miércoles, 20 marzo 2019
22:35
, última actualización
Deportes

Kevin López descuenta días para la cita con una medalla especial

El plusmarquista español de 800 admite que va alcanzando la madurez que le permite explotar sus cualidades en la alta competición. En el Europeo de Zurich quiere repetir el éxito de Tomás de Teresa 20 años después.

el 23 abr 2014 / 23:35 h.

KEVINwebKevin López descuenta días para la gran cita del año, en Zurich, donde le espera uno de los campeonatos más importantes de su aún corta pero brillante carrera. Allí buscará una medalla, en los 800 metros, que sólo tiene un precedente en la historia del atletismo español, la que consiguió hace 20 años en Helsinki Tomás de Teresa, que fue bronce. «En un Europeo lo puedo hacer bastante bien, un Mundial es mucho más complicado, y si te metes en la final ya eres dios. En Zurich estoy entre los favoritos» decía el loreño, que ayer prestaba su imagen en la presentación del trail solidario que organiza la ONG Intermón Oxfam, cuya recaudación va destinada a paliar la hambruna en la zona de el Sahel, en África. El pupilo de Paco Gil, que cumplirá 24 años el próximo mes de junio, siente que, además de la progresión que han ido experimentado sus marcas, hasta el récord de España (1:43.74) que logró en 2012, va alcanzando la madurez necesaria para exprimir sus grandes posibilidades en la alta competición. «En este Mundial de pista cubierta sí competí bien, aunque no entrara en la final, otras veces me he quedado fuera por no competir bien, por los nervios. Tuve mala suerte, me tocó en la serie con el campeón del mundo y entraba solo uno. Pero sí noté que competí como iba, estoy bien compito bien. No hay más. Ese es mi objetivo, competir acorde a mi estado de forma. Si hubiese corrido en los Juegos de Londres en función de como estaba hubiese estado en la final seguro, porque estaba muy, muy bien» admite el séxtuple campeón nacional de la doble vuelta a la pista, una evolución para la que «no me hace falta un psicólogo, no es una cuestión de bloqueo como le ocurre a otros atletas. Sólo me falta experiencia». Habita en una especialidad especialmente complicada, porque además de sostener la velocidad es fundamental «saber leer bien la carrera, y eso estoy consiguiento mejorarlo. El 800 tiene el problema de que no hay una carrera igual a otra. Hay que leer en cada momento, y esas decisiones te pueden impedir o estar en una final». Se ha convertido en uno de los referentes de la selección española, con la cuota de presión que ello conlleva, cuando se le cuelga la responsabilidad de ganar la medalla.  «Para el Mundial de pista cubierta la prensa vendió que era opción de medalla cuando no lo era, porque era el quinto o el sexto del ranking. A mí personalmente no me afecta, puede ser que a otros atletas sí. No suelo leer la prensa, ni antes ni después de los campeonatos. Me cabreo con algunas opiniones que no entienden las circunstancias. Incluso algunos ponen que vamos de vacaciones, es decir, me tiro todo el año entrenando para irme de vacaciones a ver el hotel y la pista. Me ahorro leer esas cosas. Uno me puso en el twitter que me había ido a Moscú con el dinero de sus impuestos. Si vieran lo que paga  un deportista de élite...» «Gente así hay muchísima. En la prensa te apalean sin tener en cuanta que me ha tocado una serie con el campeón del mundo y pasa solo uno. Y no lo ven». Su plan para estos poco más de 100 días para Zurich se centra en ir afinando la forma en competición. «Correré cuatro pruebas de la Diamond League: Roma, Mónaco, que es mi pista favorita, donde he corrido muy bien los dos últimos años (donde consiguió sus récords), París y Lausanne. También el meeting de Madrid». Junto a Luis Alberto Marco, su compañero y amigo en la cuadra de Paco Gil, planea participar en un primer y novedoso campeonato del mundo de relevos 4x800 en Bahamas en mayo, aunque la lesión de Antonio Reina dificulta la participación de una competición que exhibiría el nivel del 800 sevillano. «Con las marcas de 2012 por equipos somos los terceros del mundo, por detrás de Kenia y Estados Unidos», subraya, y habla de Luis Alberto. «Puede ser que le haya venido bien el descanso por la lesión, no tanto a nivel físico pero sí para despejarse un poco. Lleva un par de años estancado en marcas y él es de los que entrena muy bien. Cuando hice el récord hacía todas las series al mismo nivel que yo. Mínimo es un atleta de 1:44 pelados, y no le sale. No pilla la carrera, quizás no compite como entrena pero es muy bueno. El 1:43 lo ha tenido en sus piernas. Antes de irme a Mónaco cuando el récord hicimos un 600 los dos y entramos a la par. Este puede ser un año bueno para él». Y da su opinión sobre la detención de Pentinel por traficar con sustancias dopantes. Me sorprendió mucho, más que se le acuse de vender. Ojalá que se llegue hasta el final, y si vende que se sepa a quién le vendía. Al que pillen que hable, porque está claro que en los controles antidopaje no los pillan. Ya hay pocas cosas que sorprendan desde el caso de Marta Domínguez. Pero todos no vamos iguales, aunque nos metan en el mismo saco. Sí es verdad que no me creo nada, no pondría la mano en el fuego por nadie». Intermón Oxfam ha encontrado en una prueba de trail, que  celebra su cuarta edición, una exitosa combinación entre deporte y solidaridad. El Oxfam Trailwalker propone el reto, a equipos de cuatro personas, de afrontar  un recorrido de 100 kilómetros, en este caso por el paraje natural del Valle de Lozoya y la Sierra de Guadarrama, en Madrid. Cada grupo se compromete a aportar un mínimo de 1.500 euros para participar, bien a través del patrocinio de empresas, particulares o celebrando actividades solidarias. El año pasado Intermón Oxfam recaudó en España 600.000 euros con esta iniciativa, que se extiende a otros diez países por todo el mundo. Ese dinero fue invertido en un proyecto que permite facilitar agua potable a 100.000 personas en Etiopía, según explicó Valentín Vilanova, director en Andalucía de esta ONG que cuenta con el apoyo del campeón sevillano Kevin López en esta iniciativa. Fueron más de 500 equipos los que participaron en la última edición, y para la próxima de los días 5 y 6 de julio se han inscrito ya unos 100, de ellos 5 de Sevilla, como es el caso del que engrosa Antonio Romero, bajo el nombre de El Botijo, que va a repetir en el reto. «Es una forma de mejorar la vida de mucha gente con una prueba que introduce el deporte en tu vida, es un reto físico pero al alcance de cualquiera. Yo mismo tengo un clavo en la cadera y la he terminado», subraya. Los 100 kilómetros se reparten en 9 etapas con un máximo para completar el recorrido de 32 horas. Está inspirada en un entrenamiento militar. «Nosotros hacemos fiestas solidarias en el Parque del Alamillo, donde involucramos a mucha gente que aporta lo que  puede o sabe. Pero se ofrece mucha gente», y así organizan conciertos de música, danza del vientre, venden calendarios, hay quien les cede castillos hinchables para los niños «y llegamos a recaudar incluso más dinero, que cedemos a otros equipos para que completen los 1.500 euros. Al final el dinero va siempre al mismo sitio, a Intermón Oxfam». Toda la información relativa a la prueba y cómo inscribirse se puede encontrar en la web http://oxfamintermon.org/trailwalker y también en el teléfono 954 21 20 20. Los más de 700.000 euros que se esperan recaudar en esta nueva edición se invertirán en paliar la hambruna de la zona de el Sahel, en África, donde 500.000 personas tratan de sobrevivir a la sequía que ha provocado una dramática crisis alimentaria. Hasta el próximo 31 de mayo está abierta la inscripción.

  • 1