viernes, 14 diciembre 2018
10:42
, última actualización
Cultura

"La crisis de la música no debe impedirnos arrimar el hombro"

Esperanza Fernández será la invitada de María José Santiago en la Zambombá del 16 de diciembre.

el 08 dic 2011 / 19:49 h.

Esperanza Fernández, en una actuación con Dorantes.
Acaba de llegar de cantar con éxito en Washington, pronto hará las maletas para pasar parte de las Navidades con los suyos en Alemania, pero ninguna de sus constantes idas y venidas impedirá a Esperanza Fernández estar el próximo 16 de diciembre en la Catedral de Sevilla, donde será una de las invitadas de la Zambombá Flamenca organizada por el Correo de Andalucía y que protagonizará María José Santiago a beneficio de Cáritas y Crecer con Futuro.

"Tengo una gran amistad con María José desde hace años y no es la primera vez que compartimos escenario por una causa como ésta. Es una buena artista y una persona excepcional, de modo que cada vez que me llama, allí estoy", afirma la cantaora trianera.

Está previsto que Fernández y Santiago interpreten un villancico en formato de dueto, probablemente El tamborilero. Lo que aún no tienen claro es si será en versión clásica, o a compás. "Tenemos que mirarlo, pero sea como sea somos dos voces flamencas: sonará flamenco".

Aunque su repertorio es muy amplio, Esperanza Fernández afirma disfrutar mucho cantando piezas propias de las fechas que se avecinan, aunque se hallen con frecuencia a medio camino entre lo jondo y la música popular. "¿Qué flamenco no ha cantado villancicos? Yo solía ponerme a cantarlos con mi abuela, y más tarde, cuando me invitaron a participar en las zambombás que organiza Cajasol en Jerez, fui aprendiendo villancicos preciosos que no conocía", comenta.

Fernández, que actualmente trabaja en su disco de poemas musicados de José Saramago -"el primero que se hace en flamenco", proclama orgullosa-, y nada menos que con Dorantes en la producción, cree que la tan cacareada crisis de la industria de la música "no debe impedirnos seguir arrimando el hombro con la gente que más lo necesita. Y no sólo en esta época, por más que sean días muy señalados, sino durante todo el año. Si podamos aportar nuestro granito de arena, hagámoslo".

Motivos, dice Esperanza Fernández, hay de sobra, y no hace falta ir muy lejos para encontrarlos. "Yo tengo dos niños muy chicos, que gracias a Dios tienen su plato de comida, y sus Reyes, y sus regalos. Pero no olvido que muchos otros no tienen tanta suerte, y si con mi cante puedo aportar algo (¡ojalá tuviera el oro y el moro!) creo que es mi deber hacerlo", agrega.

Dispuesta a afrontar todos sus desafíos profesionales con la misma determinación con la que desde sus tempranos comienzos fue abriéndose paso en el complicado mundo del cante flamenco, Esperanza Fernández le pide al año nuevo "que poco a poco la situación se normalice y que esta crisis se quite de una vez. Y, sobre todo, que todos los parados de Andalucía encuentren pronto trabajo, y sus familias puedan vivir tranquilas", apostilla la cantaora.

  • 1