lunes, 18 marzo 2019
16:25
, última actualización
Local

La Alfalfa empieza a pegar ojo

El primer fin de semana del dispositivo especial reduce el botellón a «puntos aislados» pero no acaba con los ruidos.

el 13 oct 2014 / 21:21 h.

TAGS:

El botellón parece dar un respiro a los vecinos de la Alfalfa. Si hace unas semanas apenas podían conciliar el sueño por el ruido que generaba la concentración de jóvenes bebiendo alcohol hasta altas horas de la madrugada en la calle Pérez Galdós y sus alrededores, la imagen de este fin de semana ha sido bien distinta. La presencia policial anunciada por el Ayuntamiento para controlar estas prácticas incívicas parece haber dado sus primeros frutos. Eso sí, los residentes aseguran que «no van a bajar la guardia» y que «seguirán luchando» para atajar también la contaminación acústica y la suciedad que sufre a diario este céntrico enclave. alfalfa-botellon-vLa Plataforma Alfalfa Degradada, que denunció la situación por las redes sociales y en los medios de comunicación, realizó ayer un balance «esperanzador» de este primer fin de semana en el que ha estado operativo el dispositivo especial antibotellón. Aseguran que los agentes de la Policía Local han actuado «de manera disuasoria», pues «apenas se han visto a personas consumiendo alcohol en la vía pública», en especial en las madrugadas festivas del domingo y del lunes. En ello, no obstante, insisten que mucho han tenido que ver las malas condiciones atmosféricas. «Le temían más a la lluvia que a la Policía», aclaran mientras reconocen que sí se ha detectado un desplazamiento del botellón «a calles más estrechas y apartadas», como el final de Alfonso El Sabio, Puente y Pellón, Siete Revueltas o la misma Plaza de la Pescadería. El perfil de Alfalfa Degradada colgaba una fotografía en la noche del domingo en la que se podían ver a varios jóvenes bebiendo alcohol sobre uno de los bancos de la plaza. «Eran las 21.40 horas y es un claro ejemplo de que en esta ciudad se incumple la Ley Antibotellón. Degrada a los hosteleros de la zona, los clientes no quieren consumir al lado de un botellón. ¿ Solución?» Unos «botellones aislados» que han sido puestos en conocimiento del Ayuntamiento, así como los problemas de ruidos y suciedad que persisten durante las noches en detrimento del derecho al descanso. En este sentido, relatan que durante la madrugada del pasado lunes, el trasiego de personas por las calles Pérez Galdós y Ortiz de Zúñiga «estuvo animado» y, con ello, «los decibelios, que fueron subiendo poco a poco. Escuchamos hasta sonidos de bocinas». Recuerdan que es un delito medioambiental «pegar voces, gritos y golpes en medio de la noche», y que «la Ley Antibotellón prohíbe expresamente las reuniones que perturben la pacífica convivencia ciudadana», más allá de que se consuma también alcohol. Un tema que pondrán este mediodía sobre la mesa de seguimiento creada la semana pasada por el Ayuntamiento y que en esta jornada celebra su primer encuentro con la plataforma. En esta convocatoria también explicarán a los responsables municipales la necesidad de realizar «una limpieza más exhaustiva del entorno» para evitar problemas de salubridad. De nuevo, argumentaran sus peticiones con dos imágenes de «vómitos y restos de las necesidades fisiológicas» a la entrada de un domicilio.

  • 1