengo a nadie presionando. Salió bien, pero sobre todo por la definición. Si no, habría sido un pase y ya está. Lo bonito es que fue gol, el minuto en que llegó, después de diez partidos sin ganar y contra el Valencia, que después del Madrid y el Barça es el mejor de la Liga.

-Aquello pareció una especie de catarsis colectiva, ¿no?

-Fue una locura y un premio al trabajo que venimos haciendo, porque los resultados no estaban siendo justos con nosotros.

-¿Será un punto de inflexión para usted y para el equipo?

-Esperemos que sí, que lo sea para todos. Yo, juegue o no juegue, siempre trabajaré e intentaré ganarme el puesto.

-¿Cómo ha vivido la racha?

-Con impotencia. De los diez partidos, a lo mejor en cuatro sí hemos merecido perder pero en los otros seis hemos merecido ganar o mínimo empatar. Muchos resultados de los que nos han llevado abajo son injustos.

-Un vestuario que ya estaba muy tocado, ¿cómo se sobrepone a reveses como los de la Real y Osasuna?

-Porque tenemos un vestuario espectacular. Es una de las claves del ascenso y en esta racha todos hemos estado a una. Eso es lo importante, que nadie se salga del camino. Ahí está también la labor importante de quienes no juegan mucho, como Goitia.

-¿Cómo hay que tratar a los menos habituales para que no se sientan marginados?

-Con el trabajo y el día a día, no queda otra. Si te quieres ganar un puesto, tienes que entrenar más fuerte que nunca.

-¿Es el mejor vestuario donde haya estado?

-Sí. Éste y el del Recre, con gente joven y ganas de triunfar en Primera, han sido los dos mejores vestuarios, sin desmerecer a otros. Pero la unión de este grupo es increíble.

-¿Y el que más a muerte ha estado con su entrenador?

-Sí. Nunca había vivido una situación de diez partidos sin ganar. En el Levante estuvimos siete, pero conseguíamos algún empate. Esta racha ha sido mucho más difícil.

  • 1