La Conchita del pádel

La joven de Gines Marta Borrero, junto a su compañera de pista, se ha posicionado en menos de un año en el podio de la liga alevín femenina de pádel en España

el 25 ago 2014 / 12:00 h.

Marta Borrero y su entrenador, Héctor Perona. Marta Borrero y su entrenador, Héctor Perona. Cuando se le mencionan nombres como Conchita o Arantxa Sánchez Vicario, Marta Borrero pone cara extraña. Pero con tan solo 11 años, esta niña, vecina de Gines, bien podría compararse en unos años con aquellas mujeres que pusieron a España en lo más alto del tenis mundial. Eso sí, lo de Borrero no son las pistas de tierra batida, sino las paredes del pádel. Lo que empezó siendo como una excusa para hacer algo de deporte animada por sus padres, ahora es una de sus grandes pasiones y su gran logro. «Con 7 años mi padre me apuntó a las escuelas municipales de Gines. Empecé con el tenis, pero al año siguiente me pasé al pádel porque era un deporte que se estaba poniendo de moda y mi hermano mayor también jugaba», explica Borrero. Pronto empezó a destacar y el que por entonces era su entrenador, Ángel Corredera –ahora delegado en Sevilla de la Federación Andaluza de Pádel–, insistió al padre de Borrero que la llevara con un entrenador más duro, «porque si no, no iba a avanzar», explica. Pero después de tres años de duros entrenamientos, Borrero puede estar satisfecha de su carrera deportiva. En poco menos de medio año, ella y su compañera de pista, la roteña Paula Aguilar, han roto moldes y se han colocado en el podio a nivel nacional en la liga alevín femenina de pádel, «algo que solo era imaginable, y con el viento a favor, dentro de un año, y no este que es su primer año en la categoría y juegan con niñas mayores que ellas», explica su padre, Sergio Borrero. Aunque entrenan separadas, cuando Borrero y Aguilar se unen en la pista forman un tándem perfecto, tanto es así que incluso llegaron a estar primeras de su categoría. La fuerza mental de esta niña de 11 años y su «perseverancia» para alcanzar las metas que se propone son las claves de su éxito. Así lo asegura su actual entrenador, Héctor Perona, quien destaca «el don» de Borrero para el pádel. Al igual que alaba sus capacidades físicas y mentales, Perona insiste que para sacarles partido hay «que tener disciplina y no creérselo». Para ello, además de las horas de entrenamiento físico, Borrero cuenta con el apoyo de un psicólogo deportivo para combatir los nervios y «que siga siendo persona, además de competitiva» en la pista. Más allá de los logros deportivos, los padres de Borrero tienen claro que el objetivo de que haga deporte es «mostrarle una forma de pasárselo bien». Lejos de inculcarle una vida basada exclusivamente en el ejercicio físico, sus padres quieren «que encuentre en el deporte un vehículo para ser mejor persona, que tenga una alta autoestima y se socialice de forma sana». Nieta de un conocido empresario del mundo deportivo en Sevilla, Borrero lleva el deporte en las venas y como tal para ella es vital. Tanto es así que después de un tiempo sin entrenar a causa de una lesión, la joven sostiene que le «faltaba el aire». Y es que, Borrero no solo destaca en pádel, también juega en el equipo de baloncesto del Club Náutico de la capital hispalense, además de estar seleccionada para la selección sevillana de baloncesto. Vive por y para el deporte y por eso en un futuro le gustaría estudiar Inef para hacer de él su medio de vida.

  • 1