jueves, 13 diciembre 2018
19:24
, última actualización
Local

Juzgan el día 16 a los dos acusados de matar a un sacerdote, para quienes piden 18 años de cárcel

Están acusados de matar y robar en octubre de 2010 a un sacerdote en su  domicilio de la capital hispalense mientras estaban manteniendo  relaciones sexuales.

el 08 feb 2012 / 14:30 h.

TAGS:

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Sevilla ha fijado para el próximo día 16 de febrero el juicio contra dos jóvenes acusados de matar y robar en octubre de 2010 a un sacerdote en su domicilio de la capital hispalense mientras estaban manteniendo relaciones sexuales, hechos por los que la Fiscalía pide para cada uno de ellos 18 años de cárcel y el pago de una indemnización de 90.000 euros a los hermanos del fallecido.

En su escrito de acusación, al que ha tenido acceso Europa Press, el Ministerio Público relata que los procesados, J.M.L.S. y C.M.D., contactaron vía Internet con el sacerdote de 65 años, identificado como Ernesto Muñoz López y que ejercía de capellán ocasionalmente en la iglesia donde tiene su sede la hermandad de El Silencio, y consiguieron que éste les invitase a pasar unos días en su domicilio del centro de Sevilla.

Añade que, en fecha "no exactamente determinada" pero no obstante en los primeros días de octubre del año 2010, los procesados llegaron a la vivienda y se instalaron allí, aunque pasados unos días las relaciones entre los acusados y el sacerdote "fueron deteriorándose" hasta el punto de que, en la madrugada del día 6 de octubre, tras discutir con ambos, el presbítero les dijo que por la mañana debían abandonar el inmueble.

Tras ello, la víctima se introdujo en su dormitorio y dejó a los acusados en el salón del domicilio, donde "de forma espontánea" decidieron quitarle la vida "asfixiándolo con la ayuda de un cojín", y con dicho objetivo pasaron "inmediatamente" al dormitorio donde se encontraba el sacerdote y "fingieron querer tener relaciones sexuales" con él, las cuales fueron "aceptadas" por el fallecido.

Cuando los tres se encontraban en la cama, "de forma súbita y para evitar su defensa" C.M.D. le colocó el cojín en la cara a la víctima, que se encontraba tendida boca arriba, "y lo empujó" sobre el rostro, todo ello mientras era "ayudado" por el otro acusado, "quien sujetaba e inmovilizaba" a Ernesto". De esa manera, "impidieron la entrada de aire a los pulmones del fallecido, hasta que la falta de oxígeno produjo su muerte".

Los acusados, tras darle muerte, arreglaron la vivienda y colocaron el cadáver "en una postura que aparentaba una muerte natural", tras lo cual sustrajeron 120 euros en efectivo, un ordenador portátil, una maquinilla de afeitar eléctrica, un módem, un IPOD, un ratón de ordenador, una cámara fotográfica, un cargador de teléfono, algunas prendas de vestir, una maleta y bolsa de viaje y productos de cosmética, tasados todos ellos en 1.010 euros y que fueron recuperados por la Policía.

CONTARON EL CRIMEN A UN AMIGO

La Fiscalía pide para cada acusado 17 años de cárcel por un delito de asesinato y un año de prisión por un delito de hurto, así como el pago conjunto de 90.000 euros a favor de los hermanos de la víctima, cuyo cadáver fue hallado al día siguiente por un conocido del sacerdote. La muerte fue atribuida inicialmente a un infarto, por lo que el cadáver incluso fue incinerado.

No obstante, los dos acusados, tras marcharse de la vivienda, comentaron los hechos a un amigo residente en Guadalajara, quien llamó a la Policía Nacional para denunciar el caso, tras lo que se inició una investigación que culminó el 14 de octubre de 2010 con la detención de los dos jóvenes acusados.

 

  • 1