viernes, 22 marzo 2019
22:01
, última actualización
Deportes

La contracrónica: Un respiro para todos excepto para Vadillo

Entre silbidos y aplausos, el gaditano se fue con cara de enfado importante. Si el equipo soltó aire aliviado, el extremo lo cogió con una profunda inspiración, que necesitará soltar con un buen partido.

el 29 sep 2013 / 22:40 h.

La excursión a Croacia del jueves se dará para los béticos en paz y armonía. Con los deberes hechos ante el Villarreal, el equipo de Pepe Mel se ha ganado un margen de tranquilidad que andaba ya con estrecheces tales que amenazaba con hacer de la Liga Europa la gran damnificada. Por cierto que Pepe Mel, en la rueda de prensa, volvió a dejar caer aquello de que ojalá puedan jugar todos los años jueves y domingo, y mejor si es mvadillovillarrealartes y miércoles, porque el gran reto del madrileño, la guinda para este proyecto que mantiene en permanente progresión, es jugar con su Betis la Liga de Campeones. Algunas (o varias) cosas deben mejorar aún en Heliópolis para ese salto, entre ellos el césped del Villamarín, que arrastra desde hace años la necesidad de una obra a fondo, de remover esa base bajo la hierba de forma tan importante como se ha renovado por segundo verano consecutivo la plantilla. Aunque dio toda la impresión de que el mal estado del terreno de juego le sentó mucho peor al juego del Villarreal. No es que el Betis estuviese cómodo, pero tuvo más oficio y la fortuna de recoger ese doble rechace, con el balón dando brincos en el área como si de un conejo se tratara hasta que lo cazó Nosa y lo mandó a la red. Todo comenzó en un tiro un tanto deficiente de Vadillo con la izquierda que chocó en las espinillas de un rival. El gaditano no tuvo una buena tarde. Como ocurrió con Verdú, otro fino estilista, le costó bastante adaptarse a la hostilidad de la hierba. Lo intentó sin éxito el de Puerto Real. Y se fue con cara de enfado importante. Primero porque Mel lo volvió a cambiar, y sin querer lo expuso a lo que sucedió después, los silbidos de una parte de la grada. También recibió aplausos, y ante la circunstancia, el técnico reaccionó rápido. Solicitó el apoyo para el internacional sub 19, al que ya se le exige como si tuviera 29. Seguramente porque se habla tanto de su calidad, que la tiene a raudales, que se espera mucho, muchísimo, y con ello tendrá que convivir en esa banda derecha donde no podrá evitar tampoco la comparación con Joaquín. Respiró el Betis con la victoria pero para Vadillo, más que una espiración fue una inspiración. Seguro soltará el aire un día de estos... cuando suelte un gran partido en Heliópolis.

  • 1