sábado, 15 diciembre 2018
00:19
, última actualización

La defensa de Isabel Pantoja pide la nulidad de la causa por blanqueo

Alega, en el juicio que sienta también a Muñoz, que la artista recibió un "trato degradante" y que "no hay indicios" contra ella

el 28 jun 2012 / 11:56 h.

La Audiencia de Málaga parecía ayer un plató de televisión. Había una enorme expectación por ver llegar a los juzgados a Isabel Pantoja, a su expareja Julián Muñoz, exalcalde de Marbella, y a la exmujer de éste, Maite Zaldívar. Los tres, junto a otras siete personas, se sentaron en el banquillo en la primera sesión del juicio por blanqueo de capitales, en una causa derivada del caso Malaya . La defensa de la tonadillera, que fue recibida con aplausos por sus fans, pidió la "nulidad radical" de una causa que comenzó "sin absolutamente nada, ni indicios ni siquiera una mera sospecha" sobre la conducta de la artista. Su abogado denunció un trato "degradante" más propio del "principio inquisitivo general" y alegó vulneración de derechos.


El fiscal Anticorrupción, Juan Carlos López Caballero, acusa a Pantoja de blanquear 1,84 millones de euros procedentes de la actividad delictiva de Julián Muñoz desde que iniciaron su relación sentimental, entre enero y junio de 2003 y el inicio del caso Malaya, marzo de 2006. El ministerio público considera que la cantante era "perfectamente conocedora del origen ilícito de los fondos y bienes que recibió" del exalcalde de Marbella. Para ella, el fiscal pide una pena de tres años y medio de prisión y una multa de 1,8 millones de euros.


Los letrados de los acusados presentaron ayer las cuestiones previas que la Fiscalía Anticorrupción y el Ayuntamiento marbellí -acusación particular- contestarán hoy. Todas las defensas demandaron que el juicio no se celebre hasta que no haya sentencia en el caso Malaya. Numerosos medios de comunicación esperaban la llegada de los acusados a la Ciudad de la Justicia. Muñoz fue el más madrugador. Llegó sobre las 07.30 horas. A las 08.40 horas aparecía en coche la tonadillera, vestida de beige, con gafas de sol y acompañada de sus abogados, quien recibió palabras de apoyo de una docena de seguidores. "¡Eres la más grande!", le gritaban. A las 09.10 horas llegó la exmujer de Muñoz. Ya en la sala de vistas, los tres estuvieron sentados en la misma fila, pero no juntos, sino separados por procesados. El exregidor no paró de mirar una tableta, mientras Pantoja permaneció con el rostro serio toda la sesión.


El letrado de Pantoja aseguró que la investigación que se ha realizado sobre su defendida "excede claramente el ámbito judicial y supone una intromisión ilegítima e intolerable en el ámbito personal, familiar, laboral y patrimonial investigado" y denunció que se han ido "sobrepasando ampliamente los derechos normales que permiten una investigación criminal". Criticó que, pese a que en las primeras resoluciones de la causa no se hace referencia a Pantoja, se investigaron sus cuentas, las de su hijo, Francisco Rivera, su familia y sociedades. Además, apuntó que hubo un secreto de sumario "absolutamente innecesario".


Habló de vulneración de derechos fundamentales en el momento de la detención de la cantante, un arresto que, a su juicio, "estaba acordado de antes". Además, puso de manifiesto el estado "absolutamente lamentable" en el que llegó al juzgado para declarar, "que no sabía ni donde estaba en cuanto a las posibles respuestas". También criticó la noche que pasó en los calabozos y la publicación de la ficha policial de Pantoja y la "exposición mediática continuada".


"árbol envenenado". Por su parte, el abogado defensor de Julián Muñoz, Miguel Criado, uno de los letrados que representó a Dolores Vázquez en el caso Rocío Waninkhoff , también opinó que el juicio no debería celebrarse hasta que no hubiera una sentencia firme por Malaya. Criado, que pidió que se impugne el registro judicial del despacho de Juan Antonio Roca, se refirió a la "teoría del fruto del árbol envenenado" al explicar que esta causa de blanqueo parte como "una rama" más de Malaya. Se preguntó qué ocurriría con este juicio si fueran estimadas en la sentencia de Malaya las nulidades alegadas en esa causa. "Podrida la raíz del árbol, los frutos están también envenenados", indicó.


La defensa de Zaldívar criticó que las defensas no hayan tenido acceso a una serie de piezas documentales, lo que podría suponer que la causa se retrotraiga al juzgado de instrucción.

  • 1