sábado, 20 abril 2019
04:53
, última actualización
Deportes

La difícil situación de Emana

El intermediario que ha enviado el Al-Hilal para negociar por el africano asegura que las negociaciones están absolutamente paradas.

el 31 jul 2011 / 17:52 h.

El fin de semana ha servido para enfriar de manera casi definitiva el posible traspaso de Achille Emana al Al-Hilal de Arabia Saudí. Los problemas en la forma de pago y la indisciplina del jugador no son más que los dos últimos ingredientes de un cóctel que ha deteriorado sobremanera la imagen del futbolista camerunés entre el beticismo.

Desde el viernes, el Betis está esperando una respuesta a la contraoferta que realizó al equipo árabe, aunque de momento el Al-Hilal no pretende mover ficha. Los rectores verdiblancos no estaban convencidos ni con el montante del traspaso, ni con las formas de pago, ni con los plazos que ofrecía Eugenio Botas, el intermediario seleccionado por los mandatarios saudíes para mantener la negociación en España.

Según confirmó el propio Botas a este periódico, el asunto en este momento está absolutamente parado. "No sé si podría cerrarse en un futuro, todo depende del Betis, ya que la pelota está en su tejado. Si quieren aceptar la oferta se hará y si no pues nada", confirmó el agente FIFA.

Así las cosas, la versión ofrecida por el intermediario difiere con la que desde el club se ofreció a El Correo el pasado viernes. Entonces, el Betis remitió una contraoferta y esperaban la llegada de una respuesta que, hasta el momento, no han recibido. De esta manera, todo hace indicar que Al-Hilal se ha plantado y no tiene intención de modificar ni un ápice la propuesta inicial que hizo llegar a las oficinas de la entidad heliopolitana, consistente en 4,5 millones de euros. Aunque en principio el Betis veía con buenos ojos el montante de la oferta, los plazos de pago y las garantías -se pedía que el traspaso fuera avalado por un banco de reconocido prestigio- no convencieron a los rectores verdiblancos.

Estas reivindicaciones no han sentado nada bien en la entidad árabe, uno de los clubes con mayor prestigio de su país, y se ha plantado, de manera que no pretende realizar ninguna otra gestión. "Si se dice que las negociaciones están rotas es que lo estarán", afirmó Botas.

El jugador, en Sevilla. Ante esta situación y toda vez que Achille Emana había llegado a un acuerdo con el Al-Hilal por el que percibiría dos millones de euros netos durante cinco temporadas, el camerunés decidió unilateralmente no viajar a la concentración bética en Inglaterra para así presionar al club para que aceptara la oferta árabe.

Sin embargo, desde el Betis no están dispuestos a ceder a presiones de ningún tipo y ya se ha avisado a Emana que tiene que ponerse cuanto antes a las órdenes de Pepe Mel y que se estudian medidas disciplinarias para sancionar su comportamiento, tal y como ha afirmado el presidente Miguel Guillén en más de una ocasión.

De todas formas, y tal y como aseguró a El Correo el representante del camerunés José Pablo Varela, el jugador se encuentra en Sevilla a la espera de nuevas noticias y, de momento, no tiene previsto incorporarse a la concentración verdiblanca. "Sabemos que la negociación entre los clubes está muy difícil, pero hasta que el asunto no se dé totalmente por terminado no queremos hacer ninguna declaración", explicó el agente.

Desde luego, este affaire marcará a Emana mientras siga bajo la disciplina bética, aunque tanto el jugador como el club tienen claro que un traspaso sería lo mejor para las dos partes.

  • 1